sábado. 24.02.2024

La Consejería de Presidencia, Interior, Justicia y Acción Exterior del Gobierno de Cantabria ha invertido 600.000 euros en la campaña de salvamento 2023 y ha adjudicado las ayudas a los 18 municipios litorales que han solicitado el apoyo del Ejecutivo autonómico.

Según la resolución de estas ayudas, el Ayuntamiento de Santander es el que más ayuda recibe, un total de 84.935 euros, cerca del 14% del presupuesto, seguido de Ribamontán al Mar con 66.233 euros, junto a Laredo y Castro Urdiales, con 54.554 y 51.428 euros, respectivamente.

El Consistorio de San Vicente de la Barquera dispondrá de 50.649 euros y Suances, 45.194 euros, mientras que el Ejecutivo destinará a Noja y Piélagos 39.740 euros en ambos casos. Por su parte, Santoña recibirá 35.844 euros para sus servicios de salvamento en playas; 34.285 euros a Arnuero; Comillas, 27.272 euros; Valdáliga, 17.922 euros; Santa Cruz de Bezana, 15.584 euros, y Bareyo con 13.246 euros.

El Gobierno de Cantabria colaborará, además, con los municipios de Miengo con 11.688 euros, junto a Alfoz de Lloredo, Marina de Cudeyo y Camargo (cada uno con 3.896 euros).

La responsable de la Consejería en funciones, Paula Fernández, ha señalado que, aunque el servicio de socorrismo en playas es competencia municipal, el Gobierno quiere apoyar el esfuerzo económico que realizan los consistorios y también garantizar en mayor medida la seguridad de los bañistas en verano, de acuerdo con el objetivo del Gobierno de incrementar los niveles de seguridad.

La orden autonómica de salvamento en playas regula, además, los medios materiales y personales que deberán disponer estos ayuntamientos para asegurar la actividad de los bañistas, como es el caso de un número mínimo de socorristas y botiquines provistos de desfibriladores en caso de parada cardiaca -al menos uno por playa-. Igualmente, quedarán claramente delimitadas las zonas reservadas al baño y las áreas permitidas a los deportes náuticos, como el surf, con el fin de evitar accidentes.

Las competencias de las corporaciones locales se circunscriben a la vigilancia, rescate y salvamento en cerca de 80 playas de Cantabria. La temporada en Cantabria se extiende, de forma general, del 1 de junio al 30 de septiembre, con diferentes horarios y fechas en cada municipio, según la afluencia de bañistas.

Según ha informado el Gobierno, para la concesión de las ayudas la Administración autonómica ha valorado el esfuerzo de actuación de cada corporación local, según los medios personales y materiales que aporten al servicio.

El Gobierno destina 600.000 a los ayuntamientos para reforzar el dispositivo de salvamento
Comentarios