sábado 25/9/21
NATURALEZA

EA seguirá con el caso del osezno porque tiene testimonios que aseguran que fue herido en la cacería del 8 de noviembre

osezno
osezno

Ecologistas en Acción (EA) Cantabria ha adelantado este martes que va a continuar estudiando el caso del osezno herido –que el Gobierno de Cantabria se ha comprometido este martes a devolver a su hábitat “en el plazo más breve posible”–, pese al archivo de las diligencias por parte de la Fiscalía, pues insiste en que los testimonios que ha obtenido aseguran que el animal fue herido en la cacería celebrada el pasado 8 de noviembre en Cabezón de Liébana. Desde EA manifiestan que “no están satisfechos” y se quejan de que han pedido copia de todo el expediente a la Consejería de Medio Rural, “sin que hasta la fecha se lo hayan proporcionado, y ni siquiera contestado”.

La asociación ecologista denunció en enero ante la Fiscalía que un oso de escasos meses había sido herido en una acción de caza en la falda sur de la sierra de Peñasagra en noviembre de 2017 y que estos hechos pudieran constituir un delito contra la fauna. La Fiscalía unió esta denuncia a la de la Fundación Oso Pardo (FOP), que el pasado 21 de diciembre alertó de la sospecha de que el oso, que fue visto por primera vez cojeando de la pata delantera izquierda el 20 de noviembre, pudo ser herido en la cacería celebrada el pasado 8 de noviembre en Cabezón de Liébana, porque “tras varios disparos se oyó rugir a un oso”.

En un auto fechado el 22 de febrero y adelantado este lunes por eldiariocantabria, la fiscal superior, Pilar Jiménez, acuerda el archivo de las actuaciones al no quedar acreditada la perpetración de infracción penal, haciendo constar que los denunciantes pueden reiterar su denuncia ante el juzgado de instrucción que corresponda.

No obstante, la Fiscalía ha tomado declaración en calidad de testigo a un invitado a esa cacería, que ha afirmado que vio dos osos: por la mañana vio uno de unos tres años que a unos 20 metros se alzó ante él sobre sus patas traseras, y el testigo comunicó su presencia al guarda y a los componentes de la cacería, y por la tarde vio otro bastante más pequeño, herido y solo. No obstante, la Fiscalía reconoce que “en principio se afirmaba haber visto salir dos osos, uno pequeño herido, que marchaban en direcciones opuestas”.

Comentarios