sábado. 13.04.2024

El consejero de Desarrollo Rural, Ganadería, Pesca, Alimentación y Medio Ambiente, Guillermo Blanco, ha defendido el consumo de la carne de Cantabria por ser un producto agroalimentario de "excelente" calidad, procedente de ganado alimentado con los pastos y forrajes que se producen en la región, y que es fruto de la profesionalidad de las familias ganaderas comprometidas con el territorio y la cabaña vacuna.

Asimismo, Blanco ha puesto en valor la producción ganadera en extensivo, que en el caso de Cantabria sigue la tradición de cría apegada al medio natural y una alimentación a base de pastos, constituye una alternativa a los cebaderos intensivos para engorde del ganado en cautividad y cuenta en la región con más de 6.000 productores.

En su opinión, este modelo "natural y sostenible" de producción cárnica "desmiente que la misma sea mala para la salud del planeta y es el contrapunto de mensajes interesados que se lanzan desde determinadas administraciones o lobbies para que no consumamos carne".

Así lo ha señalado el consejero durante la firma del convenio de colaboración que han suscrito este martes MAKRO y AgroCantabra para la distribución en exclusiva de productos pertenecientes a la Indicación Geográfica Protegida (IGP) de Cantabria y contribuir a la apuesta por los productos de cercanía, la producción saludable, y el fomento de un campo más sostenible y respetuoso con la naturaleza.

De esta manera, los clientes de MAKRO, especializado en la venta al canal HORECA y con 37 centros en España, podrán adquirir en los establecimientos de la compañía en Cantabria múltiples productos con el sello de calidad IGP Cantabria en sus centros o recibirlos directamente en su establecimiento a través de la compra online por la aplicación móvil o la web de MAKRO.

Durante su intervención, el consejero ha reafirmado la apuesta del Ejecutivo autonómico por el consumo de carne de calidad que elabora un sector ganadero, tanto de leche como de carne, que "está pasando momentos complicados al no recibir lo que les cuesta producir dado que los costes de producción han crecido mucho por la subida de todos los insumos necesarios para que la producción salga adelante".

Blanco ha insistido en seguir defendiendo los intereses del sector ganadero porque, ha defendido, las familias y los profesionales de este sector representan una actividad "muy importante" para el desarrollo sostenible de la región por su aportación a la economía de las zonas rurales, la lucha contra el despoblamiento y el mantenimiento y sostenibilidad de la biodiversidad del territorio.

Así, ha abogado por la promoción y el consumo de productos de proximidad y de mercado local y ha puesto en valor la denominación de 'Alimentos de Cantabria' que fomenta la Consejería, a través de la Oficina de Calidad Alimentaria de Cantabria (ODECA), para englobar los productos agrícolas, ganaderos y pesqueros reconocidos por una figura de calidad, así como aquellos otros que por sus características naturales de producción tradicional y artesanal son merecedores de dicha distinción.

Finalmente, ha puesto en valor la decisión de su departamento de ampliar esta legislatura, a petición de las distintas asociaciones de razas, la IGP Carne de Cantabria, lo que supone incluir dentro de este sello de calidad, que engloba actualmente a las razas tudanca, monchina, pardo-alpina, limusina, asturiana de montaña y asturiana de los valles, y sus cruces, otras razas de ganado bovino que se crían tradicionalmente en Cantabria, como son la charolesa, pirenaica, blonda de Aquitania o la fleckvieh, así como para modificar la mención de la raza pardo-alpina por la de 'parda de montaña'.

En total, 10 razas ganaderas, que supone incorporar a este sello de calidad a más de 240 ganaderos cántabros y cerca de 10.000 reses a las que se les reconocerá y amparará su producción de carne con el objetivo de generar rentas a los ganaderos, asentar a la población rural y ofrecer a los consumidores de un producto obtenido de forma tradicional y con las máximas garantías de calidad y trazabilidad.

La firma del acuerdo ha sido rubricada por el director general de AgroCantabria, Jacobo Alonso, y la directora de MAKRO Cantabria, Carmen Morillo, quienes han coincidido en destacar la importancia de fomentar los principios que engloba la IGP Carne de Cantabria, como el bienestar animal, el respeto por el medioambiente y la defensa del medio rural, en consonancia con sus objetivos de desarrollo sostenible y de implicación con los productores locales a través de su firme estrategia ADN Local, un proyecto de MAKRO que busca fomentar el producto local de kilómetro cero y apoyar a los proveedores locales.

En el acto también ha participado la directora general de Pesca y Alimentación, Marta López, así como el director de la Oficina de Calidad Alimentaria de Cantabria (ODECA), Fernando Mier y la alcaldesa de Camargo, Esther Bolado.

Blanco defiende el consumo de carne de Cantabria por ser un producto de "excelente"...
Comentarios