martes. 09.08.2022
POLÍTICA

Génova y los parlamentarios autonómicos dieguistas volverán a verse para solucionar el conflicto abierto en el PP de Cantabria

De los 13 parlamentarios autonómicos del PP, nueve no aceptan la decisión del Comité Ejecutivo del PP de Cantabria de sustituir al portavoz parlamentario.

pp02
María José Saénz de Buruaga e Ignacio Diego

La dirección estatal del PP y los diputados dieguistas del partido en el Parlamento de Cantabria han acordado este jueves, durante un encuentro en la sede central del PP en la madrileña calle Génova Madrid, mantener más reuniones para buscar una solución al "conflicto" interno abierto tras el 12 Congreso del PP de Cantabria y que tiene como último episodio la negativa de esos parlamentarios a aceptar el relevo del portavoz. De los 13 parlamentarios autonómicos del PP, nueve no aceptan la decisión del Comité Ejecutivo del PP de Cantabria de sustituir al portavoz parlamentario, Eduardo Van den Eynde, por la nueva líder del partido, María José Sáenz de Buruaga. Entre ellos, figura Ignacio Diego, anterior presidente del partido, que perdió por cuatro votos la presidencia del PP de Cantabria en el congreso del pasado mes de marzo.

Si el pasado 15 de junio, fue Diego el que acudió a Génova, este jueves lo han hecho los otros ocho diputados en una reunión conjunta para "tratar de solucionar el conflicto". Durante el encuentro, han quedado en volver a verse más adelante, han indicado fuentes de Génova. Pocos detalles han trascendido de esta nueva reunión en la sede central del PP en Madrid. De hecho, uno de los parlamentarios autonómicos que ha viajado a Madrid ha reconocido a Europa Press que habían quedado en no hablar públicamente de esa cita.

En Génova hacen continuas llamadas a la unidad, en un intento de restañar las heridas, abrir cauces de entendimiento y ponerse a trabajar ya en las elecciones autonómicas y municipales de 2019. Así se lo trasladó la dirección estatal del PP hace una semana a Diego, en un encuentro en el que también subrayó la necesidad de respetar el resultado del 12 Congreso y las decisiones aprobadas por el Comité Ejecutivo, como el relevo del actual portavoz parlamentario.

La guerra interna abierta en el PP de Cantabria arrancó en ese 12 Congreso celebrado el 25 de marzo, en el que Buruaga se impuso por tan solo cuatro votos a Diego. Los dieguistas no aceptaron el resultado, hablaron de presuntas irregularidades y llegaron a solicitar a Génova la apertura de una investigación, así como la suspensión cautelar de la dirección del PP cántabro que encabeza Buruaga. La cosa no quedó ahí y el pasado 5 de mayo presentaron una demanda judicial pidiendo directamente la nulidad del congreso regional. La negativa a aceptar el relevo del portavoz parlamentario es un episodio más de una división interna que ya dura casi tres meses.