lunes 25/10/21
CASTRO URDIALES

Equo presenta alegaciones contra el convenio urbanístico de Conservas Lolín

El partido ecologista insiste en que existe un conflicto de intereses por parte del portavoz municipal del PRC y denuncia la “usurpación de suelo público” con un convenio que “no es ético, no es legal y está lleno de trampas”.

Jesús Gutiérrez (der.), junto a Miguel Ángel Revilla en un acto del PRC de Castro Urdiales
Jesús Gutiérrez (der.), junto a Miguel Ángel Revilla en un acto del PRC de Castro Urdiales

Equo Cantabria ha presentado alegaciones contra el convenio urbanístico para recalificar el suelo de la Fábrica de Anchoas 'Lolín' y permitir con ello la construcción de un centro comercial en Brazomar, una vez se trasladen las antiguas instalaciones al polígono de Industrial de Vallegón.

El partido ecologista insiste en que se produce conflicto de intereses por parte del portavoz municipal del PRC, Jesús Gutiérrez; denuncia "la usurpación de suelo público" y advierte que en tal caso se podrían derivar “responsabilidades penales".

Equo se muestra radicalmente en contra de esta operación, porque según declara el responsable de Urbanismo y Medio Ambiente de la Mesa de Coordinación de EQUO Cantabria, Juantxu Bazán, "es un convenio que no es ético, no es legal, y encima está lleno de trampas, algunas tan graves que podrían significar responsabilidades penales en caso de que el Ayuntamiento siga adelante con esta operación".

Equo se muestra radicalmente en contra de esta operación, porque según declara el responsable de Urbanismo y Medio Ambiente,"es un convenio que no es ético, no es legal, y encima está lleno de trampas"

A su juicio, "no debería haber duda alguna de que se produce conflicto de intereses en la medida de que el concejal dueño de la fábrica de anchoas tiene interés económico directo y personal en la recalificación objeto de este convenio, y en su condición de concejal está comprometiendo la imparcialidad e independencia del Pleno de la Corporación de la que forma parte".

Equo pide que se solicite a la Junta Consultiva de Contratación u órgano consultivo competente para que informe que el concejal Gutiérrez puede hacer un convenio urbanístico con el Ayuntamiento, "pues en caso contrario estaríamos ante un convenio siempre bajo sospecha", dice.

A la vez, niega el interés público del convenio y asegura que el nuevo centro comercial obtiene "más de tres veces más" del aprovechamiento urbanístico que el establecido en las ordenanzas; y que las cesiones a las que está obligado por ley el promotor "no están correctamente calculadas".

"Hay una desproporción entre las prerrogativas del promotor y las ventajas que obtiene el Ayuntamiento que en modo alguno está justificada por el hecho de que el promotor se comprometa a construir una pasarela para peatones y ciclistas", sostiene.

En la última de sus alegaciones EQUO Cantabria denuncia la "usurpación" de suelo público, en concreto de suelo que debió cederse en el momento de construir la fábrica de anchoas que se corresponde al espacio viario y peatonal que no fue cedido por el promotor ni controlado por los técnicos municipales de Urbanismo.

Según estimaciones de EQUO podrían ser 835 metros cuadrados, aunque emplaza a que sea el propio Ayuntamiento quien realice un informe adecuado y abra un expediente para la recuperación de los terrenos usurpados.