domingo. 16.06.2024

El Consejo de Ministros ha autorizado este martes que el Ministerio de Transportes, Movilidad y Agenda Urbana (Mitma) licite tres contratos de servicios para el mantenimiento preventivo y la mejora de los firmes de las carreteras convencionales de la Red de Carreteras del Estado (RCE) en todo el país, uno de los cuales incluye a Cantabria, que recibirá 10,4 millones de euros.

En concreto, esta cuantía se invertirá en la comunidad en la A-67, A-8, N-611, N-611A, N-621, N-621A, N-623, N-629, N-629A, N634, N-635, N-636, S-10, S-20, S-21 y S-30.

Uno de los contratos engloba las demarcaciones de carreteras de Andalucía, Castilla-La Mancha y Extremadura; otro las de Aragón, Cataluña, Murcia, La Rioja y Comunidad Valenciana; y el tercero las de Asturias, Cantabria, Castilla y León, Galicia y Madrid. Este último tiene un valor estimado de 154,3 millones de euros (IVA no incluido), destinados para 563,9 kilómetros de calzada. En total, los tres contratos tienen un valor estimado de 414,7 millones de euros y están divididos en 25 lotes. El plazo inicial de los trabajos es de tres años y una prórroga adicional de otros dos, y el objetivo es mejorar las características superficiales y estructurales de los firmes de las carreteras convencionales. No obstante, también se podrán incluir actuaciones en autovías o autopistas, siempre y cuando se justifique adecuadamente.

Según ha informado el Mitma en nota de prensa, con el objetivo de una "puesta a cero" de la red de carreteras convencionales ha introducido una nueva fórmula de contratación "más eficiente" que va a permitir alcanzar un nivel de conservación que garantice una conducción segura y sostenible. Este modelo, ya implementado en otras administraciones, supone una nueva concepción de este tipo de actuaciones que pasan a entenderse como un servicio y no como una obra tradicional.

Así, se potenciarán buenas prácticas medioambientales a implantar por parte de los adjudicatarios, como el cálculo de la huella de carbono, la recogida selectiva de los residuos, el uso de pinturas libres de plomo y el control del consumo energético, agua y combustibles; contribuyendo a mejorar la sostenibilidad de la RCE, reduciendo las emisiones de gases de efecto invernadero y protegiendo el medio ambiente.

Las principales ventajas de este tipo de contratos, según el Ministerio, son una mayor eficiencia en las actuaciones en los firmes de la RCE, agilizando los trámites administrativos; mayor flexibilidad, lo que permitirá la adaptación de las actuaciones a las necesidades de cada momento y situación, posibilitando la inmediatez de los trabajos; y el aprovechamiento por parte de las empresas de las ventajas de las economías de escala, con el consiguiente ahorro de costes.

Este modelo de contratación exige un conocimiento "exhaustivo" del estado de las carreteras y de sus necesidades de mejora, lo que se consigue con sistemas adecuados de gestión de activos ya implementados en la RCE. Así, mediante un uso adecuado de los mismos será posible "monitorizar" las carreteras y priorizar las actuaciones de acuerdo a las necesidades de cada momento. Con ello se potencia el mantenimiento "preventivo" frente al tradicional mantenimiento "correctivo".

LOS TRABAJOS

En el marco de los tres contratos autorizados se ejecutarán trabajos de fresado y reposición, microaglomerado, refuerzos, reparación de blandones y baches, reciclado y sellado, así como el repintado de marcas viales y la impermeabilización de estructuras, en caso de ser necesario.

Se ha previsto la mejora de un total de 1.515,6 kilómetros de calzada. No obstante, la programación concreta de las actuaciones será presentada cada año por el contratista de cada lote y será aprobada por el director del contrato.
 

El Gobierno mejorará el firme de 16 carreteras de Cantabria con una inversión de 10,4...
Comentarios