domingo. 14.04.2024

La Guardia Civil, en colaboración con Europol, la Policía Judiciaria portuguesa y la Policía Federal brasileña, ha detenido a 24 personas dentro de la denominada operación 'Terminus', con la que ha logrado desarticular una organización criminal internacional que remitía periódicamente grandes cantidades de cocaína desde Brasil a Europa, a través de España y Portugal.

Según ha informado la Guardia Civil, esta organización se estructuraba en una compleja red dividida en células independientes lideradas por un "delegado" con funciones específicas y roles criminales perfectamente definidos, que ocultaban la droga procedente del país sudamericano en Málaga y posteriormente la trasladaban en vehículos con sofisticados "caleteados" o "dobles fondos" hasta el País Vasco y Cantabria, desde donde la distribuían finalmente a países europeos.

En la operación se han aprehendido un total de 803 kilos de cocaína, 1,7 kilos de metanfetamina, 60 kilos de hachís, 116.680 euros en metálico, varios monederos físicos de criptomonedas, cinco armas de fuego semiautomáticas, 233 cartuchos de varios calibres, dos armas blancas, una pistola táser, documentación falsificada, un dron de última generación, balanzas de precisión, envasadoras al vacío, inhibidores de frecuencia, geolocalizadores GPS, teléfonos satelitários, placas de matrículas de países europeos y relojes de lujo, entre otros objetos.

La operación se inició en junio de 2022, cuando la Guardia Civil tuvo conocimiento de que en Málaga se encontraba un individuo de nacionalidad brasileña que supuestamente había sido el autor intelectual del asesinato en 2019 de un abogado, ejecutado por sicarios en localidad de Sao Paulo (Brasil). Esta persona, que se encontraba huido de Brasil, ejercía como intermediario de una red de "correos" ubicada en la provincia andaluza que distribuía la cocaína que llegaba a España.

A su vez, los guardias civiles también detectaron en Málaga la presencia de dos miembros relevantes de esta organización que trabajaban como oficiales de la Policía Militar y del Ejército de Brasil, que se habían reunido con otras personas de la organización para, supuestamente, organizar un nuevo envío de cocaína a través de Portugal.

Debido a la operativa internacional de este grupo criminal se inició una cooperación policial más estrecha en la que participaban, junto a la Guardia Civil, la Europol y la policía portuguesa y brasileña. Gracias a ello, a finales de junio la Policía Judiciaria lusa aprehendió en el Puerto de Sine (Portugal) un contenedor de fruta de açai congelada (una fruta del amazonia) que ocultaba 320 kilos de cocaína y detuvo a tres personas de origen brasileño.

Como resultado, el 5 octubre más 250 agentes pertenecientes a todos los cuerpos policiales intervinientes en esta investigación llevaron a cabo la primera fase de explotación de esta operación. Se realizaron 22 registros domiciliarios en la localidad de Belém (Brasil) y se detuvo a otras siete personas, entre los que se encontraba uno de los oficiales de la Policía Militar brasileña identificados en la provincia de Málaga.

Mientras tanto, el otro oficial del ejército brasileño permanecía oculto en la provincia malagueña, aunque la Guardia Civil continuaba monitorizando sus movimientos y reuniones con otros investigados, averiguando que planeaban adquirir una embarcación con la que realizar un nuevo envío droga. Esta información permitió en el mes de septiembre que la Policía Federal de Brasil interviniera en la localidad de Belém (Brasil) una partida de 483 kilos de cocaína que pretendían enviar a España.

Esta última intervención policial en suelo brasileño hizo que el militar que se encontraba oculto en Málaga intentara regresar a su país, pero fue detenido a su llegada al aeropuerto de Río de Janeiro.

Paralelamente continuaba la investigación a la infraestructura integrada por miembros de la red criminal que actuaban como "correos" en Málaga. Estos individuos realizaron un "vuelco" --robo de droga a otra organización criminal-- de 450 kilos de hachís haciendo uso de armas de fuego a finales de septiembre de 2022. La droga robada se ocultó en una vivienda que hacía de "guardería" y, en una de las transacciones que la organización intentaba llevar a cabo con esta droga, la Guardia Civil detuvo a dos personas que transportaban en un vehículo 60 kilos de hachís.

En mayo de 2023 se procedió a la segunda y última fase de explotación de esta operación, donde más de 300 agentes llevaron a cabo 24 registros simultáneos en las provincias de Málaga, Córdoba, Madrid, Vizcaya y Cantabria y en Lisboa (Portugal), procediéndose a la detención de otras 17 personas.

Así, la operación 'Terminus' se ha saldado con 24 detenidos y también se ha desarticulado la estructura financiera de la organización criminal, que estaba liderada por una persona experta en la constitución de empresas instrumentalizadas con actividad ficticia a través de testaferros, obteniendo de este modo líneas de crédito millonarias con entidades bancarias con las que sufragaban sus operaciones de narcotráfico. Además, en España se han embargado 7 inmuebles y 12 vehículos de alta gama por valor de 2,5 millones de euros, así como 48 productos bancarios.

La operación ha sido desarrollada conjuntamente por agentes pertenecientes a la Unidad Orgánica de Policía Judicial de la Comandancia de la Guardia Civil de Málaga, de Europol, de la Policía Judiciaria de Lisboa (Portugal) y de la Policía Federal del Estado de Pará (Brasil), que han sido apoyados por otros del Centro Regional de Análisis e Inteligencia contra el Narcotráfico (CRAIN), del Grupo de Apoyo Operativo de la Guardia Civil (GAO), y de las Unidades de Policía Judicial de las Zonas de la Guardia Civil de País Vasco, Cantabria, Andalucía y Madrid, además del Grupo de Acción Rápida (GAR).

Detenidos 24 miembros de una organización que enviaba cocaína de Brasil a Europa...
Comentarios