sábado. 25.05.2024

La nacional N-634 en Cantabria, entre los puntos kilométricos 232,8 y 243,1, en la zona de Cabezón de la Sal, es la carretera con un mayor riesgo para sufrir un accidente grave, según concluye el informe EuroRAP 2022, que cuenta con la participación del Real Automóvil Club de España (RACE).

En concreto, durante el pasado año 2022, en este tramo de 10,3 kilómetros se han producido siete accidentes con heridos graves, si bien no ha habido ninguna víctima mortal. Este punto encabeza el índice de riesgo 2019-2021 de la RACE con 127,7 puntos, frente a los 112 puntos del situado en segunda posición, el tramo de la N-640 entre los kilómetros 296,4 y 312,9, en Andalucía. Junto con estos dos, hay otros seis tramos 'Negros', considerados de riesgo alto para la seguridad de sus usuarios y que suman un
total de 93 kilómetros.

Pese a tener la carretera con más riesgo de sufrir un accidente grave, Cantabria no cuenta con ningún otro tramo considerado de riesgo en 2022 por la RACE. Por otra parte, la Rioja, Cataluña y Asturias son las comunidades autónomas con mayor porcentaje de carreteras con riesgo elevado, mientras que Cantabria ocupa la sexta posición.

Del total de 25.100 kilómetros analizados y su relación con los datos de accidentalidad que se han producido entre 2019 y 2021, el informe del RACE pone de relieve un riesgo elevado de peligrosidad (medio-alto y alto) en 1.836 kilómetros, lo que supone un 8,2% sobre el total. En esta nueva investigación, se han detectado un total de 48 tramos de Riesgo Elevado en las carreteras españolas, de los cuales ocho son tramos 'Negros', considerados de Riesgo Alto para la seguridad de sus usuarios, y otros 40 tramos considerados 'Rojos', de Riesgo Medio-Alto.

En concreto, la N-634, en Cantabria, entre los puntos kilométricos 232,8 y 243,1, es la carretera con un mayor riesgo para sufrir un accidente grave. El resto de tramos negros de alta peligrosidad se encuentran en la N-340 (Andalucía), N-230 (Cataluña), N-345 (Murcia), N-234 (Aragón), N-323 (Andalucía), N-331 (Andalucía) y la N-122 (Castilla y León).

Por comunidades autónomas, el estudio sitúa a La Rioja como la región que presenta una mayor proporción de carreteras consideradas de riesgo elevado, con el 17,2% de vías, seguida de Cataluña con el 12,6%, y el Principado de Asturias con el 11,6%. En Cantabria son el 6,9%. Asimismo, el RACE ha destacado que dos tramos "preocupan especialmente": el de la N-340 en Granada (entre los kilómetros 296,4 y 312,9) el de la N-345 en la provincia de Murcia (entre los kilómetros 0 y 7,2), ya que llevan repitiéndose entre los más peligrosos de España desde el informe de 2018.

Sobre esta cuestión ha preguntado el RACE al Ministerio de Transportes, Movilidad y Agenda Urbana (MITMA), que ha expresado que "ya ha actuado proactivamente en los nueve tramos negros, donde ya ha ejecutado actuaciones de mejora y tiene previsto realizar otras adicionales y complementarias durante este año 2023". "Actuaciones ejecutadas tales como reparación y aumento de las características superficiales del firme, reposición y refuerzo de la señalización y el balizamiento, repintado de marcas viales, etc.", ha manifestado.

Las vías más peligrosas se caracterizan por ser una carretera convencional, poseer una calzada única, tener intersecciones al mismo nivel y una intensidad media diaria (IMD) por debajo de los 10.000 vehículos al día. Por el contrario, las carreteras más seguras son aquellas por las que transitan más vehículos. "En ellas se producen menos accidentes por cada coche que circula, no se invade el sentido contrario, no hay intersecciones al mismo nivel y, al disponer de unos mayores niveles de seguridad pasiva, los accidentes tienen menores consecuencias", ha explicado el RACE.

El análisis ha tenido en cuenta un total de 3.067 accidentes ocurridos en la Red de Carreteras del Estado en el periodo 2019-2021, de los cuales 967 son accidentes mortales con un saldo de 1.060 fallecidos y 2.100 accidentes graves con un saldo de 2.684 heridos graves, sucedidos en los tres años de estudio. "La evolución de los accidentes mortales y graves ocurridos en la Red de Carreteras del Estado es muy positiva, con una reducción de más del 73% respecto al año 2009, casi las tres cuartas partes de los accidentes se han evitado. Con la única excepción de 2019, todos los años han experimentado un descenso respecto a su precedente, siendo en esta ocasión de un 9,3% menos respecto a los datos de 2021", ha concluido.

La carretera con mayor riesgo para sufrir un accidente grave está en Cantabria: esta es...
Comentarios