domingo 28/11/21

La consejera de Educación del Gobierno de Cantabria, Marina Lombó, ha advertido a los equipos directivos de los cinco centros públicos de Santoña que es "su obligación" abrir los colegios el próximo lunes 7 de septiembre, "y mantenerlos abiertos para garantizar el derecho a la educación del alumnado, mientras las autoridades sanitarias no decreten otra cosa".

Así lo señala Lombó en una carta en la que responde al escrito que los directores de los cinco centros han remitido este viernes a la Consejería de Educación y en el que, "de forma unilateral", anuncian su intención de "no iniciar las actividades lectivas presenciales, trasladando el inicio de las mismas al día en que se levanten las restricciones" tras el cordón sanitario impuesto en la villa para frenar los contagios de coronavirus.

En la misiva, la consejera asegura que entiende "la lógica preocupación" de los equipos directivos de los centros educativos de Santoña ante el establecimiento de este cordón sanitario y "la inquietud y el desafío que ha supuesto y está suponiendo para todos vosotros el arranque del curso escolar en una situación excepcional para toda la sociedad".

Sin embargo, puntualiza que la decisión que han adoptado, "decretar, en la práctica, el cierre para el alumnado de un centro educativo, en base a argumentos sanitarios, no es una competencia, no ya de los equipos directivos, ni siquiera de la Consejería de Educación", sino a la autoridad sanitaria, que en Cantabria corresponde a la Consejería de Sanidad. "No es hoy ni será en ningún momento de esta crisis sanitaria potestad de la Consejería de Educación decidir cierres, generalizados o parciales, de centros educativos", puntualiza, para añadir a continuación que la Consejería de Educación es, lógicamente, la competente en materia educativa, y a ella corresponde, "en este difícil contexto", la organización de los centros educativos de acuerdo a las normas y directrices que fije la autoridad sanitaria para cada momento y situación concreta.

Añade que si Salud Pública, que tiene, "no solo la competencia, sino la experiencia y los datos", no ha decretado el cierre de los centros, ni los equipos directivos ni la Consejería de Educación "tenemos ningún argumento para negarle al alumnado de un municipio concreto el derecho a la Educación que les otorga la ley". "Tal y como os he comentado por teléfono, espero sinceramente que recapacitéis. Tenéis, como hasta ahora, todo el apoyo de la Consejería y el reconocimiento por el trabajo que realizáis siempre, y, muy especialmente, el esfuerzo ingente durante el último trimestre del curso pasado y el inicio de este", subraya Lombó.

Añade que será "un año difícil, pero necesitamos -lo necesita toda la comunidad educativa y toda la sociedad cántabra-, que quienes tenemos responsabilidades en él ámbito educativo, las ejerzamos con prudencia, rigor y tranquilidad, como habéis hecho siempre, dejando las decisiones de carácter sanitario a quienes les competen y tienen la capacidad para adoptar en cada momento la medida más conveniente y adecuada para toda la sociedad cántabra". "No podemos descartar -advierte- que la situación que hoy vive Santoña la viva otro municipio cántabro en algún momento de esta crisis sanitaria, del mismo modo que, somos conscientes, serán necesarios cierres de aulas o centros completos en algún momento".

Por último, subraya que "en nada ayuda a la sociedad ni a la estrategia planificada por Salud Pública las decisiones unilaterales ni los mensajes de alerta desde ámbitos no sanitarios, que provocan incertidumbre y preocupación al personal de los centros, al alumnado y sus familias en unos momentos que, ya de por sí, son difíciles para todos".

Comentarios