domingo 5/12/21
ECONOMÍA

Detectadas “ciertas debilidades de control” en la recaudación de impuestos en Santander

El Tribunal de Cuentas considera que el Ayuntamiento no garantiza el adecuado control del cumplimiento de los plazos en el pago de impuestos y multas.

Interior del Ayuntamiento de Santander
El Ayuntamiento de Santander ha podido incurrir en debilidades de control en la gestión recaudatoria

El Tribunal de Cuentas detecta "ciertas debilidades de control" del Servicio de Recaudación del Ayuntamiento de Santander en el control del periodo voluntario de pago de las deudas de ingreso directo y en el cumplimiento de los plazos en el pago de las multas de tráfico pero, en general, hace una lectura "favorable".

Así se indica en las conclusiones de un informe que ha llevado a cabo sobre la gestión de impuestos del Ayuntamiento de Santander, que ha sido aprobado por el Pleno del Tribunal de Cuentas.

En este informe sobre Santander, y del que también han sido objeto otros ayuntamientos de más de 100.000 habitantes de comunidades autónomas sin órgano de control externo propio, la fiscalización y análisis de las cuentas se refiere al ejercicio 2012, si bien el examen de los sistemas y procedimientos se ha abordado a partir de la situación de los mismos en el momento de desarrollo de los trabajos de fiscalización, en 2015.

El informe advierte de deudas cobradas con fecha posterior a la finalización del periodo voluntario sin que se haya aplicado el recargo ejecutivo

Y respecto a los procedimientos en el Ayuntamiento de Santander, el informe explica que los aplicados en el caso de las multas de tráfico "no garantizaban el adecuado control del cumplimiento de los plazos" en el pago.

Además, el informe advierte de la existencia de deudas cobradas con fecha posterior a la finalización del periodo voluntario sin que se haya aplicado el recargo ejecutivo del 5% e identifica la posibilidad de realizar abonos por transferencia bancaria "como un riesgo de control que debería limitarse".

Opinión general “favorable”

A pesar de ello, en el informe, se expresa una opinión "favorable" sobre la información contable de la cuenta anual de 2012 en relación con los presupuestos de ingresos corrientes y cerrados, si bien señala las citadas "salvedades" sobre la aplicación de los principios contables de registro y de devengo en la contabilización de las liquidaciones de ingreso directo, a la contabilización de las anulaciones de derechos por fraccionamientos y aplazamientos, y a la exigibilidad de liquidaciones de tasas de suministro de aguas, de alcantarillado y de recogida de basuras sobre las que no se realizan gestiones de cobro en vía de apremio.

Se indica que, en general, los procedimientos del Ayuntamiento en materia de gestión de impuestos "garantizan" el "impulso" de la recaudación por el procedimiento de apremio de las deudas no abonadas en periodo voluntario; el control de los plazos que determinan los vencimientos de los distintos recargos e intereses de demora del periodo ejecutivo previstos, así como, en su caso, el embargo de los bienes y derechos del obligado al pago.

Consejos al Ayuntamiento

A la vista de las conclusiones, el Tribunal de Cuentas realiza varias recomendaciones para contribuir a la mejora de los procedimientos de gestión y control interno de la gestión recaudatoria del Ayuntamiento asó como del registro contable de la gestión de los derechos.

Entre ellas, se recomienda al Ayuntamiento de Santander la separación del ejercicio de las funciones de contabilidad y fiscalización, ambas llevadas a cabo en la actualidad, según explica, por la Intervención municipal.

El modelo de gestión recaudatoria del Ayuntamiento se caracteriza por una gestión directa de los ingresos de derecho público municipales

Por otra parte, se aboga por la creación dentro de la estructura del órgano de gestión tributaria del Ayuntamiento de un puesto reservado a funcionarios con habilitación nacional para hacer "efectiva" la adscripción de la función de recaudación y de su titular al citado órgano, como prevé, según se recuerda en el informe, la normativa de Régimen Local.

También se insta a la formalización por escrito de los procedimientos de recaudación aplicados; al establecimiento de determinados procedimientos, en especial con ocasión de la implantación de la nueva aplicación informática de gestión integral de los ingresos y de su recaudación; y a reforzar la colaboración con la Administración del Estado para garantizar la recaudación fuera del ámbito de la comunidad autónoma.

Igualmente se recomienda elaborar una única cuenta de recaudación que integre toda la información y depurar los saldos contables de derechos que estén pendientes de cobro referidos a liquidaciones de las tasas de suministro de aguas, de alcantarillado y de recogida de basuras, sobre las que no se realizan gestiones de cobro.

Por último, se sugiere revisar los acuerdos en vigor con la entidad que presta los servicios públicos que se acaban de referir y disponer un régimen de retribución de los mismos que no implique la cesión de los ingresos por las tasas derivadas de la prestación de dichos servicios, lo que no se ajusta a la normativa.

Modelo de gestión de impuestos

En el informe, se explica que el modelo de gestión recaudatoria del Ayuntamiento se caracteriza por una gestión directa de los ingresos de derecho público municipales, con la excepción de las tasas por prestación de los servicios de suministro de aguas y de alcantarillado, que son recaudadas por la empresa gestora de estos servicios públicos.

Se señala que el Ayuntamiento tiene contratada una asistencia técnica general de apoyo al Servicio de Recaudación en todos aquellos procedimientos que no implican el ejercicio de facultades administrativas y de autoridad.

En sus conclusiones, el Informe señala que la cuenta de recaudación constituye el principal instrumento de control de la gestión del Servicio de Recaudación del Ayuntamiento, así como de la retribución que corresponde abonar a la empresa de servicios, aun --dice-- "cuando no facilita el resultado íntegro de la gestión recaudatoria de los ingresos del Ayuntamiento, para lo que se hace necesario acudir a diferentes fuentes de información".

Afirma que los procedimientos de gestión recaudatoria aplicados por la entidad, si bien no se encuentran normalizados en manuales e instrucciones escritas, "han garantizado, con carácter general, un alto nivel de notificación de las liquidaciones practicadas sin incurrir en prescripción".

Además, se indica que las aplicaciones informáticas de los servicios gestores de ingresos y de la recaudación no se encuentran integradas, lo que, según Cuentas, "dificulta el intercambio de información entre ellas y genera algunos errores e imprecisiones en la información registrada"

Sí reconoce que el Ayuntamiento, para corregir estas incidencias, formalizó en abril de 2015 un contrato administrativo de servicios para la implementación de una aplicación informática de gestión integral de los ingresos y de su recaudación, con entrada en funcionamiento en febrero de 2016.

Objetivos del informe

Esta fiscalización tiene como objetivos específicos la evaluación de los sistemas y procedimientos de gestión y control interno; la revisión de la adecuación a la legalidad de la gestión recaudatoria, y la comprobación de que la información suministrada por las cuentas del Ayuntamiento de Santander refleja fielmente su gestión recaudatoria.

Los trabajos para este informe se centraron en la recaudación de los tributos propios del Ayuntamiento (impuestos, tasas y contribuciones especiales), así como de los precios públicos y los ingresos derivados de la imposición de multas y sanciones.

Comentarios