domingo. 07.08.2022
POLÍTICA

El CCA dirigirá Podemos Cantabria hasta que Echenique convoque primarias si no nombra antes una Gestora

Revuelta llegó a la Secretaría General de Podemos Cantabria en mayo de 2016 y lo hizo para poner paz en una guerra que se va sin haber logrado sofocar del todo.

El ya ex secretario general aseguró que no se presentaría a las próximas autonómicas y que lideraría la formación “sólo hasta 2019”, precipitando así la lucha por la sucesión.

Julio Revuelta, flanqueado por Jon López y Mabel Ojeda, durante la apertura de la asamblea ciudadana Arronti
Jon López, Julio Revuelta y Mabel Ojeda, el pasado 3 de junio en la asamblea del proceso participativo 'Arronti Cantabria'

El Consejo Ciudadano Autonómico (CCA) de Podemos Cantabria dirigirá la formación morada hasta que el secretario de Organización de Podemos, Pablo Echenique, convoque elecciones primarias a la Secretaría General y al propio CCA de Podemos Cantabria si no nombra antes una Gestora para sustituir precisamente al Consejo Ciudadano Autonómico de la formación morada, compuesto actualmente por 23 personas, tras la dimisión de 11 de los 34 cargos que lo integran.

Echenique “se pondrá en contacto” con el CCA para convocar primarias “antes de 2019”

La consejera responsable de área Mercedes González (Participación) ha ejercido este martes de portavoz del CCA para anunciar en rueda de prensa que éste “seguirá marcando la línea política” de la formación mientras mantenga el ‘quorum’ necesario –la mitad más uno de los 34 puestos que lo forman , es decir 18– para poder hacerlo, aunque ha reconocido que la situación ya está “puesta en conocimiento de las estructuras estatales” y que es Echenique quien “se pondrá en contacto” con el Consejo Ciudadano Autonómico para convocar primarias “antes de 2019” pero “no en los próximos meses y por supuesto no durante este verano”. En cualquier caso, fijar la fecha de celebración de las primarias es algo que corresponde ya a la Secretaría de Organización de la estructura estatal.

El pasado fin de semana dimitían los consejeros responsables de área Ruth Ruiz (Relaciones con la Sociedad Civil) y Daniel Ahumada (Justicia) y los consejeros rasos Kica Fernández, Victoriano Fernández y Mabel Ojeda, este martes dejaba su cargo el secretario general, Julio Revuelta, y este miércoles dimitían el consejero responsable de área José Manuel González-Irusta (Medio Ambiente) y los consejeros rasos Alberto Bolado y Marta Romero. Nueve dimisiones en menos de una semana, que se suman a las de Roberto Macho y Helena Noreña –que habían dejado anteriormente sus cargos por cuestiones personales–, por lo que quedan 23 de los 34 consejeros que tomaron posesión en mayo de 2016.

Mercedes González ha asegurado que las dimisiones de Ruth Ruiz, Daniel Ahumada, Kica Fernández, Victoriano Fernández y Mabel Ojeda “nada tienen que ver con la dimisión” de Julio Revuelta, mientras que ha reconocido que las de José Manuel González-Irusta, Alberto Bolado y Marta Romero sí “se producen al dimitir” el secretario general.

En una entrevista con ‘eldiariocantabria’ publicada el pasado 23 de enero, Revuelta aseguraba que no se presentaría a las autonómicas de 2019 y reiteraba su “compromiso” de ser secretario general de Podemos Cantabria “sólo hasta 2019” –precipitando así la lucha por la sucesión–, aunque finalmente ha dejado el cargo dos años antes, alegando que su equipo y él han hecho “el trabajo de tres años en uno solo”.

En su comunicado de despedida, el ya ex secretario general de Podemos Cantabria añadía que, una vez culminado el proceso participativo ‘Arronti Cantabria’ que conformará el proyecto político y electoral del partido de cara a las autonómicas de 2019 –y cuyos resultados se conocerán próximamente–, “lo más lógico es evitar una diarquía y dar paso a una fase en la que el Consejo Ciudadano Autonómico prepare el camino para el equipo de personas que afrontará dicho reto electoral”.

Mercedes González reconoce que existen “tensiones” entre los parlamentarios autonómicos

Revuelta llegó a la Secretaría General de Podemos Cantabria en mayo de 2016 y lo hizo para poner paz en la guerra abierta en la formación morada, una guerra –enmarcada en el conflicto que pablistas y errejonistas libraban a nivel estatal, aunque también con sus propias particularidades– que se va sin haber logrado sofocar del todo. Mercedes González reconocía este martes que existen “tensiones” entre los parlamentarios autonómicos de Podemos Cantabria –uno de ellos, Alberto Bolado, es uno de los consejeros dimisionarios, aunque mantiene su escaño–, pero aseguraba también que la relación entre ellos es “cordial” y que su compromiso con el proyecto colectivo de la formación morada “no está en duda”.

Comentarios