sábado. 04.02.2023

Cantabria es una de las cinco comunidades autónomas que no cuentan con ningún Ayuntamiento que alcance la excelencia por su inversión en Servicios Sociales. Sin embargo, sí cuenta con uno entre los más "pobres" de España en la materia.

Por sexto año consecutivo, la Asociación de Directoras y Gerentes de Servicios Sociales ha realizado un detallado análisis de los presupuestos que los Ayuntamientos de más de 20.000 habitantes dedican a “Servicios Sociales y Promoción Social”, con datos correspondientes al Presupuesto Liquidado 2021 que publica el Ministerio de Hacienda y Función Pública en su portal de servicios telemáticos. A partir de esa información oficial calificaron a los Ayuntamientos en Excelentes (52 Ayuntamientos), “Top 200” (6 Ayuntamientos que superan los 200 euros por habitante) y pobres (37 Ayuntamientos con menos de 52,12 euros por habitante). De acuerdo a esto, Cantabria es junto a Extremadura, Murcia, Navarra y La Rioja, una de las comunidades que no tienen ningún Ayuntamiento con “excelencia social”, pero sí que presenta uno entre los más pobres de España, Piélagos.

La Comunidad con mayor número de Ayuntamientos con Excelencia en su gasto en servicios sociales es Andalucía (18), seguida de Cataluña (11), Comunitat Valenciana (8), País Vasco (4), Castilla y León (3), Aragón (2), y Asturias, Baleares, Canarias, Castilla La Mancha, Galicia y Madrid con 1 solo municipio.

Piélagos es uno de los 37 municipios pobres en servicios sociales, es decir, que realizaron un gasto social por habitante inferior al 60% de la mediana de gasto (52,12 euros/habitante), reduciéndose solo en 2 los Ayuntamientos que reciben esta calificación de “pobres” en inversión social respecto al año anterior. Esos 37 Ayuntamientos atendieron a sus 2.520.888 habitantes con un gasto medio de 44,72 euros por habitante, lo que apenas representó de media el 5,2% de sus Presupuestos Totales, cuando la media nacional se sitúo en un gasto del 10,11%. Un año más, buena parte de los Ayuntamientos pobres en 2021 también lo fueron en la edición anterior de 2020 (el 65%), señalándose en el informe su reincidencia en un "lamentable" ejemplo de persistencia de sus Corporaciones en mantener a sus vecinos con unos Servicios Sociales pobres e infradotados. 

Pero el informe tampoco deja en buen lugar al resto de Ayuntamientos de la región dado que ninguno ha sido reconocido como “excelente” en la materia. Entre ellos el de la capital cántabra, Santander, en el que ha puesto el foco el portavoz del PSOE en el Ayuntamiento y candidato a la Alcaldía de Santander, Daniel Fernández, a raíz de estos datos, denunciando el "abandono" de la alcaldesa, Gema Igual (PP), a los santanderinos más vulnerables en "la peor crisis de la historia de la ciudad por la COVID-19".

Fernández ha señalado, que, según la misma estadística de 2020, año en que estalló la pandemia, clasificó a Santander entre los municipios "insolidarios", mientras que el último año la capital cántabra queda encuadrada entre los municipios "pobres". De esta manera, según dice, Santander se sitúa "por detrás" de ayuntamientos como Castro Urdiales y Torrelavega respecto a la inversión real en Servicios Sociales en el último ejercicio, y "muy lejos" de otras capitales de provincia del entorno como San Sebastián, Oviedo, Gijón, Valladolid, Burgos y Palencia.

Así, indica que, según este análisis, Santander gastó en el último ejercicio "tan solo 65 euros por habitante, 22 euros menos que la mediana en España, que asciende a 86,8 euros"; cifra inferior a la de Castro Urdiales (120 euros) o Torrelavega (70 euros), pero también de Valladolid (111 euros), Logroño (109 euros), Oviedo (92 euros) o Burgos (88 euros), y a "años luz" de Barcelona (235,3) y San Sebastián (175 euros).

"Desde el PSOE venimos denunciando durante toda la legislatura el desinterés del PP por reforzar los servicios sociales, como propusimos en los dos planes de choque, con recursos económicos y humanos, y aligerando burocracia para que la ayuda llegue a los más necesitados", ha incidido. En este sentido, denuncia que "no se ha reforzado" la plantilla, el gasto real del Fondo de Emergencia Social "es mínimo" y "se corresponde básicamente con lo que aporta cada año el Gobierno de Cantabria", así como la "incapacidad" del Ayuntamiento para poner en marcha una medida como el bono de alimentos.

Fernández ha lamentado que "el PP da la espalda" de esta manera a los santanderinos que peor lo están pasando y ha pedido a la alcaldesa "que abandone su clasismo, que deje de mostrar la puerta de atrás del Ayuntamiento a las familias que más lo necesitan, que renuncie a su modelo de beneficencia y apueste por fortalecer los Servicios Sociales, porque en Santander empezamos a tener un grave problema de desigualdad", ha concluido.

Comentarios