domingo. 07.08.2022

La Audiencia Provincial ha condenado a dos años y un mes de cárcel a un hombre que fue sorprendido en Castro Urdiales portando 17 gramos de cocaína para vender a terceros y a otros dos años de prisión a otro acusado que agredió a dos policías nacionales que le descubrieron vendiendo heroína.

En ambos juicios se ha alcanzado conformidad al aceptar los acusados estas penas, según han informado fuentes del Tribunal Superior de Justicia de Cantabria. En los dos casos las penas impuestas son inferiores a la que solicitaba inicialmente la Fiscalía, que pedía tres años para el primero y seis para el segundo.

Así, el primero, que fue 'pillado' con 17 gramos de cocaína en Castro Urdiales, ha sido condenado por un delito contra la salud pública de sustancias que causan grave daño a 25 meses de prisión y a 1.020 euros de multa. En ese caso, el implicado fue interceptado por la Guardia Civil, en abril de 2020, al encontrarse en la vía pública sin respetar las restricciones fijadas durante el confinamiento. Al realizar "el movimiento sospechoso de esconder algo", fue preguntado por los agentes, tras lo que sacó "de la zona genital 2.166 euros procedentes de la venta de droga" así como una sustancia blanca en diferentes envoltorios que resultó ser cocaína.

VENTA DE HEROÍNA Y AGRESIÓN A DOS POLICÍAS

El otro hombre juzgado se enfrentaba a penas que sumaban seis años de cárcel por un delito contra la salud pública, otro de atentado y dos por lesiones leves al haber agredido a dos policías nacionales que le sorprendieron vendiendo "heroína a otra persona a cambio de cinco euros".

"Al ser sorprendido en su acción, el investigado acometió contra los agentes policiales, forcejeando con los mismos y propinándoles puñetazos y patadas, con la intención de ingerir la sustancia estupefaciente y menoscabar la integridad física" de los efectivos, según describía el fiscal en su escrito. Finalmente, el acusado logró ingerir la sustancia y espetó a los policías: "Sin droga no hay delito".

Finalmente, ha aceptado año y medio de cárcel por el delito contra la salud pública, en el que se le ha aplicado la atenuante de drogadicción, y a seis meses por el delito de atentado por la agresión a los policías, además de una indemnización de 120 y 210 euros a los policías lesionados, la cual el acusado ya había pagado. También ha sido condenado a 300 euros de multa por los dos delitos de lesiones leves.

Comentarios