martes 30/11/21

La costa de Cantabria se ha convertido en un lugar de peregrinaje obligado para los visitantes que llegan hasta aquí. Por ello, se han mejorado numerosos accesos en distintos puntos. El paseo peatonal entre Casasola y el camping de Comillas es ya una realidad. Además, una realidad llena de naturaleza que une dos municipios clave cerca de la costa cántabra como son Ruiloba y Comillas, pertenecientes a la zona occidental de la región. Ambos lugares poseen una gran gastronomía y mucha actividad turística y deportiva.

Comillas tiene a su alrededor otros destinos turísticos llenos de encanto como son Cabezón de la Sal y Alfoz de Lloredo

En este sentido, el tramo entre Casasola, en Ruiloba y el camping de Comillas es un proyecto que ha tenido como objetivo un paseo fácil y seguro. Desde el barrio de Casasola, por su margen derecha, transcurre un tramo por el que los viandantes pueden hacer de su paseo algo sencillo.  El proyecto de obra se completó con un segundo tramo de aceras con el mismo material frente al Camping de Comillas, la ampliación de la plataforma y la renovación del firme mediante el extendido de dos capas de mezcla bituminosa en caliente, a lo largo de 250 metros.

Adicionalmente, se han llevado a cabo actuaciones comunes que han consistido en la adecuación de la señalización existente, por un lado, y la implantación de nuevos pasos de peatones, por otro lado, uno de ellos con señalización vertical y marcas viales en el tramo de Comillas y otro de semáforo con pulsador en el tramo de Ruiloba.

Así, saliendo de Casasola, en Ruiloba, un municipio que se encuentra situado en la costa occidental entre Comillas y Cóbreces (Alfoz de Lloredo) accederemos hasta el camping de Comillas, donde ya se puede disfrutar también de otro de los municipios más especiales de Cantabria. Comillas cuenta con algunos de los edificios más importantes del modernismo en Cantabria, como el Palacio de Sobrellano y su Capilla Panteón, la Universidad Pontificia y por supuesto, El Capricho del genial arquitecto catalán Gaudí.

Senda de Ruiloba

Además, Comillas tiene a su alrededor otros destinos turísticos llenos de encanto como son Cabezón de la Sal y Alfoz de Lloredo. En este último municipio tenemos la playa de Cóbreces, por ejemplo, cerca también de Ruiloba.

Alfoz de Lloredo se ha convertido con el paso de los años en uno de los destinos referenciales de toda la región. Su costa, plagada de hermosos acantilados ofrece a todos los visitantes paisajes únicos en los que el azul del mar choca contra el verde de los campos. Disfruta de un clima muy particular y está atravesado por tres arroyos de orillas muy pintorescas. Sin lugar a dudas, la playa de Luaña es una de las más especiales. Posee un encanto único gracias a que está rodeada de gran vegetación. Está dotada de un fácil acceso, también para minusválidos, que permite a los visitantes poder disfrutar de un hermoso paisaje.

Recientemente, el Ayuntamiento de Alfoz de Lloredo ha instalado una nueva señalización en la ruta costera que va desde la propia playa hasta la zona del Puerto Calderón, para poder llevar a cabo rutas en su entorno. Suele tener una ocupación media, lo que permite evitar las grandes aglomeraciones que se originan en las playas de las capitales.  Las reformas llevadas a cabo en los últimos años han permitido que las rocas que la conforman aparezcan y permanezcan al descubierto durante todo el año.

Alfoz cuenta además con la zona del “vergel”, situada en los municipios de Novales y Cigüenza, que alberga 17.000 limoneros. Allí el puente de Golbardo se eleva sobre el Río Saja. El municipio tiene tres cuevas como son las de Los Santos, Cualventi y Linar, que permiten adentrarse en el mundo paleolítico.  

Poco más de 10 kilómetros separan Comillas de Cabezón de la Sal. Kilómetros que transcurren por la carretera CA-135 hasta llegar a la villa. Estar al lado de las principales vías de comunicación regionales y geológicamente sobre un diapiro salino, cuyo yacimiento fue explotado durante siglos, han hecho que sea cabecera de la comarca Saja Nansa, aglutinando una importante oferta comercial y teniendo en el sector servicios, además de la industria textil, su principal recurso económico. El municipio está constituido, además de por la propia villa, por los pueblos de Bustablado, Duña, Cabrojo, Carrejo, Casar de Periedo, Ontoria, Periedo, Santibáñez, Vernejo y Virgen de la Peña, donde existe un paseo peatonal por la CA-283, entre Cartes y esta. El paisaje del valle de Cabezón invita a pasear y a desconectar. Te invita a explorar un entorno lleno de vegetación, ríos, árboles y senderos a través de las rutas por Cabezón. Desde Cabezón puedes hacer la ruta La Fuentanuca o la Senda Fluvial del Minchón a pie, y la Vuelta al Valle en bicicleta. Desde Santibáñez la ruta a Piralba, desde Casar la ruta de las Nieves, desde Cobijón, en el municipio de Udías, la Ruta Minera el Pelurgo, desde el Monte de Secuoyas, la Ruta al Monte Corona, y desde Duña la ruta circular de Duña a Duña.

La historia del bosque de las secuoyas se remonta a los años 40 del siglo XX. Tiene una extensión de 2,5 hectáreas y cuenta con unos 850 ejemplares de Secuoyas de una altura media de 40 metros y un perímetro medio de los troncos de 2 metros. Además, por la costa hay otros puntos con enorme interés turístico como Piélagos, donde se llevaron a cabo trabajos para la mejora de la seguridad vial en la CA-231, Corbán-Liencres-Puente Arce, en Liencres, en el tramo de acceso a la playa de Portio. Sus más de 86 kilómetros cuadrados hacen de Piélagos uno de los municipios más extensos de Cantabria. Su vasta geografía, surcada en su mayoría por las aguas del río Pas y su costa, una atalaya única sobre el mar Cantábrico son un punto de encuentro ineludible para los amantes del deporte, pero también de la naturaleza. Piélagos ofrece a vecinos y visitantes 8 rutas y sendas, otra forma de conocer un entorno privilegiado, tanto a pie como en bicicleta.

Ruta guiada por la Costa Quebrada

Ruta especial centenario Virgen de Valencia (Distancia 5 km/Dificultad media/Tiempo estimado 2 horas)

Con motivo del primer centenario de la proclamación de la Virgen de Valencia como patrona del municipio de Piélagos, el Ayuntamiento anima e invita a realizar una ruta circular que, con salida y llegada en las inmediaciones del Complejo municipal Vimenor,  recorre la Iglesia de San Vicente, el barrio de El Arrabal, llega hasta el Santuario de la Virgen de Valencia y visita también la Iglesia de San Pedro. Un itinerario donde el patrimonio y la naturaleza caminan de la mano.

Senda de Carandía (Distancia 4,8 km/Dificultad baja/ Tiempo estimado 2 horas)

Bordeando el río Pas se puede realizar un paseo a través de hermosos palacios, casonas montañesas y edificaciones civiles singulares como el Molino de Zurita del S.XIX o la Iglesia de San Martín. Todo ello, mediante una ruta circular, que salva el Pas gracias al viejo puente de Carandía o a la nueva pasarela que une esta localidad con la vecina Zurita.

Vía Agripa (Distancia 5 km/Dificultad baja/Tiempo estimado 2 horas)

Cruzando el puente viejo, que une Oruña y Arce, propios y extraños se transportan al Medievo antes de iniciar el ascenso a la pista que permite disfrutar de una vista única de la Torre de Velo y de los meandros del Pas. Un esfuerzo que merece la pena, al igual que pasear entre las casonas del Barrio de Velo, en Arce, para llegar a Santa Ana. Desde allí, cual soldados romanos, mercaderes medievos o peregrinos a Santiago, los participantes iniciarán un recorrido por la Vía Agripa, que les llevará hasta el punto de partida.

Camino de Santiago (Distancia 13 km/Dificultad media/Tiempo estimado 4 horas)

La ruta del Camino de Santiago por Piélagos arranca en la localidad de Boo y busca el curso del río Pas. Transcurre en paralelo a él, hasta llegar a las localidades de Arce y Oruña, donde el visitante puede contemplar hermosas casonas y una vista única del Puente Viejo.

Itinerario La Picota (Distancia 4-6 km según punto acceso/ Dificultad media/Tiempo estimado 4 horas cada ruta)

Las cumbres de La Picota y el Millajo, en el Monte Tolío, ofrecen unas perspectivas inigualables de todos los sistemas montañosos de Cantabria, pero también del Abra del Pas y del Parque Natural de las Dunas de Liencres.

Existen cinco puntos de acceso al monte, todos ellos caracterizados por sus matorrales costeros atlánticos y que conducen a las edificaciones defensivas construidas durante la Guerra Civil española.

Ruta de Valdearenas (Distancia 4 km/Dificultad baja/Tiempo estimado 2 horas)

En la localidad de Liencres se encuentra el sistema dunar más importante de Cantabria. A través de este itinerario circular se puede recorrer la playa de Valdearenas, desde su acceso y hasta el extremo del puntal. El recorrido continúa paralelo a la ría en la que confluyen las aguas del Pas y el Cantábrico, junto a una plantación de pino marítimo que fija las formas de esta lengua de arena.

Somocuevas-Canallave (Distancia 3 km/Dificultad baja/Tiempo estimado 2 horas)

El sendero que une la playa de Somocuevas y la de Canallave discurre por las capas de roca que son testigo silencioso de la historia de nuestra tierra. Los arrecifes tropicales, las enormes playas y marismas, así como los mares profundos que ocuparon este territorio a lo largo de millones de años han quedado patentes en estas singulares páginas de piedra. Como alternativa más corta, una vez se alcanza la pequeña playa de El Madero es posible volver al punto de partida.

La Arnía-Somocuevas (Distancia 3 km/Dificultad baja/Tiempo estimado 2 horas)

Entre las playas de La Arnía y Somocuevas, vecinos y turistas tienen la oportunidad de disfrutar de uno de los parajes más espectaculares de Cantabria, como es este tramo de Costa Quebrada, que discurre por el municipio de Piélagos.  Un itinerario donde las formas litorales son protagonistas,  a través de relieves caprichosos, que son el resultado de la evolución y la erosión provocada por el oleaje sobre el conjunto de crestas verticales de rocas que se contemplan en esta ruta única.

Comentarios