miércoles 18/5/22

Los administradores concursales de la empresa Sniace han recibido ofertas por la fábrica de Torrelavega una vez finalizado el plazo de presentación de las mismas, según han confirmado este jueves fuentes del Gobierno de Cantabria y el propio presidente, Miguel Ángel Revilla, que no han ofrecido más detalles al respecto.

"Había ofertas", se ha limitado a indicar el jefe del Ejecutivo a preguntas de los periodistas esta mañana, horas después de que, a medianoche, venciera el plazo para pujar por la compañía.

"Ahora, yo en este momento no sé si han sido desechadas. Había hace tiempo ofertas, pero no conozco en este momento el resultado", ha matizado Revilla, que ha negado que el Gobierno autonómico se plantee comprar el terreno de Sniace si no hay una oferta firme.

"No. Es una empresa privada. Ahora bastante tenemos con atender lo público", ha zanjado, cuestionado acerca de ese extremo por los medios.

El plazo para presentar ofertas por la unidad productiva de la antigua Papelera del Besaya expiró la pasada medianoche y de no recibirse ninguna propuesta, se pasaría a una segunda fase para la venta de la factoría por lotes o por piezas.

El plazo para presentar ofertas por la unidad productiva de la antigua Papelera del Besaya expiró la pasada medianoche

Se han elaborado seis lotes aunque en la práctica son cinco, porque uno de ellos lo forman inmuebles y terrenos propiedad de la empresa que están fuera del recinto principal y estaría ya "prácticamente vendido". El resto se corresponden con la fábrica de celulosa, la de Viscocel, la zona de cogeneración y gestión y los montes y viveros.

En caso de no recibir tampoco ofertas por los lotes, se pasaría a la venta por piezas o lo que se conoce como 'para chatarra', aunque hay materiales y máquinas que valen "mucho dinero", según los trabajadores.

Desde que si inició el proceso de liquidación hace dos años, los empleados han venido defendiendo la venta completa para facilitar al comprador la reapertura y recuperar los puestos de trabajo y evitar el cierre definitivo de Sniace.

Comentarios