martes. 27.02.2024

La Guardia Civil ha detectado por primera vez en Cantabria las primeras estafas conocidas como 'secuestro de WhatsApp', en las que las víctimas reciben mensajes de uno de sus contactos solicitando dinero con urgencia con diferentes excusas. Por estos hechos hay un detenido y un investigado, que habrían conseguido 1.000 euros de las víctimas.

Según ha informado el instituto armado, las víctimas recibieron en su WhatsApp desde un número de teléfono conocido la solicitud de transferencia de dinero, con la excusa que no le funcionaba en ese momento la aplicación y lo necesitaban de manera urgente.

Previamente, se habían hecho con el control del WhatsApp del número que solicita la transferencia, enviándole un mensaje por la misma aplicación y comunicándole que, por error, le han remitido un código de seis dígitos, haciéndose pasar por un conocido. El mensaje en estos casos suele ser 'Te he enviado un código por error, ¿me lo puedes reenviar?'.

Dicho código se utiliza para instalar la aplicación en otro teléfono perdiendo de esta forma el acceso a su cuenta de WhatsApp, ya que el ciberdelincuente la habrá asociado en su móvil.

La investigación permitió saber quiénes fueron los receptores del dinero, procediendo a la detención de uno, y a investigar a otro, ambos en Madrid, como presuntos responsables de delitos de estafa.

ESTAFA EN UN HOTEL DE LAREDO

Por otro lado, en otra investigación por estafas a través de Internet, la Guardia Civil ha detenido a dos personas residentes en Madrid como presuntos autores de un fraude realizado mediante el método denominado BEC (Businness Email Compromise), consistente en la suplantación del correo electrónico.

La operación se inició el pasado mes de octubre tras conocerse una estafa por más de 22.000 euros a un establecimiento hotelero de Laredo, el cual había recibido vía correo electrónico una factura que estaba esperando, procediendo a su pago.

En días posteriores, la empresa que había realizado los trabajos, comunicó al establecimiento el no abono de la factura, momento en que se percataron que el número de cuenta bancaria había sido modificado.

Tras comprobar los agentes que la estafa se había realizado mediante el método BEC, se pudo averiguar que la extracción del dinero había sido realizada por dos personas residentes en la provincia de Madrid, procediendo a su detención.

12 DETENIDOS EN TOTAL

A estas dos operaciones se suma otra más llevada a cabo en noviembre por el equipo de especialistas de la Guardia Civil de Cantabria, y que suman un total de 12 detenidos en Madrid y de 36.000 euros estafados en su conjunto a víctimas residentes en Cantabria.

Otros siete detenidos lo fueron por hacerse pasar por una entidad bancaria mediante mensajería instantánea, llamadas o correos electrónicos para conseguir los datos bancarios de las víctimas y realizar diferentes movimientos de dinero, mediante trasferencias o envíos por sistemas de pago instantáneo a otras cuentas bancarias.

Los receptores del dinero, residentes en la provincia de Madrid, una vez lo tenían en su cuenta, lo extraían a través de cajeros automáticos. El total de lo estafado en estos casos asciende a más de 11.000 euros.

Por último, en otra investigación se ha detenido a un hombre por presunta estafa de 1.800 euros en total como señal de compra de un vehículo que había anunciado en una página web de venta de coches de segunda mano.

Una vez que recibió dos trasferencias bancarias por dicha cantidad en una cuenta de la que era titular, procedió a extraer el dinero en cajeros automáticos y se interrumpieron las comunicaciones con el comprador.

A raíz de estos hechos, y de cara a las próximas compras navideñas, la Guardia Civil aconseja a los ciudadanos el uso de webs con sistemas de pagos seguros, y desconfiar de portales cuyos dominios no coincidan con los de la marca, o estén alterados; así como huir de las gangas, o comparar el mismo producto en diferentes portales. 

Primeros detenidos en Cantabria por la última estafa: el 'secuestro de WhatsApp'
Comentarios