domingo 5/12/21
SANTANDER

El Ayuntamiento aprecia “contradicciones” entre los informes de las empresas que trabajaban en el MAS cuando fue el incendio

Según los nuevos documentos, Codelse “en ningún caso informó de la desprotección del edificio”, y SIEC “insinúa” que el Consistorio debió adoptar medidas extraordinarias de seguridad durante las obras al tiempo que la propia empresa asegura que la intervención no debería haber afectado al resto de instalaciones.

Los bomberos trabajan para apagar el incendio del MAS
Los bomberos, durante los trabajos para apagar el incendio del MAS

El Ayuntamiento de Santander aprecia "contradicciones" entre los informes presentados por las empresas que realizaban trabajos en el Museo de Arte Moderno de Santander y Cantabria (MAS) cuando tuvo lugar el incendio en el edificio, sucedido el pasado 20 de noviembre.

Así lo ha señalado, en un comunicado, el Consistorio que ha anunciado que, una vez que los informes aportados por SIEC, empresa responsable de los trabajos de accesibilidad, y Codelse, compañía que se encargaba del mantenimiento de los sistemas de seguridad, han sido analizados por parte de la arquitecta municipal y el responsable del departamento municipal de Ingeniería Industrial se ha entregado la documentación a los grupos municipales.

Ha explicado que los nuevos informes técnicos "ratifican que SIEC debía ejecutar la obra con las instalaciones en funcionamiento y que Codelse en ningún caso informó de la desprotección del edificio".

El contraste entre los dos informes pone en evidencia además que SIEC era "absolutamente consciente" de que la seguridad del museo debía permanecer activa

Esta información se añade así al expediente con todos los documentos recabados por el Ayuntamiento que ahora se remitirá al juzgado para depurar las eventuales responsabilidades que pudieran derivarse de lo acontecido.

Igualmente, se enviarán los informes a las compañías aseguradoras que están elaborando sus informes periciales mediante tres peritos externos, para determinar la causa, el origen y cotejar daños y procedimientos.

Entre las "evidencias y contradicciones" que el Ayuntamiento reseña a la vista de los informes de SIEC y Codelse, está que la empresa encargada de la seguridad del museo acredita que el sistema antiincendios funcionaba correctamente en abril, al inicio de las obras, mientras que SIEC "insinúa" en su informe que el Ayuntamiento debió adoptar medidas extraordinarias de seguridad durante la ejecución de las obras.

Esta afirmación de SIEC es, a su juicio, algo "contradictorio" a las afirmaciones que esta misma empresa realiza y en las que deja claro que su intervención en la zona de obra no debería haber afectado al resto de las instalaciones del museo.

Además, y aunque en algún momento pudiera haberse barajado la opción de complementar las medidas de seguridad existentes en el edificio, este hecho "no justificaría", según el Ayuntamiento, que SIEC o Codelse procedieran a desmantelar el sistema de seguridad del museo.

También se "contradicen", según indica el Ayuntamiento, las empresas respecto a las actuaciones realizadas en los sistemas de seguridad ya que SIEC afirma que mantuvo siempre operativos los sistemas antirrobo y "en ningún momento procedió a desmantelar las centralitas de seguridad", mientras que Coldelse señala que ambas centrales (robo e incendios) "dejaron de prestar servicio en el mes de junio".

El contraste entre los dos informes pone en evidencia además que SIEC era "absolutamente consciente" de que la seguridad del museo debía permanecer activa durante las obras, contratando a Codelse para este fin.

En su informe, SIEC afirma que no ha intervenido en ningún momento en las centralitas, siendo Codelse la única que lo hacía, pero Codelse señala que el 8 de junio y tras atender un aviso de SIEC para retirar elementos de las instalaciones de seguridad, llega al museo y observa que la central de detección de incendios está desconectada y por tanto inoperativa "en una operación ajena a Codelse".

En el comunicado del Consistorio se indica que los informes requeridos por los servicios técnicos ponen de manifiesto también que el Ayuntamiento "en ningún caso autorizó ni fue informado de la desactivación de los sistemas de seguridad por parte de ninguna de estas dos empresas".

La arquitecta municipal reitera que SIEC debió ejecutar la obra adoptando las medidas pertinentes para que todas las instalaciones del edificio y en particular las medidas de seguridad siguieran en funcionamiento y en base a esta premisa rebate cada una de las afirmaciones que la empresa contratista vierte en su informe, analizando además las contradicciones ya indicadas anteriormente.

También el ingeniero industrial recuerda cuáles son las obligaciones que Codelse asumió en función del contrato suscrito por el Ayuntamiento entre las que se incluye la de informar periódicamente sobre el resultado de las revisiones practicadas y la de comunicar cualquier aspecto de especial relevancia que pudiera afectar a dichas instalaciones.

Por todo ello, el Ayuntamiento considera que procede dar traslado de estos nuevos informes junto al resto de la documentación al juzgado de instrucción número 5 de Santander y que cabe reiterar las conclusiones preliminares realizadas en relación a la operatividad de los sistemas de seguridad del inmueble y la actuación que sobre los mismos llevaron a cabo ambas empresas.

MOCIONES RECHAZADAS

En relación al incendio del MAS, en el Pleno de este jueves del Ayuntamiento de Santander, que ha durado poco más de dos horas, la edil de Ganemos, Tatiana Yañez-Barnuevo, ha visto rechazadas las ocho mociones que había presentado, de las cuales ya habían sido llevadas a plenos anteriores la mayoría de ellas, pero no las relativas al incendio del Museo, ocurrido en la madrugada del pasado 20 de noviembre, que eran nuevas.

Esto, sin embargo, no ha hecho que el resto de grupos y ediles hayan entrado a debatirlas y solo se han votado.

Concretamente, la dirigida a reprobar las acciones de la concejal de Cultura, "tanto por su negligente actuación" en la protección del patrimonio cultural de la ciudad como "por no asumir la responsabilidad política tras el incendio", ha sido rechazada con solo un voto a favor, el de la propia Yañez-Barnuevo, mientras que el PP y González han dicho 'no' y PRC y PSOE se han abstenido.

En el momento de la votación, no se encontraban en el salón de plenos varios ediles de la oposición, como el del grupo mixto-IU, Miguel Saro, o los no adscritos Cora Vielva, ex de Ciudadanos, y Antonio Mantecón, ex de Ganemos Santander Sí Puede.

Y es que varias de las mociones han sido leídas en ausencia de gran parte de los miembros de la Corporación, que han salido de la Sala cuando ha comenzado a leerlas dado que había varias que ya habían sido llevadas a Pleno y rechazadas en múltiples ocasiones.

Este es el caso de las dirigidas a reprobar al ministro de Fomento, Íñigo de la Serna, por la "falta de respeto" a las víctimas del accidente del Alvia de Santiago de Compostela; al concejal de Infraestructuras, Urbanismo y Vivienda, César Díaz, por su actuación en el derrumbe de la calle del Sol del pasado verano o la que, en relación con este suceso, pide la creación de un comité de investigación, o al jefe de Cultura del Ayuntamiento, Enrique Álvarez, por unas declaraciones "islamofóbicas".

‘NO’ AL COMITÉ DE INVESTIGACIÓN

La otra moción sobre el MAS, la que pedía "crear un comité de investigación que haga las pertinentes averiguaciones en los hechos relacionados con el incendio", no ha salido adelante, ya que solo Saro (IU) y Vielva (no adscrita) -además de la propia Yañez-Barnuevo- han dado su 'sí' a la iniciativa.

Y ello después de que se aceptase una enmienda de IU para que en el comité estén representados no solo los representantes de los distintos grupos municipales sino también los concejales no adscritos.

En el Pleno, Yañez-Barnuevo también ha visto rechazada, con el 'no' del PP y González, la abstención de PRC y PSOE y la abstención del resto de ediles de la oposición, la moción en la que pedía que el Ayuntamiento ejecutara ya la reconstrucción del edificio que se derrumbó el pasado verano en la calle del Sol y para que el Ayuntamiento asuma el coste y después se lo reclame al edil de Urbanismo y a la empresa promotora de la actuación.