viernes 22/10/21
LIBRO DIGITAL

Capítulo 17. La noche en la Plaza de las Estaciones

foto1

Hubo Marchas a Santander, donde en lugar de dormir en el Polideportivo de Latas en Ribamontán al Mar, se cruzó el charco, la bahía, y después de una manifestación por el Paseo Pereda y la calle Cádiz, se llegaba a la Plaza de las Estaciones, nombre que, desde luego, describe perfectamente donde está la misma, entre las terminales de las compañías ferroviarias de  FEVE y RENFE, así como la de autobuses.

Allí, varias veces pernoctamos, y fue toda una aventura, cómo decía algún amigo, a nuestros años y dónde nos vemos, en medio de Santander, tirados en una plaza pública pasando la noche casi a la intemperie, ¡ver para creer! 

No es sencillo ocupar una plaza pública con todos los permisos pertinentes, y menos en fiestas del santo patrón, pero a este grupo de aventureros desesperados pocas cosas se nos resisten. Después de las gestiones oportunas con el ayuntamiento, se consiguieron los permisos correspondientes, donde tuvo mucho que ver la actual alcaldesa Gema Igual, por aquellos tiempos primera teniente de alcalde, que nos facilitó la labor en cuanto a esos permisos, aunque luego la intendencia no sería tan sencilla. Y es que, cuando quieres tener una toma eléctrica, o unos servicios,  en esos pequeños y grandes detalles aparecen problemas hasta debajo de las piedras, pero el ser persistentes, incluso pesados, da sus frutos, al menos en estos temas.

foto2

La manifestación iba llegando a la Plaza de las Estaciones, como se la conoce actualmente, pero como todos, también tiene su historia, su primitivo nombre era plaza de las Navas de Tolosa, por el año de Dios de 1941, cuando se abrió el túnel la galería que comunica esa zona con la del ayuntamiento. 

El Túnel de Santander o El Pasaje de Peña, como también es conocido, comunican las calles Jesús del Monasterio y Amos de Escalante con la calle Atilano Rodríguez. Así,  en pocos instantes se puede pasar el centro de Santander a la zona de las estaciones. En sus tiempos también albergó paradas para los tranvías, que tenían ramales que terminaban en la estación del Norte. Incluso remontándonos en ese pasado lejano, cuando la plaza era un descampado, conocido "La Suelta", dicen que allí se podían coger o alquilar carros de caballos. 

foto3

Volviendo a tiempos más actuales, dejábamos a nuestros marchantes subiendo las pocas escaleras que tiene esta Plaza de las Estaciones, y una vez allí, pegados a la estación de Autobuses, cuya cornisa aún protegía del sol de julio, se daban con un pequeño mitin, en el que no faltaban los agradecimientos, por los esfuerzos realizados, desde la salida de Argoños. 

El día se hacía muy largo, habían pasado muchas horas, con poco descanso y mucho esfuerzo. Se recordaba esta situación tan dura que vivimos, y cómo no estábamos dispuestos a quedarnos parados por muchos sudores y trabajos que nos costara, y se gritaba el “¿qué pedimos?”, que contestaba la multitud atronadoramente “¡justicia!”, “¡justicia!”, “¡justicia!”, y defenderemos nuestras casas con todas nuestras fuerzas, para que no se derribe ¡ni una!, ¡ni una!, ¡ni una!. Aquí algunos se dejaban hasta la voz de tanto gritar, era como echar la rabia y el dolor por ese daño permanente. 

foto4

El cansancio hacía mella, sobre todo en los más mayores a los que había que ayudar, se producía una pequeña desbanda buscando los vehículos de apoyo donde se habían traído los enseres, tiendas de campaña, sacos de dormir, bolsas con la comida… No fue tampoco sencillo para el equipo de apoyo conseguir acercar los vehículos a la zona para aparcar, y algunos tuvieron que realizar un buen camino con las bolsas y utensilios a cuestas, era un peregrinar de los marchantes hasta llegar con todo lo necesario a la Plaza de las Estaciones. 

Se tardó bastante en podernos instalar, y es que había mucha experiencia en realizar marchas, pero eso de hacer campamentos no lo teníamos tan claro, ver a algunos montando su tienda de campaña, era como en aquellos cuadernos del gran Forges, de “Manuales para torpes”. Si la atabas de una parte se soltaba de la otra, si apretabas mucho se derrumbaba el chiringuito, vamos que si nos graban, ni eso de vídeos de primera. Algunos con más experiencia empezaron a ayudar a los demás, que si no, otros todavía estaríamos hoy montando la misma.

foto5

Poco a poco, el campamento iba tomando cuerpo, no era una maravilla, pero podía valer, o eso creíamos, porque luego viene la segunda parte cuando te tienes que meter allí dentro. Los pequeños ni tan mal, aunque algunos muy nerviosos se movían demasiado y el tenderete al garete, a volver a empezar. 

Luego estaban los “pívots”, aquellos que cogen el fruto del árbol sin subirse al mismo, pero que en esas tiendas de campaña, si metían la cabeza se les salían los pies, y si metían los pies se les salía cabeza, y acurrucados aguantan poco tiempo, en cualquier caso, era toda una tragedia griega.

Alguno, con un poco más de sentido, dio las instrucciones pertinentes y nos dijo, esto es para dormir, no para vivir aquí, así que no os preocupéis de que a la noche ya estará todo bien montado; ahí salimos del paso y el personal se calmó, pero a la noche…

Una vez instalado el campamento, ya era media tarde y allí se quedaron  aquellos que estaban más cansados, y a los que tenían pocas ganas de moverse, a cargo y cuidado de los bienes tan preciados que teníamos. Mientras, los demás aprovechaban para recorrer los bares de zona y tomar un refrigerio, algunos más atrevidos, incluso pasaron por el túnel a las casetas situadas en plaza del ayuntamiento, que lucían, con todo su esplendor, las mejores galas en las fiestas de Santiago, con esos pinchos y vinos que hacían las delicias de los viandantes. Santander en fiestas se echa a la calle, es como si una parte de la población descubriera su ciudad, tiene otro olor, calor e incluso otro humor.

Los más jóvenes aprovecharon el tiempo para disfrutar por unos momentos de la fiesta, distraer la mente de tanta presión, a veces incluso de tanta tristeza, otros sentados en las terrazas de la zona  descansaban, a la vez que toman un algún refresco que hay que refrigerarse, ya que el calor hizo su desgaste. Todos estaban avisados que  a las 9 de la noche se celebraba el acto centro del primer día.

Poco a poco todos iban llegando a la Plaza de las Estaciones y sobre la hora convenida estaba llena.  Algunas autoridades  se habían desplazado hasta allí y había  representantes de todos los partidos políticos.

Por el Partido Socialista estaba el que por aquella época era presidente del Parlamento de Cantabria, Miguel Ángel Palacio, y que anterior había sido el portavoz de su grupo, y todo un histórico del PSOE. Fue el primer parlamentario que llevó el tema de los derribos ante la institución que llegó a presidir.

En representación del Partido Regionalista estuvo el añorado Rafael de la Sierra, que tiene en común con Miguel Ángel Palacio que ambos han sido presidentes del Parlamento y portavoces de su grupo. Por aquellos tiempos en el Parlamento de Cantabria había solo tres partidos representados, también acudió el que era portavoz de PSOE en Parlamento Francisco Fernández Mañanes; Paco, como le conocemos todos, es una persona muy cercana y que realizó la defensa de la situación de los afectados, públicamente, en muchas ocasiones. 

foto6

Por el Partido Popular estaba el diputado Íñigo Fernández, hoy portavoz del grupo, y por aquellos tiempos un recién llegado al Parlamento, pero que tenía una gran relación con los afectados por las sentencias de derribo. 

Fue el periodista que nos acompañó al Parlamento Europeo, y ha escrito muchos artículos sobre la situación de las familias. Íñigo es una persona que cuando habla sobre este tema es de los que mejor lo conocen, ya que, por su experiencia como periodista, ha seguido durante años las movilizaciones de AMA y ha realizado muchas entrevistas y artículos sobre las familias y su situación, algunas de ellas muy recordadas por todos los afectados. Actualmente sigue defendiendo en el Parlamento que se dé una solución final a todas las familias.

foto7

El entonces líder de la oposición Ignacio Diego, que posteriormente sería presidente del Gobierno de Cantabria, y los representantes del ayuntamiento de Santander, con su alcalde Íñigo de la Serna, aquel que algunos de su partido llamaban el Messi del Partido Popular, que llegaría a ser Ministro de Fomento, también la teniente de alcalde, de la que hemos hablado, Gema Igual, todos intercambiaron saludos con los allí presentes. 

También estuvieron presentes el alcalde de Argoños, Juan José Barruetabeña, que conocía a muchos de allí presentes, ya que la gran mayoría eran de su pueblo; el alcalde de Arnuero, José Manuel Igual, y también portavoz de urbanismo de grupo Popular en el Parlamento, una de las personas que más sabe en la cuestión de las sentencias de derribo y el único alcalde que ha conseguido un acuerdo con los demandantes y para realizar viviendas de sustitución. 

También acudió el entonces alcalde de Piélagos, Enrique Torre, que no se presentaría a la reelección, ya que acabo muy frustrado de por las situaciones vividas en su ayuntamiento. 

En torno a las visitas se fueron haciendo corros contando las experiencias vividas, y explicitando las peticiones a las autoridades; el alcalde, Íñigo de Serna, tuvo el detalle de acercarse a los más pequeños y regalarles un pañuelo de las fiestas, que les hizo una enorme ilusión a los mismos. 

Una vez realizados los saludos pertinentes, de hablar con todas las visitas y con los medios de comunicación que hasta allí se habían desplazado, se pasó a la presentación de un cortometraje de nuestro artista Ángel Macías, que contaba con muchos de nosotros cómo extras. No son pocos las obras que ha realizado Ángel, carteles, vídeos, cortometrajes… que cuentan nuestra situación, doblajes de programas como “Pasapalabra”, o de películas que reflejan la situación de injusticia que viven cientos de familias, como la que estrenó ante todos los marchantes y autoridades en la Plaza de las Estaciones.Se preparó una pantalla gigante, realizada de manera artesanal, con las sabanas de la abuela, y hubo que esperar a que el sol se ocultara para que con menos luz se pudiera ver sobre ella la obra del Sr. Macías.

foto8
foto9

ESCENA LLAMADA A JUICIO

foto10

Alguacil: Bien, prepárese para comparecer ante el TRIBUNAL DE JUSTICIA

Hall de acceso a sala de juzgado...

1º Abogado: Soy el abogado del sr. Revilla, ¿dónde está? 

Ventanilla: ¿Revilla?

1º Abogado: Sí, sí Revilla

Ventanilla: Ah, sí, lo van a juzgar ahora pase por aquí

Un momento después...

2º Abogado: Soy el abogado del señor Revilla, ¿lo han juzgado ya?

Ventanilla: Aún no, pase por esa puerta

Periodistas en el hall del juzgado a la caza de una noticia...

Periodistas: ¿Es Revilla, el presidente de Cantabria?

Ventanilla: Sí, es Miguel Ángel Revilla

Periodistas: Vamos, vamos, ¿qué le habrá ocurrido?

ESCENA REVILLA EN “EL JUICIO”

Comienza el juicio y el fiscal le pone en antecedentes al juez…

Fiscal: ¿Señoría, quiere ocuparse ahora del juicio de los Derribos?

Juez: ¿Por qué?

Fiscal: Verá uno de los acusados es el señor Revilla

Juez: ¿El presidente de Cantabria? ¿De qué se les acusa?

Fiscal: De permitir la construcción de viviendas ilegales y una posible estafa con la venta de las mismas a familias inocentes. 

Juez: ¿Viviendas? Uummmh, ¿y están detenidos Revilla y todo su Gobierno? Vaya, vaya jijijiji, ¿por eso hay tantos espectadores hoy?

Fiscal: Nooo, esos son todos amigos de AMA (la asociación de las víctimas de los derribos)

Juez: Ooooh, yo creía que ya no le quedaban tantos amigos a ese señor.

Entran los acusados a la sala…

Abogado Revilla: Señoría, al detener al Sr. Revilla y a todo su Gobierno se está cometiendo un grave error.

Juez: ¿Todos ustedes representan al Sr. Revilla?

Abogado Revilla: Si, señoría.

Juez: jeje, Vaya despliegue de talento para una falta tan leve, bueno puede que no sea tan leve como pensaba …

Abogado Revilla: ¿Tiene alguna objeción, señoría, de que el Sr. Revilla sea representado por tantos letrados?

Juez: No, no, en absoluto, al contrario es un honor para este tribunal.

Abogado Revilla: Gracias

Juez: Veamos, les acusan de construir viviendas ilegales, ¿cómo se declaran? 

Abogado Revilla: Inocentes, por supuesto

Juez: Por supuesto, con inocente me vale…

El juez se dirige a las familias inocentes presentes en la sala…

Juez: Señor, ¿representa usted a las familias inocentes?, ¿es usted el señor Vilela?

foto11

Representante de AMA: Sí, humildemente les represento. 

Al parecer hemos cometido el error de comprar una vivienda ante notario con todos los papales legales, y si eso es delito, somos todos culpables, incluido usted señoría, jejeje (se ríe el público asistente e incluso el propio juez).

Juez: Vamos a ver señores de AMA, intentaremos acabar con el sufrimiento de tantos años y en el peor de los casos serán ustedes indemnizados, no se apuren… el tema es que tal y como está la justicia… ¿A ver cuándo?

Representante de AMA: Muchas  gracias, señoría.

Juez: Pero señores, la indemnización será después de producidos los derribos, más de 300 millones de euros.

Representante de AMA: ¡Por dios, señoría!

Abogados Revilla: Oiga, eso es mucho dinero, señoría, el señor Revilla en su legislatura aprobó en el Parlamento una ley que garantiza la indemnización.

Representante de AMA: No, no ¡por dios!, lo que queremos son nuestras viviendas, no dilapidar los recursos públicos

Público: Claro que no, no queremos limosnas, no necesitamos dinero, queremos nuestras viviendas.

Hay un revuelo en la sala y prosigue el juicio…

Juez: Señores de AMA, son ustedes afortunados por tener tantos amigos.

Representante de AMA:

Juez: Bien, letrados, me gustaría retirar las acusaciones que pesan sobre el señor Revilla y su Gobierno, pero los demandantes, la asociación ecologista, no me lo permite, y si a esta pobre gente de AMA les tiran sus casas, ustedes deben pagar antes.

Abogados Revilla: Señoría, eso es absurdo.

Juez: A menos que ustedes tengan otra idea.

Consejera de Revilla: No diga,  ni una sola palabra.

Consejero de Revilla: No habrá más remedio

Abogados Revilla: Tenga en cuenta, señoría, que está usted delante del señor Revilla.

Juez: He podido darme perfecta cuenta, tal vez el propio señor Revilla pueda explicar por qué pierde tanto tiempo en la Sexta con Iñaki López, en el Hormiguero con Pablo Motos, por las mañanas con Susanna Griso,  ¿y cómo no tiene tiempo para solucionar estos problemas de los que se le acusa?

foto12

Revilla: Pues…, señoría,…

Consejera de Revilla: No creo que eso tenga importancia, ¿no se nos ha molestado ya bastante? Creo que debería tenerse un poco más de respeto a nuestra posición.

foto13

Abogado Revilla: Señoría, creo que esta acusación es totalmente ridícula.

Juez: En defecto, dé una explicación satisfactoria, o me veré obligado a procesarles.

Abogados Revilla: Señoría, por favor, sería demasiado. Piense en la pena de banquillo

Representante de AMA: Señoría, el señor Revilla fue consejero de Urbanismo antes que presidente.

Juez: ¿Consejero de Urbanismo?

Representante de AMA: Verá, como le explico, cuando se construyeron las viviendas él estuvo al tanto de todo.

Consejera Revilla: Por supuesto, y no veo por qué tenemos que ser responsables de lo que hayan hecho esas personas.

foto14

Público: No toleraré que se nos humille de esta forma, señoría, no hay derecho, solo nos faltaba escuchar esto, es increíble, cuando firmamos ante notario todo era correcto, teníamos todos los permisos pertinentes. Solo queremos vivir en paz en nuestras casas. A ese señor solo le importa su prestigio social. ¡Así se habla!, grita el resto de la sala

foto15

Juez: Vale, vale, comprendido, tengo bastante pruebas para emitir una sentencia, no necesito más argumentos, hay uno que de tal peso es incontestable. La justicia ha condenado en 35 sentencias al Gobierno de Cantabria y a los Ayuntamientos afectados por la construcción de las viviendas.  Nadie en un estado de derecho puede ser condenado por lo que no ha hecho, nadie puede ser obligado a soportar la penas que corresponden a otros y aquí no hay duda, los condenados son estas Administraciones Públicas, con la agravante de que son los que, constitucionalmente, tienen el deber de proteger a los ciudadanos.

Por todo lo cual, y es justicia que se imparte en nombre del Rey, condeno al Gobierno de Cantabria, a sus representantes, a una pena de privación de libertad, de 4 años y un día e inhabilitación para cargo público de 10 años, que queda en suspenso si, en la actual legislatura, se acaban todos los PGOU que se están realizando, para saber qué viviendas pueden cumplir con la legalidad vigente, y se obra en consecuencia para su regularización o legalización, caso de que no se haga así, se aplicará la condena preceptiva de perdida de libertad, de los responsables políticos por el daño producido a estas familias. 

Así mismo, se fija una fianza que cubra todas las posibles indemnizaciones para las mismas, sin que pueda haber ninguna pérdida de patrimonio, ya que, como he relatado, ellos son inocentes y no tienen que soportar ninguna limitación que reduzca lo que en justicia les pertenece.
He dicho, a tantos de tantos….

Se oían los gritos de júbilo, y afloraron los abrazos entre las víctimas de tanto sufrimiento ocasionado por las Administraciones Públicas.

foto16

Gran revuelo en la sala, entran periodistas, y se suspende la sesión con los siguientes titulares en prensa…

¡EXTRA, EXTRA LOS JUECES ACUDEN AL CONSTITUCIONAL!

¡EL GOBIERNO SE POSICIONA A FAVOR DE LA LEY DE INDEMNIZACIONES!

¡LOS DERRIBOS SE PARALIZAN!

¡LAS FAMILIAS INOCENTES TOMAN UN RESPIRO!

¡AMA TRABAJA PARA QUE NO SE TIREN NI UNA, NI UNA, NI UNA!  

¡AMA PIDE JUSTICIA, JUSTICIA Y JUSTICIA!

Al finalizar el corto, un estruendo de aplausos resonaban en toda la Plaza de las Estaciones, llamando la atención de cuantos pasaban por las inmediaciones; algunos pensaban que se trataba del rodaje de una película o un espectáculo, dentro de las fiestas de Santiago.

El artista recibió, por parte de todos, los merecidos elogios a su obra, la cual nos había sacado una amplia sonrisa y más de una carcajada. A veces de las situaciones más lamentables también se puede hacer humor, y en este caso del mejor, respetando a todo el mundo, pero dejando muy claro que hay unos culpables, y no pueden, ni deben, mirar hacia otra parte, y que la justicia tiene que tener un papel mucho más activo, para que se dé, a cada uno, lo que le corresponde. Sin embargo, entre las autoridades allí, presentes, las sonrisas no eran tan abundantes.

Con la noche encima, los diferentes cargos públicos se fueron despidiendo, quizás un poco más avergonzados de lo que habían llegado al ver ese cortometraje, y que a muchos les había retratado como la vida misma.

Era la hora de cenar, unos a buscarse la vida por los bares de la zona, otros sacaban de sus bolsas las viandas preparadas para la ocasión, allí, en medio de la plaza se pusieron unas mesas improvisando un comedor colectivo, y cada uno de los asistentes iba aportando para la misma, que ya se sabe que lo compartido sabe mejor.

Allí, entre bocado y bocado, no se paraba de hablar del documental del Ángel Macías, uno decía, viste la cara que ponía cierta autoridad, otros alababan el gran trabajo realizado, los había que reconocían algunas de las voces, e incluso, alguno de los allí presentes, se había sentido actor de doblaje por un día.

Era la hora de dormir, pero no se podían apagar las luces, las farolas seguían brillando y ya metidos en las tiendas y dentro de los sacos, aparecían las incomodidades, de día no era un hotel de cinco estrellas, aunque, por la noche, si sacabas la cabeza de la tienda, se podían ver en el cielo muchas más.

foto17

Dicen que en la vida hay un tiempo para todo, puede ser verdad, ya que a ciertas edades dormir en una tienda de campaña, dentro de un saco de dormir y sobre el cemento de la plaza pública, la verdad es que, lo más adecuado y cómodo no es. 

Hubo de todo,  los que vencidos por el cansancio y se entregaron en los brazos de Morfeo, los que dormían a ratos, y los que no pudieron ni pegar ojo. 

Por si fuera poco, al principio de la vigilia pasaban por la zona los que venían de la fiesta, algunos “cargaditos”, y no precisamente de avellanas, que con sus cánticos y chillidos asustaban al personal; pero eso no fue lo peor, en las inmediaciones está la parada de las líneas de TUS, -Transportes Urbanos de Santander. Hay una muy famosa, que funciona en fiesta, la llaman la línea del Búho, el nombre desde luego está muy bien puesto, ya que es nocturna, y sí, como a búhos nos mantuvo a los muchos que  pernoctábamos en plaza.

foto18

Vaya Uds. a saber por qué, pero esos autobuses no paraban el motor, y era un continuo zumbido que se te metía por todos los sentidos; algunos incluso se fueron a negociar con el conductor, para a ver si era posible callar por unos momentos el dicho ruido infernal. Los chóferes bastante tenían con trabajar a esas horas y a veces aguantar a un personal, que, en ocasiones, se había dejado las formas en las fiestas.

Con buenas palabras nos dijeron, que se estaban moviendo cada poco tiempo, y que si apagaban el motor ellos tampoco tendrían servicios de calefacción y otros. Bueno, nosotros lo de la calefacción no lo comprendíamos muy bien, la noche era de esas de julio, para dormir en una playa abriendo, de vez en cuando, los ojos para ver la luz de luna reflejada en la mar… pero tampoco era para ponernos a discutir con un trabajador a las tres de la mañana. 

foto19

Hubo un grupo reducido, que se quedó de centinelas durante la noche, cuidando del improvisado campamento que allí habíamos levantado, e incluso tuvieron algún problema con personajes de los que pierden el control y van buscando guerra, o alguien con quien pagar sus frustraciones. Lo cierto es que los que estaban allí soportando un duro día de marcha, y una noche sin dormir, no estaban para aguantar demasiadas tonterías. 

Algunas palabras mal sonantes se escucharon, pero como todos sabemos, dos no se pelean si uno está de acuerdo, por lo cual, se llamó a la policía municipal, que después de pedirnos la documentación correspondiente, fue también un alivio que estuvieran vigilando por la zona.

El tiempo iba transcurriendo, la noche languidecía,  pronto otra luz acompañaba a la de las farolas, salir de  metro y medio cuadrado donde has pasado la noche, esos despertares, parece que te has quedado encajonado de por vida allí. Poco a poco, el campamento se iba despertando, y sonaban los viejos huesos de algunos al estirarse. 

Una de las sorpresas más gratas nos la dio José Ramón, que tenía relación con la cofradía de pescadores y nos  hizo llegar un barril de café, que hizo las delicias de todos los presentes. Todavía, después de tantos años, recuerdo aquel olor, aquel sabor del cafecito calentito con las rosquillas que la abuela Manola, nos había hecho en cantidad y de calidad. 

Por aquellas horas, la única cafetería abierta era la de la Estación de Autobuses y allí fuimos muchos los que nos reunimos, y en sus servicios incluso pudimos lavar y refrescar la cara. Los más sibaritas esperaron a que abrieran  los cafés cercanos y fueron a dar buena cuenta de un potente desayuno en ellos. Habíamos pasado la noche en medio de Santander, en fiestas, y no habíamos muerto en el intento, nuestro grupo estaba ya preparado y vacunado para casi todo. 

Un nuevo día se abría ante nuestro ojo, una nueva oportunidad de seguir haciendo camino…
 

Comentarios