sábado 16/10/21
Sucesos

La familia fallecida de Alicante no sufría Diógenes

El matrimonio y la hija de 12 años que fallecieron en Alicante sepultados por cientos de kilos de ropa acumulada en su domicilio no sufrían síndrome de Diógenes. Las investigaciones apuntan a que recogían ropa de las calles para vender a Marruecos, según informaciones de Navarra.com.

La familia de Alicante no sufría Diógenes
La familia de Alicante no sufría Diógenes

Las tres personas han fallecido después de que se desplomara el suelo de su vivienda y quedaran bajo cientos de kilos de ropa que estaba distribuida por toda la casa en estanterías.

Fuentes de la investigación han explicado que el suceso se debió producir entre las 8 y las 9 horas, en un primer piso de un edificio de cuatro alturas, ubicado en el número 141 de la Avenida Alcoi de la capital alicantina, aunque no ha sido hasta las 13 horas cuando lo ha advertido otra hija del matrimonio.

En un primer momento se ha contemplado que el matrimonio, un hombre de 50 años, y su mujer, de 49, sufrieran "una especie de Síndrome de Diógenes, que les llevaba a acumular de forma compulsiva todo tipo de ropa". Al parecer, el suelo de la vivienda se ha desplomado sobre el portal del edificio y las víctimas han quedado atrapadas debajo de cientos de kilos de ropa.

La otra hija del matrimonio, de 18 años, se encontraba en una habitación contigua a la que se ha desplomado y, según las mismas fuentes, se ha percatado de los hechos cuando se ha despertado "entre la una y las dos de la tarde" después de haberse quedado dormida de madrugada porque estaba navegando por Internet.

NINGÚN VECINO HA OÍDO EL DERRUMBE
Al despertarse y ver que se había desplomado el suelo, ha bajado al portal y al retirar la ropa, ha visto el brazo de su hermana y ha llamado a su tío, que ha dado parte a la Policía.

Los agentes que han acudido al lugar han encontrado los cuerpos del matrimonio y la hija sepultados cuando han empezado a retirar los kilos de ropa que había esparcidos por el portal del inmueble. Las mismas fuentes han indicado que se trata de un piso de apenas 60 metros cuadrados y se investiga si se ha hundido solo un dormitorio o el cuarto y el salón.

Según los primeros indicios del forense que ha acudido al lugar, el fallecimiento se ha producido "entre las 8 y las 9 horas", por lo que a los agentes les ha llamado la atención que ningún vecino hubiera oído nada, antes de que la otra hija se percatara de lo sucedido. La hipótesis que se baraja es que han fallecido asfixiados o aplastados como consecuencia del desplome del suelo, aunque se está a la espera de conocer los resultado de la autopsia para determinar el motivo exacto del fallecimiento.

Comentarios