jueves. 23.03.2023

La Guardia Civil de Cantabria ha destruido, el pasado día 13, un total de 1.433 armas de distintas categorías, que alcanzaban un peso de más de 3 toneladas, en aplicación del Plan de Control de Armas de fuego (PICAF).

Las armas se encontraban depositadas en la Intervención de Armas y Explosivos de la Guardia Civil, unas entregadas por sus propietarios, bien por perder las condiciones psicofísicas para su tenencia o por no querer continuar con ellas, así como por encontrarse a disposición judicial y dictar su destrucción.

Otras fueron intervenidas en actuaciones de seguridad ciudadana, siendo la mayoría armas blancas. Una parte de las destruidas provienen de la última subasta, ha informado el instituto armado.

De las destruidas, la mayor parte fueron armas de fuego largas (995), cortas (144) y armas blancas (221). Su destrucción se realizó por el método de fundición, gracias a la colaboración de la empresa Global Steel Wire de Santander.

En los últimos cuatro años y en aplicación del citado plan de control, la Guardia Civil de Cantabria ha destruido 12 toneladas de armas de fuego.

Con este plan se pretende prevenir el tráfico ilegal de armas de fuego, la no recuperación de las inutilizadas y la no transformación de las consideradas detonadoras en armas de fuego de pequeño calibre.

Comentarios