viernes. 01.03.2024

La condena a 17 años de prisión al hombre que en febrero de 2022 asesinó a la mujer que le había acogido en su casa, en la calle Marqués de la Hermida de Santander, asfixiándola tras atarla de pies y manos, ha adquirido firmeza, al no recurrir ninguna de las partes personadas en la causa la sentencia de la Audiencia Provincial de Cantabria.

Fue dictada hace un mes por la presidenta de la Sección Primera de la AP, y que presidió también el tribunal del jurado que declaró al procesado, L.G.B.C., de 39 años, culpable de un delito de asesinato, al entender que la víctima, que murió a la edad de 69, no pudo defenderse.

En el fallo, que no ha sido apelado ante la Sala de lo Civil y Penal del Tribunal Superior de Justicia de Cantabria, la magistrada también imponía al ahora condenado una indemnización de 50.000 euros a dos de las hijas de la fallecida, que ejercieron la acusación particular.

Esta parte reclamaba inicialmente prisión permanente revisable pero tras el juicio, celebrado a principios de noviembre, cambió su petición a 25 años de cárcel, mientras que el fiscal ratificó su conclusión inicial interesando 20 años (y 85.200 euros en concepto de responsabilidad civil, que las familiares elevaban a 110.760 euros).

La defensa, que mantenía que lo sucedido fue un homicidio y pedía la atenuante de drogadicción, propuso tras el veredicto una pena de 15 años de cárcel, la mínima por asesinato -o en su defecto de menos de 20, pero nunca en grado máximo por este delito, debido al consumo "reiterado y grave" de cocaína, como alegó su cliente en la vista.

Los jurados estuvieron de acuerdo en todos los puntos objeto del veredicto salvo en dos, en los que por mayoría determinaron que no había quedado probado que el enjuiciado tuviera su capacidad de decisión y voluntad "notablemente" o "moderadamente disminuidas" en el momento de los hechos.

En consecuencia, la jueza determinó en su sentencia que no concurren las circunstancias modificativas de la responsabilidad criminal y fijó la pena en 17 años de cárcel, con inhabilitación absoluta durante el tiempo de la condena. También le impuso el pago de las costas procesales.

HECHOS

Por lo demás, la resolución judicial recoge las conclusiones a las que llegaron los miembros del tribunal acerca de lo ocurrido, y considera probado que la noche del 18 de febrero de 2022 el implicado -que contaba con numerosos antecedentes penales, algunos por violencia de género y doméstica- estaba en el piso de la mujer, que le había cedido una habitación en alquiler.

El hombre, "molesto" por la actitud de su casera, que se oponía a que él consumiera cocaína en la vivienda, la retuvo en la habitación de ella. A continuación, cortó una sábana en tiras, con las que ató a la víctima de pies y manos, colocándole un trozo de tela sobre la boca e inmovilizándola sobre la cama del dormitorio.

En un momento determinado, entre las 2.40 y las 3.15 horas y al advertir presencia policial en el descansillo exterior de la vivienda -los agentes se personaron en el lugar después de que la mujer lograra alertar desde su teléfono móvil al 112-, el inquilino accedió al cuarto donde estaba la víctima y, sirviéndose de una tela o con el mismo colchón en el que estaba tumbada, la asfixió, tapándole nariz y boca.

Adquiere firmeza la condena a 17 años por asesinar a su casera en Santander al no...
Comentarios