jueves. 06.10.2022

Varias comunidades autónomas, entre ellas Cantabria, cuentan ya con medidas para restringir los usos del agua y en numerosos municipios, algunos en áreas de las que tradicionalmente tenían menos problemas de sequía, ya cortan el grifo para determinadas utilidades o en determinadas franjas horarias.

Es el caso de comunidades como Andalucía, Galicia, Cataluña, Cantabria, Castilla y León o Navarra donde la sequía está afectando directamente a usuarios de agua. Mientras, otras comunidades como Asturias o Comunidad Valenciana aún mantienen en buen nivel sus reservas hídricas y confían en tener garantizado el suministro, pero miran al cielo no sin preocupación y a la espera de las lluvias que lleguen durante el otoño.

En otoño de 2021 la Confederación Hidrográfica del Guadalquivir declaró la situación excepcional por la sequía extraordinaria en 10 de las 23 unidades territoriales de escasez y meses después, en marzo de 2022 la Demarcación Hidrográfica de las Cuencas Mediterráneas Andaluzas extendió a todas las unidades territoriales la declaración de situación excepcional que previamente ya había dictado en junio de 2021 para alguno de sus sistemas de acumulación.

Ante la evolución de los indicadores del plan especial de la demarcación, en junio de este año la Confederación Hidrográfica (CH) del Duero hizo lo propio para cuatros sistemas de los que más agua aportan a la cuenca, los del Támega-Manzanas, Tera, Carrión y Pisuerga.

Además, la Junta de Gobierno de la CH del Duero acordó el pasado 14 de julio de 2022 implantar medidas excepcionales para el uso racional de los recursos hídricos en el regadío en esos mismos sistemas así como en el Bajo Duero (parte española) y siete días después se amplió la declaración de situación excepcional a los sistemas Torío-Bernesga, Bajo Duero y Órbigo. Por ejemplo en los regadíos del Torío-Bernesga y a los del Tera se ha aplicado un sistema de turnos semanal y para el resto de ususarios de regadío siguen las medidas de racionalización que incluyen dotaciones máximas de riego, turnos de riego para el resto de tomas incluidos los parques y jardines.

Al mismo tiempo, inició los trámites para solicitar al Gobierno que apruebe un decreto en el que se promulgue la sequía y así adoptar una serie de medidas adicionales.

En total, la CH Duero dispone de 18 embalses que pueden almacenar hasta 2.878 hectómetros cúbicos, aunque en la actualidad están al 44,5 por ciento, con 1.218 hectómetros cúbicos, mientras que hace un año estaban al 57,3 por ciento de su capacidad total.

En Cantabria, el volumen del embalse del Ebro actualmente es de 263 hm3, lo que supone el 48,8% de su capacidad. En 2021 su volumen era de 298 hm3.

UNA "AMENAZA REAL" DE ABASTECIMIENTO DE AGUA EN GALICIA

Por su parte, en Galicia, la Consellería de Infraestruturas afirma que los niveles de ríos están "en los índices más bajos desde que se tienen registros en la demarcación Galicia-Costa". Por ello, insisten en que hay una "amenaza real" de abastecimiento de agua en varias zonas de Galicia.

Sobre las reuniones con ayuntamientos, insiste en que se han trasladado medidas de concienciación a la ciudadanía "y de preparación ante otros escenarios más complejos". También apunta que las zonas que "más preocupan" son las de los abastecidos por los embalses de Baiona y Zamáns y de los ríos del Lérez y Anllóns, aludiendo a la "alerta por escasez" en los ríos Cabe y Limia, en este caso dependientes en la demarcación del Miño-Sil.

En cuanto a las medidas, alude a las ya puestas en marcha por los municipios y al nuevo plan de sequía de la Xunta, aprobado en junio, para la aplicación de las mismas, según la gravedad. Entre ellas, figura la reducción del agua para abastecimiento urbano e industrial, además de la posibilidad de cortes temporales.

No obstante, insiste en que "este es el momento para que los ayuntamientos analicen cuáles son los usos de agua menos prioritarios" y trabajar también en "fugas de las redes municipales". "Pierden de media un 40% del caudal, llegando hasta el 60 y el 80% en algunas localidades".

En estos momentos, en Galicia, según la Xunta, 104 ayuntamientos disponen de planes de emergencia frente a la sequía, 46 de ellos en la demarcación Galicia-Costa, aunque de las grandes ciudades solo Santiago.

Las Islas Baleares también están sufriendo los efectos de la sequía. Concretamente, en Ciutadella (Menorca) el Ayuntamiento ha informado de la decisión de dejar sin servicio de manera temporal las duchas y los lavapiés de las siete calas y playas del municipio como medida de ahorro de agua. El Consistorio ha indicado que, pese a no tener problemas de suministro de agua potable, ha optado por tomar esta medida teniendo en cuenta que es un servicio "del cual se puede prescindir en la tesitura actual", ya que no llueve en Ciutadella desde hace más de 75 días.

MEDIDAS DE RESTRICCIÓN EN NAVARRA

Navarra también está aplicando medidas de restricción o control, por ejemplo a regantes, piscinas o al consumo de boca. En cuanto a regadío, la Confederación Hidrográfica del Ebro está aplicando prorrateos y restricciones de suministro en los grandes regadíos de la margen izquierda del Ebro.

Por el contrario, la Comunidad Valenciana no sufrirá por el momento restricciones de agua, aunque desde la Consellería de Agricultura, Desarrollo Rural, Emergencia Climática y Transición Ecológica sí han hecho un llamamiento a que los sectores y la sociedad hagan un uso "racional" porque "el derroche no es una opción".

Asimismo, en Euskadi el abastecimiento de agua a más del 90% de la población está "garantizado a medio plazo" pese a la seguía de las últimas semanas e incluso en un escenario de "lluvias limitadas", según ha asegurado el Gobierno Vasco. Los problemas "más relevantes" se están dando en la comarca de Urdaibai y en pequeñas poblaciones de la Llanada Alavesa, zonas en las que "es necesario el refuerzo de las infraestructuras de abastecimiento".

"ABSOLUTA NORMALIDAD" EN LA CONFERENCIA HIDROGRÁFICA DEL JÚCAR

A diferencia de otras confederaciones españolas, en la Confederación Hidrográfica del Júcar la situación en cuanto a sequía es de "absoluta normalidad", de modo que todas las unidades territoriales, tanto de sequía prolongada como de escasez, se encuentran dentro de esa normalidad, por lo que no se baraja ningún escenario de restricciones en la región y todas las demandas "están cubiertas y garantizadas para el año hidrológico en curso".

Por último, en Aragón, el alcalde de Huesca, Luis Felipe, ha emitido este viernes un bando para un consumo "responsable y moderado" del agua potable dada la actual situación meteorológica que atraviesa nuestra comunidad autónoma, con una "notable" falta de precipitaciones en los últimos meses, que ha originado que los niveles del sistema de abastecimiento de agua de la ciudad de Huesca se sitúen en registros más bajos de lo habitual en estas fechas.

Comentarios