miércoles 25/5/22

Un apostante cántabro ha logrado que la justicia obligue a una casa de apuestas a reabrirle la cuenta que le había cerrado de manera unilateral. La casa de apuestas BET 365 cerró la cuenta del recurrente de forma unilateral. Inicialmente limitaron sus apuestas con "restricciones injustificadas en cuanto a cantidades y eventos" y tras ponerles el hombre una reclamación, simplemente le cerraron la cuenta, impidiéndole apostar.

Tras efectuar el cierre, el apostante recabó los servicios de la letrada María del Mar Rodríguez Vega, del despacho ovetense Bauche Abogados y demandó a la casa de apuestas, por restringir sus derechos de forma unilateral.

Una sentencia del Juzgado de Primera Instancia de Castro Urdiales, a la que ha tenido acceso Europa Press dio la razón al apostante y condenó a la casa de apuestas a anular el cierre impuesto al mismo, así como a permitirle participar sin restricciones.

La casa de apuestas recurrió la Sentencia argumentando que "las Condiciones Generales le autorizan a cerrar, suspender o restringir al usuario cuando use de forma fraudulenta, con fines ilegales, desleales o inadecuados la cuenta de apuestas".

La Audiencia Provincial de Cantabria desestimó el recurso dando nuevamente la razón al apostante, al "no apreciar ningún comportamiento colusorio ni fraudulento y no acreditarse que hubiera apostado conociendo de antemano el resultado de los eventos ni se dedique profesionalmente al juego".

De esta forma el usuario ve reconocido su derecho a participar en las apuestas sin límite ni restricción alguna al igual que cualquier otro usuario, ya que el Tribunal entiende que el cumplimiento del contrato no puede quedar al arbitrio de la empresa de apuestas, cerrando la cuenta de apuestas sin argumento o razonamiento alguno y evitando que la casa de apuestas, cuando un apostante no le conviene, porque gana, pueda de forma unilateral restringirle sus derechos sin justificación y cerrarle la cuenta de apuestas.

Comentarios