martes 26/10/21
LIBRO DIGITAL

Capítulo 5. Camino de Arnuero

Cuadros realizados por los amigos de Arnuero, del “Museo de Horrores”,
 con Paco Laín como maestro mayor
Cuadros realizados por los amigos de Arnuero, del “Museo de Horrores”, con Paco Laín como maestro mayor

Siguiendo el camino por la larga recta, pasada la urbanización Pueblo del Mar I, se dejaba atrás el pueblo, enfrente quedan  la gasolinera y el vivero de plantas, donde cuántas veces allí hemos comprado lo necesario para esas huertas, que muchos de los que van en la marcha  ponen, sobre todo en la primavera, los árboles frutales ... 

Llegando a la rotonda de Castillo entre tierras de Arnuero y Noja al echar la mirada hacia Argoños se puede ver una larga hilera de personas que ocupan el arcén de la carretera. Impresiona ver tanta buena gente, la mayoría entrados en la tercera juventud, como nos dicen los publicistas a los que superamos los 60 años, ellos siguen dando sus pasos en este largo camino

Cada uno con su historia a cuestas, las abuelas con sus nietos, los vecinos arreglando la urbanización, suenan las canciones cuando Ángel pasa con la megafonía y Emilio con su furgoneta tuneada con los carteles de AMA.

Hay un grupo de la organización que vela por nuestra seguridad, ayudando constantemente a prevenir cualquier circunstancia peligrosa para el grupo, Javi, con el estandarte de Argoños y su bigote comanda el grupo, Teo, Félix, José…  cortan carreteras y ordena la marcha con sus muchos colaboradores. Cortan las carreteras para que pase toda la fila de marchistas con plena seguridad, con sus banderas hacen de escudo, y parecen los nuevos guardias de tráfico.

Fernán y José Luis vigilan que nadie se quede rezagado, y con sus banderas  de los monigotes a cuestas, en su peculiar peregrinación desde su atalaya, observan el panorama, y nos dan las indicaciones pertinentes sobre ritmo, y de lo que va acaeciendo por la parte posterior. Su conversación animada puede tratar temas de gran profundidad desde la grave situación económica, el secesionismo en Cataluña,  hasta el último fichaje del Barça, Madrid, Athletic o Racing.…

Lo que se dice “hacerse” un Revilla, pero sin cámaras, quizás con más sentido de la realidad y menos de un populismo de medio pelo; muchas veces oyendo al Sr. Revilla sientes aquello, de que “siempre habla el que más tiene que callar”. Constantemente manifiesta lo que tienen que hacer los demás, y lo bueno y grande que es él. Eso sí, de sus errores, de su mala gestión, del daño que ha hecho a cientos de familias con sus actuaciones, de eso nada de nada. 

Sobre esta situación, a la que  primero ayudó con su actuación, y después con la falta de la misma, sobre la gran injusticia que ha cometido y sigue cometiendo, sobre ello, siempre pone la oscuridad y el olvido, él, que presume de tanta memoria. 

foto1

Por allí caminaba Pedro con su familia, su mujer y sus dos hijos nos comentaban como en Escalante llevan cerca de 30 años esperando una solución para el edificio de Las Torres que afecta a 32 familias. Una disputa vecinal, y sobre todo la avaricia del constructor, la que propiciaron la sentencias de derribo que les afecta, por un exceso de construcción. 

Nos hablaba con la pena de quien ya está aburrido de tantas palabras desde la corporación municipal, que una y otra vez se daba por solucionado su problema, pero,  a pesar de tantos años, la realidad es que no acaban de ver que haya una voluntad real de solventarlo. 

Sus hijos caminaban junto a la madre que les iba explicando cuál era el objetivo del esfuerzo que estaban realizando, la miraban con admiración en sus ojos y esa inocencia e incredulidad del que no entiende, ¿cómo es posible, que unos hagan mal las cosas y ellos, sin culpa alguna, tenga que estar caminando para pedir justicia? La verdad es que no es fácil de expresar, sobre todo, porque a los mayores también nos cuesta asimilarlo. Hay que hablar de egoísmo, de personas sin escrúpulos, de políticos que ponen el cazo, de la corrupción en todas sus dimensiones, conceptos que se quedan en que hay gente muy mala, y que se quiere quedar con lo que no es suyo.

Casi sin darnos cuenta llegamos a nuestra primera parada en el Ayuntamiento de Arnuero, allí nuestros queridos amigos de “El Encinar” nos están esperando para unirse a la marcha. Ellos que son una referencia moral para todos, porque fueron los primeros que iniciaron el trabajo, y la lucha  contra  tanta injusticia que se está cometiendo con nuestras familias. Ellos despertaron conciencias, abrieron caminos, y también se llevaron los golpes más duros.

Allí el amigo Paco, que después de tanto tiempo, sigue siendo nuestro Vicepresidente, pintor, escritor, orador, que ha aportado tantas ideas al colectivo, que nos ha emocionado con sus palabras sinceras que nos llegaba al corazón, les decía a nuestros políticos que “nuestras viviendas tenían menos derechos que una lavadora”. La máquina tiene una garantía y si está estropeada pues se cambia o se repara, en nuestro caso, no. En nuestro caso, son las Administraciones Públicas las que han roto la legalidad, las que han deteriorado y derribado legalmente las viviendas, y después de todo lo que ha llovido, siguen dando largas en lugar de soluciones. 

foto2

Paco y los vecinos de Arnuero, incluso han realizado muchos cuadros pintando murales que, a partir de los clásicos, representan la dura injusticia que se está cometiendo. Ellos crearon “El Museo de los Horrores” para que esta dura situación no caiga en el olvido, y que quede reflejada, simplemente, con una mirada.

Esteban, con sus apariciones en los medios de comunicación para denunciar tan flagrante atropello; Emilio y su mujer Yolanda, periodistas comprometidos y asesores para indicar el camino; Txema, por aquellos años Presidente de la Comunidad y hombre sensato, cabal y solidario; Mercedes, toda una madre coraje, la que ponía rojo y colorado a Miguel Ángel Revilla, mucho ha sido su trabajo ayudando en el inicio de AMA, tomado el relevo de su marido Paco, la voz de la experiencia un veterano que como los viejos rockeros, siempre dando lo mejor.  

foto3

Son muchos los que, de ese colectivo de Arnuero, se quedan en tintero, ya que para contar sus historias y su lucha harían falta, no un libro, sino varios. La verdad es que, es para quitarse el sombrero, fue tanto el esfuerzo que realizaron que, no en pocos, repercutió en su salud. Actualmente tiene un gran representante, José Manuel, una persona tranquila y sosegada que pone trabajo, saber y esfuerzo; acostumbrado a las largas cabalgadas en bicicleta sabe dosificar fuerzas en la toma de decisiones de nuestra Asociación, de la cual es uno de los principales pilares y su portavoz.

Todavía a pesar del paso de tantos años ha quedado en nuestra retina aquellas primeras movilizaciones de estas familias, sus manifestaciones, incluso sus obras de teatro donde parodiaban su desgraciada situación, sin duda sin su impulso nuestro camino hubiera sido todavía mucho más complicado. 

Subimos las escaleras del Ayuntamiento y allí estaba su Alcalde José Manuel Igual, con su fiel escudera, Mari Carmen, la concejala de urbanismo. José Manuel Igual es un hombre que conoce muy bien el problema, abogado, alcalde, parlamentario, una persona bien formada y de verbo fácil, que siempre encuentra las palabras adecuadas para infundir esperanza al grupo, Año tras año allí hacemos la correspondiente parada, pidiendo soluciones, pidiendo justicia.

En el recuerdo quedan también muchas horas con José Manuel Igual en el Parlamento de Cantabria, buscando modificaciones legislativas que abrieran caminos nuevos para dar soluciones, que las Administraciones parecen ciegas, sordas y mudas para responder a las justas demandas de las familias.

José Manuel nos relata la situación desde su punto de vista, y pone en conocimiento del grupo las últimas acciones de su corporación para dar soluciones; que si se ha aprobado el Plan General de Ordenación Urbana, que si el Plan Parcial ya está listo que sí la compra de los terrenos para construir las nuevas viviendas marcha por buen camino… Cuenta con detalle lo realizado tanto en su ayuntamiento, como en el Parlamento de Cantabria.

Él ha sido el único alcalde que ha llegado a un acuerdo con el demandante para cerrar esa situación que nunca había tenido que ocurrir. No pierde ocasión para recordar que, cuando ocurrieron los hechos, él no tenía responsabilidad alguna de haber recibido esta herencia envenenada. Aunque a lo largo del tiempo no han sido pocas las tensiones. Ahora esperando haya un final  y sea justo, sin ser cicateros con las familias afectadas,  como está ocurriendo en otros ayuntamientos,  por  acciones del Gobierno que, incluso, quiere quitar derechos consolidados y firmados en los Convenios. 

Nunca falta su recomendación para que otros avancen más rápido, ya que un Ayuntamiento, por sí solo, no puede solucionar un problema que afecta a toda una Comunidad. Terminamos esta parada en Arnuero con nuestros gritos de lucha, que nos dan ánimos para seguir la Marcha, y se oyen la voces a coro  para “que se haga justicia”, que no se derribe y ni una, ni una, ni una…”

Recogiendo otra vez banderas y estandartes, y seguimos camino hacia la parte más dura, la etapa reina, la subida al Alto de Ajo...

Comentarios