martes 24/5/22
MITOS

De la ilíada de Homero a la India, pasando por Cantabria

Diosas-oso, y diosas-río, duelos entre guerreros, rituales con cabezas cortadas, o la deidad celta suplantada por la Virgen de Covadonga, iluminan la misteriosa Cantabria de la Edad del Hierro, en el último libro de Marina Gurruchaga

LAS EXTRAÑAS FORMACIONES GLACIARES DE SEJOS DAN UN AIRE MÁGICO AL LUGAR. Foto O.L.
Las extrañas formaciones glaciares de sejos dan un aire mágico al lugar | Foto: O.L LAS EXTRAÑAS FORMACIONES GLACIARES DE SEJOS DAN UN AIRE MÁGICO AL LUGAR. Foto O.L.

Doctora en Historia y profesora de Enseñanza Secundaria, Marina Gurruchaga no puede parar quieta. Esta marisalsas de la cultura, que ha publicado 8 libros de poesía, realizado varias exposiciones fotográficas y liderado dos blogs literarios, tenía otra faceta oculta, centrada en la investigación. Miembro del Centro de Estudios Montañeses, ha publicado diversos trabajos sobre etnoarqueología en revistas especializadas y en su blog “Entremorios”, que ahora reúne en el libro “La serpiente y el pastor”, recién presentado en la Biblioteca Central de Santander.

Marina Gurruchaga
Marina Gurruchaga y Óscar Losa durante la presentación del libro

En tu libro no queda en muy buen lugar la leyenda de Covadonga…

Bueno, a partir de una victoria contra los musulmanes, Covadonga es un reclamo publicitario inventado por Pelayo para dotar ideológicamente a su nuevo reino que, siglos después el franquismo recauchuta para su régimen, con el mismo fin. Covadonga era un lugar de adoración a la diosa indoeuropea Onna, rebautizada como la Virgen por el cristianismo.

Virgen de Covadonga
Virgen de Covadonga

Hablando de diosas cántabras, es llamativa la historia de la mujer-osa de Ándara…

Y divertida. La leyenda cuenta que por allí merodeaba una mujer muy peluda, que no es sino una transmutación de Andate, una diosa-oso de origen indoeuropeo, que da nombre al macizo.

ARTIO  O ANDATE, DIOSA OSO CELTA. IMAGEN ENCONTRADA EN BERNA. foto Wikipedia - copia - copia.jpg
ARTIO O ANDATE, DIOSA OSO CELTA. IMAGEN ENCONTRADA EN BERNA. 

¿Qué es esa palabreja tan malsonante, “etnoarqueología”?

Describe una investigación detectivesca, apasionante. Un día, nos damos cuenta de que en las costumbres populares, dichos, canciones, leyendas, cuentos y nombres de lugares, subyacen las formas de entender el mundo de culturas desaparecidas hace milenios, de las que apenas quedan rastros materiales. Cambias la mirada y, a tu alrededor, hay infinidad de pistas ocultas que puedes desentrañar con esta nueva visión.

Unas tradiciones que se van perdiendo con la desaparición de los abuelos y las nuevas formas culturales urbanas y globales…

Así es, trabajamos contra reloj, y nos apoyamos tanto en investigaciones actuales como en estudios de décadas pasadas, que registraron ese material, pero sin interpretarlas desde este planteamiento. Aquí, integramos la tradición oral, la toponimia, la Etnografía, la Historia, la Historia del arte y la Arqueología.

¿Quieres decir, entonces que, por debajo del barniz de nuestra cultura moderna, compartimos mucho con  aquellas gentes tan remotas?

Claro. Ahora, con tantos estímulos, vivimos solo en la superficie de nosotros mismos. Pero, por debajo, más o menos inconscientemente, somos vasos comunicantes a través del tiempo: compartimos los mismos sueños, miedos y deseos. Y, aunque el contacto con dioses y héroes lo establezcamos ahora a través de un juego en internet, una serie o una novela, las tramas son las mismas. Solo cambia la forma externa.

¿De dónde viene ese mundo que encontráis oculto bajo lo cotidiano?

Es la cultura indoeuropea. Se origina en Asia Central. Configura la lengua, sociedad y religión hindú y el zoroastrismo persa, para luego emigrar hacia el oeste, estableciendo las lenguas y creencias de Grecia, luego Roma y, en el centro de Europa, el mundo celta. Inevitablemente, las culturas indoeuropeas también entran en la península.

¿Hablamos la misma lengua que los indios?

Existe una base común, en muchísimas palabras, en todas esas culturas.

¿Cuándo sucede esto?

La indoeuropea fue una de las invasiones que recibe Europa desde Oriente, y llega en varias oleadas. La primera, entre tres y cuatro mil años.

Los nombres de dioses y  leyendas asociados a lugares que describes en el libro… ¿Tienen que ver con nuestra moderna estética del paisaje?

Ante la atracción que nos producen ciertos espacios, nuestros antepasados sentían lo mismo que nosotros. Entonces, recurrían a la mitología para explicar y dar un significado a esa atracción. Luego, el cristianismo, construyó allí mismo ermitas e iglesias, y adaptó a su credo los viejos mitos. Nosotros, hacemos turismo o montaña buscando esas mismas sensaciones, y las interpretamos según nuestras difusas mitologías de la naturaleza incontaminada o la búsqueda de paraísos naturales que nos alivien de nuestra impresionante, pero también opresiva sociedad tecnológica. En el fondo, nada ha cambiado.

En tus exposiciones fotográficas y en tus poemarios, quizás especialmente el último, Nemeton, los lugares son protagonistas ¿Qué te dice el paisaje?

La emoción que me producen ciertos lugares es el origen de casi todo lo que escribo. Me lleva a buscar un significado intuitivo y  estético en forma de poesía, o un significado racional utilizado las ciencias de la Historia. Ambos caminos son válidos, y complementarios.

¿Evocación es la palabra?

Una palabra muy bonita. La evocación produce una satisfacción íntima, un equilibrio entre  emoción, estética, espiritualidad, ciencia… y no es nada nueva. Los griegos evocaban a los aqueos de la Ilíada, los romanos a los griegos, los renacentistas a ambos, y así hasta hoy.

En el capítulo titulado “Ir a cantones” ¿Qué hacían los curas ante esos encuentros nocturnos que describes, perfectamente ritualizados y consentidos por los mayores,  entre jóvenes pastores y pastoras en las cabañas de altura durante las noches de verano? ¿Qué origen tienen?

El matrimonio entre los cántabros, heredado de la tradición indoeuropea, contempla cuatro formas de matrimonio, y ésta es una de ellas. La iglesia siempre se ha adaptado a las mitologías anteriores, llevándolas, lentamente, a su credo. Los curas mirarían para otro lado…

LA ERMITA DEL MORAL, ANTES LUGAR DE ADORACIÓN PAGANO, CUBIERTA DE NIEVE Foto O.L.  - copia - copia.jpg
LA ERMITA DEL MORAL, ANTES LUGAR DE ADORACIÓN PAGANO, CUBIERTA DE NIEVE Foto O.L. 

¿No sería el monoteísmo cristiano muy chocante para aquellos cántabros paganos?

En realidad, no hay tantas diferencias. Siempre hay un dios principal, como Cristo, el celta Lug, Zeus o Brahma,  y una diosa madre, como la Virgen, Isis o Hera. El politeísmo cristiano se expresa en los santos, dioses subordinados, que reciben peticiones en áreas puntuales de la divinidad.

Esos duelos singulares entre guerreros y el culto a las cabezas cortadas, que mencionas en el libro, remiten a un mundo primitivo…

El mundo indoeuropeo de hace varios milenios. Un mundo asentado sobre la violencia y el poder de la guerra, que hoy nos repugna pero que, idealizado, sigue dentro de nosotros. El Aquiles de la Ilíada, o el Chuchulain de la tradición irlandesa, son héroes violentos y justicieros, que hoy continúan bajo otros nombres en los cómics y películas de Marvel. Nos encantan, por muy pacíficos que seamos.

Y, para acabar ¿Tienes algún proyecto futuro?

No demasiados. Ahora, estoy con un estudio en curso, que espero publicar en 2023, y sigo realizando microinvestigaciones que subo regularmente a Entremorios, mi blog de etnoarqueología, en Wix. Preparo con una amiga escritora un libro compartido de ensayos y con otra compañera una muestra plástico-literaria sobre el pozo Tremeo. Y lo que vaya surgiendo… en la medida de la disposición  de tiempo y de humor.

Comentarios