martes. 21.05.2024

La Policía Nacional y la Guardia Civil han desarticulado un grupo criminal dedicado a robos con fuerza en establecimientos hosteleros de Cantabria, una operación que ha supuesto la detención de tres personas y el esclarecimiento de 45 robos en Santander, Torrelavega, Camargo o Suances, entre otras localidades.

Los detenidos son tres hombres de 48, 26 y 22 años y naturales de Moldavia y Rumanía y el grupo estaba asentado en las localidades de La Penilla de Cayón y Revilla de Camargo, aunque habría actuado también en otras comunidades autónomas.

La banda se dedicaba a sustraer el dinero de las cajas registradoras de los establecimientos, cuyo valor total se estima en unos 90.000 euros, y sus integrantes fueron detenidos tras un robo cometido en Soto de la Marina, decretándose el ingreso en prisión de sus miembros tras pasar a disposición judicial.

La operación, que se puso en marcha hace unos dos años, ha sido dada a conocer hoy por la delegada del Gobierno en Cantabria, Ainoa Quiñones, y los mandos de ambos cuerpos, la jefa superior de Policía, Carmen Martínez, y el coronel jefe de la Guardia Civil, Antonio Orantos.

Durante las investigaciones se comprobó que los detenidos neutralizaban los sistemas de protección y alarma de los establecimientos y, en poco más de dos minutos, sustraían o forzaban con gran celeridad las cajas de autocobro o las cajas registradoras blindadas, sustrayendo el dinero de las mismas.

Según Quiñones, esta "rapidísima forma de actuar" complicaba la reacción de las patrullas de servicio de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado.

Además de la rapidez, los integrantes del grupo actuaban siempre con la cara tapada y dejaban el vehículo con el que se trasladaban a varios kilómetros, para así evitar ser detectados en su huida.

Además, no actuaban al azar, sino que realizaban estudios de los establecimientos hosteleros donde pretendían robar, comprobando las medidas de seguridad que tenían, estudiando su ubicación y tratando de conocer el tipo de máquina registradora con la que contaba, así como todas las vías de huida.

El grupo funcionaba con "una jerarquía" ya que cada integrante tenía unas misiones concretas.

Una vez obtenidas las pruebas suficientes, la madrugada del 23 de marzo, y ante las fundadas sospechas de que iban a cometer un nuevo robo, se dispuso un operativo que finalizó con la detención de los tres miembros de la banda, tras llevar a cabo un robo en un establecimiento de Soto de la Marina.

En los posteriores registros tanto del vehículo como de los domicilios en la Penilla de Cayón y de Revilla de Camargo, se intervinieron unos 3.000 euros en billetes y abundantes monedas, procedente parte de ello del último robo perpetrado.

Igualmente, se incautó una importante cantidad de herramientas para la comisión de los robos, como radiales, cizalla, maza, taladro, etcétera, sistemas de trasmisiones portátiles, documentación con anotaciones de posibles objetivos, así como otras evidencias para el esclarecimiento de los robos.

Con estas detenciones se han esclarecido un total de 45 robos cometidos en establecimientos hosteleros de Santander, Torrelavega, Camargo, Hoznayo, Noja, Isla, Suances, Puente Arce, Escalante, Selaya y Vega de Pas, entre otras localidades.

Esta operación ha sido realizada por agentes del grupo especializado en robos de la Brigada Provincial de Policía Judicial de la Jefatura Superior de Policía de Cantabria, y por efectivos de la Guardia Civil pertenecientes al Equipo de Policía Judicial de Santoña y al Puesto Principal de Camargo.

Cae una banda responsable de 45 robos en establecimientos hosteleros de Cantabria
Comentarios