viernes. 23.02.2024

La Policía Nacional ha alertado de estafas telefónicas dirigidas a establecimientos hosteleros y comercios de Cantabria en las que los estafadores se identifican como empresa de envíos o distribuidora, eligiendo como víctimas a empleados de hostelería y pequeño comercio.

Así, según fuentes policiales, el empleado del negocio recibe una llamada de una persona que se hace pasar por gestor del comercio en la que informa de unos pagos pendientes que se deben abonar con urgencia, asegurando que su superior tiene conocimiento de los mismos y da permiso para que se realicen con dinero de la recaudación.

Para dar más credibilidad, los timadores han obtenido previamente datos de los dueños de los negocios, como su nombre y apellidos, dando así más confianza al empleado. Además, para evitar que el empleado pueda llamar a su jefe para verificarlo, le pide que le facilite su número de teléfono móvil para realizar las gestiones desde el mismo y de esta manera mantener las líneas ocupadas, apremiando siempre a la urgencia de realizar los pagos.

Ante el temor de causar un daño al negocio, el empleado accede a realizar el pago mediante compra de tarjetas de prepago de venta en diferentes establecimientos como estancos, con códigos de activación que se envían en el momento a través de fotos.

Otra variante utilizada por los autores es la de realizar llamadas haciéndose pasar por una empresa de envíos o un distribuidor. En esta ocasión el empleado recibe una llamada en la que se comunica que va a recibir la mercancía pero que debe realizar el pago inmediato, fingiendo estar en línea con el jefe del establecimiento que autoriza la operación. También en este caso, los estafadores apremian a que se realice el pago bien mediante la compra de tarjetas prepago o ingreso en un determinado cajero facilitado por el estafador.

Ante este tipo de estafas, la Policía Nacional recomienda a las supuestas víctimas colgar la llamada y comprobar por sus propios medios la información, poniéndose en contacto con el dueño del negocio; y no realizar ningún pago ni facilitar información bancaria. Señala además que la empresa de mensajería u organismo nunca va a exigir el pago de dinero mediante bitcoins o tarjetas virtuales. Por último, y ante cualquier duda o sospecha, aconseja ponerse en contacto con la Policía e informar de todos los datos que se recuerden.

Así es la estafa que afecta a los negocios hosteleros y comercios de Cantabria
Comentarios