lunes. 27.06.2022
SANTOÑA

La Audiencia imputa a los ocho concejales del PSOE

Denegado el recurso de apelación de los miembros de la Junta de Gobierno liderada por Puerto Gallego en un presunto delito de prevaricación.

La diputada nacional del PSOE, Puerto Gallego
La diputada nacional del PSOE, Puerto Gallego

La Audiencia de Cantabria ha desestimado el recurso de apelación interpuesto por los ocho concejales del PSOE de Santoña sobre el presunto delito continuado de prevaricación por parte la socialista Puerto Gallego y los miembros de la Junta de Gobierno del Ayuntamiento de Santoña entre los años 2003 y 2009, años en los que la actual diputada del Congreso era alcaldesa del municipio.

Así consta en un auto de la Sección Tercera de la Audiencia Provincial, que revela además que mantendrá los argumentos de la jueza de instancia en relación a la comisión del delito de fraccionar contratos y adjudicarlos directamente a distintas empresas, básicamente a cuatro, sin convocar el correspondiente concurso abierto, al no superarse la cuantía exigida por la ley para hacerlo (18.000 euros).

Los concejales que presentaron la apelación, José Ramón Badiola, Pedro María López, Carmen Leiva, Diana Gil, Joaquín Bonet, Gloria Valmaseda, María Antonia Alonso y Jesús María Valle, declararon en octubre de 2013 como imputados por presunta prevaricación administrativa ante la titular del Juzgado de Primera Instancia e Instrucción número 2 de Santoña, ante la cual aseguraron que no habían cometido "ningún delito".

Entre los mismos, y pese a formar parte de la Junta de Gobierno Local, no se incluyó a la alcaldesa, por su condición de aforada, al ser diputada en el Congreso por Cantabria. Pero el auto dictado ahora por la Audiencia, que rechaza el recurso de los imputados contra el auto del juzgado santoñés que acordaba inhibirse en favor del Tribunal Supremo, deja abierta la puerta a la imputación de Puerto Gallego por parte del Alto Tribunal.

El presidente de la Sección Tercera de la Audiencia Agustín Alonso señala que lo acordado en la resolución de instancia sobre la competencia de la Sala Segunda del TS para determinar si existen indicios para la comisión del citado delito por parte de Gallego, que es diputada en la Cámara Baja, es "completamente procedente", pues es el único órgano legitimado para continuar el procedimiento contra la aforada.

No obstante, el magistrado apunta que dicha inhibición debió hacerse mediante exposición razonada, que no es susceptible de recurso, y no a través del auto con que lo hizo la juez, contra el que sí cabe apelación. Al hilo, la Sala apunta también que el instructor que pretende declinar su competencia en favor de otro órgano debe exponer las razones que determinarían la incoación del procedimiento, en este caso por el TS.

Reparos de legalidad

Además, la Audiencia subraya que los contratos se fraccionaron y adjudicaron a pesar de los reparos de legalidad que "de forma constante y repetida" formuló el interventor del Ayuntamiento, y que "ni se levantaban ni eran atendidos".

"El volumen de reparos presentados por la intervención es más que considerable", se apostilla en los autos, tanto en el de instancia como en el de la Audiencia, que añade al respecto que la Junta de Gobierno Local "se limitaba a darse por enterada y a aprobar las relaciones de facturas", cuando la Intervención "dejaba muy claro" en sus reparos -de hasta tres interventores municipales- que estos habían sido manifestados "reiteradamente".

En relación con lo anterior, la Sala no entiende por qué el Ministerio Fiscal, al adherirse al recurso, y haciendo suyos los términos de un informe, señalara que "se echa de menos el que, a pesar de realizar los reparos, no se advierta con mayor contundencia de la legalidad manifiesta en la que se estaba incurriendo".

"Que los miembros de una Junta de Gobierno de un Ayuntamiento grande como es el de Santoña no sepa cuál es la función de la Intervención municipal y consideren 'una mera recomendación' lo que han sido reparos de legalidad continuos y manifiestos, simplemente no se sostiene", concluye la Audiencia de Cantabria, que, por todo lo anterior, no ve "razón alguna" para modificar los argumentos de la jueza de instancia, aunque señala que deberá manifestarlos en una exposición razonada para su remisión a la Sala Segunda del Tribunal Supremo.

Comentarios