viernes 27/5/22

La Policía Local de Santander detuvo anoche a un joven ebrio que desobedeció a los agentes al negarse a abandonar un establecimiento que iba a cerrar y marcharse a continuación en bicicleta presentando síntomas de embriaguez, aunque terminó chocando contra una farola.

Los empleados del establecimiento hostelero, ubicado en la calle Calderón de la Barca, requirieron a la Policía en torno a las 00:20 horas ante la negativa del cliente a abandonar el local, impidiendo que cerrara.

El joven, de 29 años, se encontraba gritando dentro del bar cuando llegaron los agentes, a los que también hizo caso omiso en reiteradas ocasiones. Tras insistir, finalmente salió del establecimiento. Ya fuera los policías le pidieron su documentación y también se negó a ser identificado, pero posteriormente les enseñó el DNI.

El joven, de 29 años, se encontraba gritando dentro del bar cuando llegaron los agentes

Tras informarle que iba a ser denunciado se marchó en una bicicleta que tenía estacionada en el exterior del local, pese se le indicó que no podía cogerla porque presentaba síntomas de estar bajo los efectos del acohol. Haciendo caso omiso de nuevo, se montó y abandonó el lugar en dirección a los Jardines de Pereda, a la vez que profería insultos y amenazas sobre los agentes, y una pareja que caminaba por el parque tuvo que esquivarle para que no les atropellara.

Finalmente, tras perder la estabilidad y golpearse contra una farola se procedió a su detención, instruyéndose las preceptivas diligencias judiciales por un supuesto delito de desobediencia grave y amenazas.

Además, posteriormente se le expidió el correspondiente expediente administrativo por negarse a realizar correctamente la prueba de alcoholemia. La bicicleta fue retirada por una grúa urbana al Depósito Municipal de Ojaiz, según ha informado la Policía Local.

Comentarios