miércoles. 29.05.2024

El vandalismo grafitero sobre los trenes de Renfe generó en 2022 un coste de 25 millones de euros -60.000 euros diarios-, de los que más de 307.000 se produjeron en Cantabria.

En concreto, durante el año pasado los vándalos pintaron cerca de 80.000 metros cuadrados de superficie en trenes, 2.024 metros cuadrados en Cantabria. Y se denunciaron 3.559 intrusiones de grafiteros en las instalaciones, 100 en Cantabria.

Además de la propia limpieza, a esta cifra se suman los gastos indirectos como inversión en seguridad, tanto de personal como otros sistemas de videovigilancia como la futura implementación de drones, ha indicado Renfe.

Según ha señalado, las personas usuarias "sufren directamente" los trenes vandalizados con pintadas. Así, se ha referido a los retrasos y los trenes suprimidos por carencia de visibilidad o grafitis en los elementos de seguridad que impiden la circulación; frenazos de emergencia para pintar en medio de un trayecto o el olor de este producto químico, que es "muy molesto" por los viajeros, entre otros.

Así, en 2022 se emplearon 10.500 horas de trabajo en limpieza de trenes, si bien, según Renfe, la presencia de personal de seguridad evita que las pintadas sean de mayor dimensión y el año pasado abortaron 729 incursiones grafiteras. Además, el personal de seguridad de Renfe detuvo a 33 grafiteros y las fuerzas y cuerpos de seguridad pusieron a disposición judicial a 150.

Según ha advertido, la pintura utilizada por los grafiteros, cerca de 16.000 litros aproximadamente, está compuesta sustancias "tóxicas", como el benceno o el 1,3-butadieno, que "comportan efectos nocivos sobre el medioambiente y las personas". Esta cifra supone unos 40.000 botes de pintura ("residuo peligroso contaminado").

Asimismo, ha subrayado que la retirada de grafitis obliga a movilizar los trenes hacia los centros de limpieza y el consumo eléctrico de estos desplazamientos equivale al consumo de 400.000 Kwh, lo que equivale a 36 millones de bombillas encendidas durante una hora o abastecer el consumo de más de 44.000 hogares durante un día.

Los grafitis en los trenes le cuestan a Cantabria más de 300.000 euros
Comentarios