martes. 16.08.2022
CASTRO URDIALES

Las aguas fecales inundan los ríos de los que bebe Mioño

Podemos denuncia que los caudales de los que se obtiene el agua están siendo contaminadas por “más de 150 vertidos”, que comenzaron hace ocho meses y en los que el Ayuntamiento de Castro Urdiales todavía no ha actuado.

La formación de Podemos en Castro Urdiales ha denunciado este jueves la mala situación de las aguas del municipio, que se obtiene de los ríos cercanos y que están siendo contaminadas por “más de 150 vertidos de aguas fecales domésticas”. Según el partido, dichas aguas fecales bajan desde el barrio de San Román, en Mioño, en un “generoso caudal”, pasan por debajo de la N634 y desembocan en el río Cabrera.

Pero este es solo uno de los casos que denuncia la formación, que ha señalado en nota de prensa que la Junta Vecinal del municipio “ya tiene sobre la mesa el proyecto para acometer la reparación de este problema”. Sin embargo, “aún no se ha sacado a licitación pública”.

Las aguas fecales bajan desde el barrio de San Román en un “generoso caudal”, pasan por debajo de la N634 y desembocan en el río Cabrera

“Esto quiere decir que, entre que eso ocurra, se adjudique la obra, comience su acometida y se resuelva definitivamente el problema, puede transcurrir demasiado tiempo”, ha criticado Podemos Castro Urdiales, que considera imprescindible que el equipo de gobierno “tome cartas en el asunto de forma urgente” para que la salud de los vecinos “no se vea comprometida”, y para restaurar el “equilibrio medioambiental y eliminar la imagen tercermundista que se está ofreciendo”. “No se entiende que, a día de hoy, una avería que se denunció hace 8 meses tenga que esperar aún más”, han criticado.

Según ha recordado la formación, en diciembre pasado presentó el informe sobre la “situación actual de nuestros ríos”, en el que se abordaba el “lamentable estado en que se encuentran”. Además del vertido de aguas fecales, Podemos Castro Urdiales también ha destacado las “pésimas condiciones de conservación” de una vieja tubería de uralita, de 300 metros de longitud.

“Ocho meses después del comienzo del vertido y dos meses después de que Podemos lo denunciara públicamente, el regato de aguas fecales se ha convertido en un río caudaloso que arrastra en su cauce todo tipo de desperdicios de los váteres y desagües de ese barrio”, ha denunciado la formación.

Ocho meses de retraso

Esto implica, como ha explicado, que la “sustitución de la tubería de uralita acumula ya ocho meses de retraso”. “Vamos a realizar un cálculo sencillo. 40 casas, en cada una de ellas 3 habitantes de media. Cada uno de los 120 habitantes del barrio genera, en un cálculo conservador, 100 litros diarios de aguas residuales. En ocho meses pueden haberse deslizado al río alrededor de 3.000 m³, es decir, 3 millones de litros de deshechos”, ha afirmado Podemos.

“No se entiende que, a día de hoy, una avería que se denunció hace 8 meses tenga que esperar aún más”, han criticado Podemos

Asimismo, buena parte de esta cantidad de detritus “se capta 300 metros más abajo y es conducida a la potabilizadora de Pando”, lo que a juicio de la formación invita a preguntarse si es seguro confiar en una “instalación de  más de 30 años de antigüedad” para resolver el problema que afecta a la población castreña, planteando la posibilidad de adquirir una potabilizadora más moderna.

Por otro lado, Podemos Castro Urdiales ha señalado que ASCAN, empresa concesionaria del contrato del agua firmado en su momento por el gobierno de Muguruza (PRC), es la responsable de la correspondiente reparación. “Ya ha parcheado repetidas veces la citada tubería”, ha aseverado. Incluso aunque la responsabilidad recaiga sobre el Ayuntamiento, “la dejadez es clara”.

“Si es la empresa ASCAN la encargada de resolver este desatino, lleva 8 meses de retraso. Retraso inaceptable ante el cual nuestro Ayuntamiento debe exigir su resolución inmediata y definitiva. Si es el Ayuntamiento el encargado de la reparación y no lo ha hecho aún, muestra una capacidad resolutiva preocupante”, ha considerado la formación morada.

Para Podemos, si esto se produjera en el parque Amestoy, “por supuesto que no estaría ocho meses” en esta situación y,  por tanto, “nuestras pedanías merecen el mismo trato”. “El caso es que todo Mioño se ve obligado a contemplar este pestilente espectáculo desde hace ocho meses. Y todas las castreñas y castreños tienen la certeza de que parte de la inmundicia que se vierte a la altura del frontón de Mioño se potabiliza en la ETAP de Pando y acaba en nuestros grifos”, ha concluido la formación.

Comentarios