jueves 26/5/22

La Policía Nacional ha detenido a cinco personas, dos hombres y tres mujeres de entre 21 y 33 años, en una operación contra el tráfico de drogas en la que se ha erradicado un punto de introducción, venta y distribución de cocaína, hachís y marihuana en Santander y municipios de la provincia.

A tres de los detenidos, dos hombres y una mujer, de 33, 25 y 23 años respectivamente, se les considera presuntos autores de un delito de tráfico de drogas, y a dos mujeres, de 21 y 22 años, de un delito contra la salud pública. Uno de los varones ha ingresado en prisión.

Según han informado fuentes policiales, la operación, denominada 'Mimosa 2', se puso en marcha al conocerse, desde principios de este año, la existencia de una pareja que podrá estar relacionada con la importación y posterior distribución de importantes cantidades de hachís, marihuana, cocaína y drogas sintéticas en Cantabria.

Por tal motivo, se estableció un dispositivo policial y los agentes pudieron constatar que la pareja adquiría la droga en diferentes puntos de España, dependiendo del tipo de sustancia, y utilizaban su domicilio, una vivienda ubicada en una calle cercana al paseo de General Dávila de Santander, como centro neurálgico. En este lugar almacenaban la sustancia, la manipulaban y la distribuían tanto para "menudeo" a clientes consumidores, como en cantidades mayores a otros distribuidores para su posterior venta, siendo su ámbito de influencia tanto Santander como otros municipios.

Ante las sospechas de que el hombre se hubiera provisto de una partida de estupefacientes, el pasado 18 de abril, el grupo de estupefacientes y la Unidad de Guías Caninos interceptaron su vehículo cuando iba a acceder al interior de una finca en la localidad de Igollo de Camargo. En el vehículo, que estaba ocupado por el sospechoso y por otras dos mujeres más, se localizó una maleta con ocho fichas de hachís con un peso aproximado de 100 gramos cada una, doce dosis de cocaína rosa o 'tusi', un envoltorio con clorhidrato de cocaína y varias papelinas de la misma sustancia. Ante estas evidencias, los agentes detuvieron al hombre por un presunto delito de tráfico de drogas y a las dos mujeres como presuntas autoras de un delito contra la salud pública.

Los policías acudieron después al domicilio del detenido para su registro, donde encontraron a la mujer que también estaba siendo investigada y a la que detuvieron igualmente por un presunto delito de tráfico de drogas. En el registro de la vivienda se incautó un saco de grandes dimensiones con varios cogollos de marihuana con un peso de 6 kilos, un tarro de cristal con varios gramos de marihuana, dos fichas de hachís, una prensa hidráulica destinada a la extracción de aceite de hachís, otros útiles destinados a esta actividad delictiva y 1.380 euros.

Continuando con las investigaciones, el pasado 19 de abril se detuvo a otro hombre como presunto autor de un delito de tráfico de drogas. Los cinco detenidos, todos con antecedentes, menos una de las mujeres, fueron puestos a disposición judicial y el juez decretó el ingreso en prisión del principal investigado.

Comentarios