miércoles 8/12/21
TRIBUNALES

El guardia civil acusado de maltratar durante 10 años a su mujer e hijo niega los hechos a pesar del análisis de los peritos

El hombre asegura que él planteó el divorcio ante los “celos” de ella, pero los forenses defienden que la mujer y el niño padecen un estado psíquico compatible con malos tratos.

Un momento del juicio contra el guardia civil por presuntos malos tratos
Un momento del juicio contra el guardia civil por presuntos malos tratos

El guardia civil acusado de maltratar durante 10 años a su mujer y a su hijo niega haberlos pegado o amenazado y asegura que fue él el quien le planteó el divorcio en varias ocasiones durante casi la segunda mitad de su matrimonio por los "celos" de su esposa.

"No admitía que hablase con una mujer", ha dicho el acusado, JL.M.C., en la primera sesión del juicio que se está celebrando en la Audiencia Provincial, en la que ha narrado que ella, cuando le veía hablar con alguien del sexo opuesto, incluso por motivos laborales, le "insultaba" a él y a ellas.

Ha mantenido que su esposa "le vigilaba", incluso en el trabajo, para ver si hablaba con mujeres y ha asegurado que cuando le tocaba estar de servicio con alguna compañera vivía un "infierno" cuando llegaba a casa. "Ha llegado a tener celos hasta a mi madre", ha añadido.

El hombre ha asegurado que ella "no quería" divorciarse y, cuando él se lo planteaba, le amenazó con las consecuencias

En la vista, ha asegurado que ella "no quería" divorciarse y, cuando él se lo planteaba, le amenazó con las consecuencias. "A mí me decía que no le podía dejar o si no me iba a acordar", ha afirmado el acusado.

Ha explicado que se casaron en el 2000 tras aproximadamente tres años de relación y ha relatado que ya en 2005 o 2006 "la pareja estaba rota", si bien se habían dado varias "oportunidades por el hijo".

De hecho, ha afirmado que en 2006 pidió un traslado temporal a Madrid "porque no aguantaba la situación en casa", si bien ella y el niño también se mudaron a la capital meses después para estar con él, lo mismo que ocurrió -ha dicho- cuando en 2009 lo trasladaron a una localidad en Huelva.

Peritos

Tras el acusado han declarado los peritos, entre ellos los forenses, que han explicado que la mujer y el niño padecían en el momento de ser analizados "estrés", "angustia" y "miedo" que eran "compatibles" con una situación de maltrato físico y psicológico.

Han asegurado que tanto el menor como la madre les narraron haber sido víctimas de malos tratos y también haberlos presenciado. De hecho, han afirmado que el niño, nacido en octubre del 2000 y que en la actualidad tiene 15 años, les aseguró que tenía "miedo" a su padre, que era "malo", que "le pegaba" y "se enfadaba por cualquier tontería" e, incluso, "que no iba a estar tranquilo hasta que se muriera".

El niño, nacido en octubre del 2000 y que en la actualidad tiene 15 años, les aseguró que tenía "miedo" a su padre, que era "malo"

En contraposición, el acusado ha asegurado haber tenido con su hijo una relación "estupenda" y "perfecta" hasta que se acabó la convivencia. Los peritos-psicólogos, tanto el propuesto por la Fiscalía como el planteado por la acusación particular, hablan de un "estado psíquico descompensado" de la esposa también "compatible" con una situación de maltrato físico y psicológico sostenido en el tiempo.

La psicóloga de la acusación particular, que trata a la esposa desde 2012 -unos meses después de que cesara la convivencia del matrimonio-, ha afirmado que la mujer le ha relatado "toda suerte de violencia" que han padecido ella y su hijo.

Además, ha afirmado que, a día de hoy, la esposa sigue padeciendo "miedo real" y siente "terror" ante el momento del juicio y teme que las "amenazas" que supuestamente le ha dirigido el acusado se cumplan.

A preguntas de la defensa del acusado acerca de si los síntomas que presenta el niño podrían darse, no por haber vivido un maltrato sino por el conflicto de pareja o el divorcio traumático, uno de los forenses ha señalado que lo ve "más compatible" con una situación de violencia que con un divorcio o por el conflicto de pareja de sus padres.

En la misma línea, el perito psicólogo propuesto por el Ministerio Fiscal ha señalado que el estado de "miedo" que alega el niño "no es habitual encontrarlo" en una situación de conflicto de pareja.

Petición de la Fiscalía

Para el acusado, el Ministerio Fiscal solicita una pena de 14 años de prisión y califica los hechos como un delito de maltrato habitual, al que se suman, por hechos concretos, un delito de violencia de género en la modalidad de coacciones leves; un delito de violencia doméstica sobre el hijo; otro delito de violencia de género en su modalidad de maltrato de obra; un delito de agresión sexual y, finalmente, un delito de violencia de género en su modalidad de amenazas leves.

El Ministerio Fiscal solicita una pena de 14 años de prisión y califica los hechos como un delito de maltrato habitual

Las penas que pide la acusación particular ascienden a 16 años.

Según relato del fiscal, la pareja tuvo problemas de convivencia desde que se casaron en el año 2000 debido a "la agresividad del procesado", quien de forma "constante y reiterada" maltrataba y amenazaba a su mujer con "clara intención de menoscabar su integridad física y mental", en "numerosas ocasiones" en presencia del hijo menor de ambos, quien también ha sido objeto de la violencia del acusado.

En el juicio se han aludido a varios hechos concretos de supuesta violencia por parte del acusado a su mujer e hijo, que JL.M.C. ha negado, entre ellos uno en el que, según la versión de la fiscal y la acusación particular, el hombre habría colocado su arma reglamentaria en la sien y en la boca de su esposa al tiempo que le advertía que la iba a matar delante de su hijo.

También ha negado haber agarrado un tiempo después a su hijo de pocos meses y sacarlo por la ventana del domicilio familiar mientras le decía a su esposa que no se acercara que si no lo soltaba.

El acusado también ha negado haber dado un fuerte bofetón a su mujer que la tiró contra el suelo, donde siguió dándole patadas y diciéndole que la tenía que matar o el haberla "obligado a ponerse de rodillas" y haberla "azotado en las nalgas" después de que en una discusión ella le mandase a "tomar por el culo", según relatan las acusaciones.

Respecto al niño, ha asegurado tampoco no haber dado una patada en la espalda al niño, como asegura la acusación.

También ha negado una agresión sexual de la que se le acusa, supuestamente ocurrida en agosto de 2011 cuando, tras haber iniciado ya los trámites de divorcio, el acusado, en medio de una discusión sobre una posible infidelidad suya, obligó a su esposa a ir al dormitorio y, a pesar de que ella le hizo saber que no iba a mantener relaciones sexuales con él, le ordenó que se quitará la ropa y diciéndole "o te lo quitas tú o si no te la tengo que quitar yo y va a ser peor" tras lo que la penetró vaginalmente".

También ha negado una agresión sexual de la que se le acusa, supuestamente ocurrida en agosto de 2011

También ha asegurado no haber amenazado a la mujer para que, al día siguiente, firmara el acuerdo de divorcio de mutuo acuerdo.

Respecto al episodio de la supuesta agresión sexual, han declarado también por videoconferencia desde Valencia guardias civiles que revisaron el teléfono móvil del acusado en busca de unas imágenes o vídeos que, según denunció la esposa, JL.M.C. le había sacado momentos después de la misma.

Al parecer, y según explican fuentes cercanas al caso, estas imágenes no han sido halladas, motivo por el que se ha preguntado a los guardias civiles que examinaron el teléfono por la posibilidad de que hubiesen existido a pesar de no haber aparecido, hipótesis que han avalado.

Y es que, según han explicado, de un teléfono móvil se pueden recuperar aquellas imágenes y vídeos sobre las que no se haya sobreeescrito pero no aquellas que se encuentren en un espacio de la memoria que posteriormente haya sido ocupado por otro archivo.

Tras la declaración del acusado y los peritos, el juicio continuará este martes, 7 de junio, a las 10:00 horas, con la declaración de la mujer y el niño, que serán a puerta cerrada, y con las declaraciones de algunos testigos. Está previsto que dure hasta el miércoles, 8.

Comentarios