viernes 3/12/21

El Ayuntamiento de Piélagos, a través de la empresa SERCANT Anti-Velutina, ha eliminado más de 40 nidos de avispa asiática en el municipio desde el pasado mes de junio.

El concejal de Ganadería, Alfredo Rodríguez, ha explicado que se trata de nidos, en su mayoría primarios, que se han retirado de lugares muy variopintos, desde huecos de muros de piedra, aleros de viviendas, o casetas de uralita.

En este sentido, ha hecho hincapié en que éste es el lugar preferido para la elaboración del primer nido por la capacidad de la uralita de mantener el nido aislado del frío y de la lluvia.

También se ha referido a los 3 nidos que se han eliminado bajo tierra, los más peligrosos, ya que se pueden pisar sin darte cuenta o bien segar encima de ellos y revolver la colmena.

De hecho, ha apuntado que uno de ellos estaba enterrado bajo un montón de leña cortada, las cuales picaron a su propietario.

El responsable municipal ha enumerado otras actuaciones como los dos retirados de bardales, los cuales son más difíciles de acceder; uno en una caseta de madera para pájaros y otro en una farola de alumbrado público.

Asimismo, ha incidido en que varios de los retirados en los aleros de las viviendas, al principio han sido confundidos con nidos de pájaros.

RETIRADOS EN EL DÍA

Rodríguez ha subrayado que las actuaciones se realizan el mismo día que se recibe el aviso, bien en la centralita del Ayuntamiento o a través de la Policía Local.

En la misma línea, ha señalado que se eliminan preferentemente por la tarde-noche, cuando se encuentran todas las avispas recogidas ya en el nido, consiguiéndose así una mayor eficacia en su eliminación.

"El Ayuntamiento de Piélagos es pionero en la lucha contra la avispa asiática, ya que luchamos contra ésta plaga con recursos propios", ha recalcado.

El edil ha destacado que el Consistorio fue pionero en la colocación de trampas para la captura de avispas reinas, donde se capturaron 750 en 72 trampas colocadas a lo largo y ancho del municipio, entre los meses de marzo y mayo.

Rodríguez ha asegurado que la avispa asiática se ha convertido en apenas dos años, en un problema de primer orden por su propagación tan rápida y peligrosa, pero también por los daños que produce en las colmenas de abejas y en los árboles frutales.