sábado 28/5/22

Renovarse o morir. Eso es lo que ha pensado la Peña Bolística Rebujas de la Villa de San Mateo. Si bien es cierto que el futuro de los bolos es muy incierto, en el citado pueblo del Valle de Buelna es todo lo contrario. Hacía tiempo que no había tanta ilusión y optimismo en un proyecto del deporte vernáculo en el pueblo. Desde el año pasado la veterana peña (fundada en 1982) cuenta con equipo en la División de Honor Femenina, liga Bolos en Femenino, y con un proyecto piloto llamado “Academia Rebujas”. Algo muy novedoso y diferente en las tradicionales Escuela de Bolos, que Rebujas también mantiene. Cuando llegas lo primero que sorprende es que a las cinco y media las jugadoras no están en la bolera sino en un aula con cuaderno, bolígrafo y absoluto silencio.

En ese aula están las seis jugadoras del proyecto piloto (Adriana, Claudia, Carlota, María, Candela y Sara) todas ellas en categoría escolar. Los lunes y jueves las seis tienen una doble cita. Primero hacen un refuerzo educativo de los deberes que tienen de la mano de Susana Díaz y después clase de bolos con la propia Díaz. La profesora muy pendiente de las niñas las ayuda con las sumas o los deberes de Lengua. De repente se acercan las dos personas responsables del proyecto y rompen ese silencio que invadía el aula multiusos de la bolera desde que entramos. Quizás alguna de las niñas ni se había percatado de nuestra presencia debido a su concentración. “Necesitábamos buscar algo diferente porque el modelo de escuela tradicional está cada vez más caduco y hay que modernizarse para garantizar el futuro de los bolos” ha explicado Rubén García, presidente de la PB Rebujas. En esa modernización juntaron su camino con Su sana Díaz, jugadora de la máxima categoría femenina, de familia bolística y estudiante en la última etapa del Grado de Educación Primaria. “Creo que hemos dado un gran atractivo para los padres, porque ahora tienen un plus que nos diferencia del resto de deportes y nos hace diferenciales” ha comentado García. La misma persona les hace refuerzo educativo y bolos. Esto hace que la figura de la profesora-monitora sea mucho más importante con las niñas.

En la Academia Rebujas los estudiantes comparten hora y media con la misma persona. Generando así un gran lazo de confianza

En la Academia Rebujas los estudiantes comparten hora y media con la misma persona. Generando así un gran lazo de confianza con ella. Hay que añadir que pedagógicamente hablando es muy satisfactorio. “Además hablamos de que la metodología en los bolos está muy condicionada por la edad y la experiencia, ya que la curva de crecimiento es lenta y tenemos que buscar mecanismos dinámicos de motivación” ha analizado Díaz.

UN GRUPO YA CONSOLIDADO

El proyecto piloto comenzó en octubre y “es un gran éxito. Las niñas han mejorado educativamente y además han aprendido muy bien las técnicas básicas de los bolos” ha reflexionado Susana Díaz. El grupo original era de cuatro niñas y estaban en aprendizaje de escuela durante los meses de junio a septiembre. “Unas jugadoras con muchas ganas de aprender y jugar”. Sin apenas conocimientos salieron el año pasado a competir, sustituyendo a la anterior generación de Rebujas.

El grupo original era de cuatro niñas y estaban en aprendizaje de escuela durante los meses de junio a septiembre

Un equipo formado por Alba Martínez, Lara Macho y Moral Fernández que ganaron la última liga escolar. Además, las tres ya han debutado en la máxima categoría. En el mes de octubre se comenzó con el proyecto piloto de la Academia y se sumaron Candela y Sara. La inauguración de la nueva bolera cubierta de Los Corrales ha sido un punto fundamental porque “los últi mos meses de 2021 ya no podíamos entrenar por el frio y la lluvia en el Corro de Bolos de San Mateo” ha comentado Díaz. Desde entonces realizan las dos sesiones en la bolera cubierta hasta que el tiempo les permita volver a su casa en San Mateo.

NO COMPETITIVO

El espíritu de la Academia Rebujas no es competitivo sino mejorar en la enseñanza, además siguen el calendario escolar por lo que su actividad terminará en junio. No obstante, después las jugadoras que quieran podrán pasar los meses de verano en la escuela y formar equipo federado en la categoría escolar.

IMPOSIBLE CRECER MÁS CON TAN POCAS HORAS

Las estudiantes de la Academia Rebujas tienen que compartir bolera con los niños y niñas de la Escuela de Bolos (fundada en 1982) y en un tiempo muy escaso. Por ejemplo para todos los jueves tienen tan solo hora y media. “Ahora mismo no podemos iniciar el programa de captación previsto.” explican desde el club. “Nuestro objetivo era que las seis niñas fueran un experiencia piloto para el curso que viene poder realizar una gran captación en el municipio, pero si el Ayuntamiento no dedica más espacio a la formación no podremos realizar más captación” ha mencionado el director de la Academia. “Además uno de los valores fundamentales del proyecto son los grupos reducidos” ha confirmado Díaz.

Tan solo el 13% del horario semanal de la nueva bolera cubierta es para formación y eso supone un hándicap para la captación y el desarrollo abierto del proyecto” ha finalizado García. Mientras los dos hablaban con nosotros el tiempo ha ido pasando y entre conversación y conversación la profesora las ayudaba con los deberes. Las seis están muy contentas, porque ahora llega el momento más feliz de la sesión. Ahora junto con Díaz irán a la arena de la bolera para practicar el deporte que tanto las gusta.

Comentarios