domingo. 19.05.2024

El Gobierno regional y el Colegio de Farmacéuticos de Cantabria (COF) han firmado un convenio de colaboración mediante el que las farmacias entrarán a formar parte del Programa 'Viernes', una iniciativa piloto para la prevención de la soledad no deseada puesta en marcha en la zona de Campoo-Los Valles y que se va a extender a la de Saja-Nansa.

Así, las farmacias servirán como "radares" para detectar casos de soledad no deseada entre sus usuarios, dándoles la posibilidad de tomar medidas para romper ese aislamiento y derivándoles al Programa 'Viernes', coordinándose para actuar con personal de los ayuntamientos, trabajadores sociales, sanitarios, etcétera.

La consejera de Inclusión Social, Juventud, Familias e Igualdad Begoña Gómez del Río, y la presidenta del COF Cantabria, Rita de la Plaza, han dado a conocer este miércoles en rueda de prensa el convenio que han firmado previamente y han puesto en valor la importancia de las farmacias en el día a día de los usuarios, especialmente en las zonas rurales, no solo como dispensadoras de medicamentos sino también de cuidados y por su papel social. "Por su capilaridad y accesibilidad, las farmacias siempre somos un recurso útil para la detección de personas en situación de soledad no deseada", ha explicado De la Plaza, añadiendo que están "en todos los sitios".

Además, ha puesto de relieve que las farmacias son lugares "sociales", donde las personas acuden a menudo "simplemente para hablar, para preguntar o para tomarse la tensión", a lo que se suma que, a veces, el único sanitario que hay en los pueblos es el farmacéutico.

Así, mediante este convenio -de dos años de vigencia, prorrogables- el Gobierno se servirá de ese papel social que juegan estos profesionales, con quienes habitualmente los habitantes de los municipios pequeños tienen más confianza que con los sanitarios o trabajadores sociales para contarles sus problemas.

La iniciativa tiene como fin saber dónde se encuentra la soledad no deseada, en qué medida y en qué situaciones para, con esos datos, diseñar planes de actuación y una estrategia contra ese problema que "se ha agudizado tras la pandemia". "Sin saber dónde se encuentra, no podemos actuar", ha explicado la consejera. Por ello, se ha mostrado decidida a iniciar una "batalla" para su erradicación, llevando a cabo todo tipo de actuaciones como la extensión a toda la comunidad del Programa 'Viernes', que impulsa la Consejería con fondos europeos en zonas alejadas de los núcleos urbanos.

Hasta el momento, funciona de la mano de la Red Cántabra de Desarrollo Rural y la Asociación Desarrollo Territorial (ADT) Campoo-Los Valles en 14 farmacias de Anievas, Arenas de Iguña, Bárcena de Pie de Concha, Campoo de Yuso, Cieza, Campoo de Enmedio, Hermandad de Campoo de Suso, Las Rozas de Valdearroyo, Molledo, Pesquera, Reinosa, San Miguel de Aguayo, Santiurde de Reinosa, Valdeolea, Valdeprado del Río y Valderredible, a las que se sumarán próximamente otras tres de la comarca del Saja-Nansa.

En la actualidad 500 personas de una comarca que engloba a 18.000 habitantes se benefician de esta iniciativa, que promueve las relaciones interpersonales y la interactuación entre vecinos para evitar esa soledad.

Gómez del Río y de la Plaza han remarcado que la soledad no deseada no solo se produce en personas mayores, sino que también hay casos en niños, adolescentes y personas de mediana edad.

Las farmacias cántabras se convierten en "radares" de casos de soledad no deseada
Comentarios