miércoles 19/1/22
LABORAL

Además de "caos organizativo y desastre medioambiental", el Delirium Festival tiene sin cobrar a los trabajadores

CCOO denuncia que los organizadores no han pagado después de casi tres meses, y revela que ha iniciado acciones judiciales ya que han sido privados de sus derechos de cotización a la Seguridad Social.

Una campaña en Change.org publicada antes incluso de su finalización exigía la devolución de las entradas por “publicidad engañosa”.

basura delirium festival @equo_cantabria
Basura acumulada durante el fin de semana (Foto: @EQUO_Cantabria)

CCOO ha denunciado que los trabajadores del 'Delirium Festival', evento musical celebrado entre los días 10 y 13 de agosto en Ajo, continúan sin cobrar los salarios.

El festival, "que terminó en caos organizativo y en desastre medioambiental", mantiene a los trabajadores "sin percibir remuneración alguna por los servicios prestados en las maratonianas jornadas del festival", ha denunciado el sindicato.

El sindicato considera "inaceptable" que la empresa que gestionó la venta de entradas, en torno a 15.000 abonos a un precio mínimo de 60 euros cada uno, mantenga el impago de salarios que no superan los 250 euros por persona, dejando de atender incluso las llamadas telefónicas del representante de los trabajadores.

CCOO ha iniciado la reclamación judicial de los salarios de 10 trabajadores, de una plantilla de 24 personas, todas ellas muy jóvenes, que también han sido privadas de sus derechos de cotización a la Seguridad Social, ya que fueron dados de alta por tres horas diarias en lugar de por la jornada completa.

CANCELACIÓN DE ARTISTAS

Según los asistentes al evento, y como publicaba eldiariocantabria al día siguiente de su finalización, la cancelación de los tres artistas que encabezaban el cartel (DJ Snake, Richie Hawtin y Steve Angello) dos horas antes del comienzo hizo ‘saltar las alarmas’ de la gente, que acusó a la organización de “publicidad engañosa” y “mala organización”.

Los organizadores del evento utilizaron como justificación de las cancelaciones un problema con la pirotecnia de las actuaciones, haciendo público, a través de su cuenta de Instagram, un comunicado del Ayuntamiento de Bareyo en el que se prohibía la utilización de estos recursos “al formar el Cabo Quintres parte del área de seguridad de la navegación aérea del Aeropuerto Seve Ballesteros de Santander.

Otro de los artistas, Enrico Sangiuliano, también cancelaba su actuación después de perder su vuelo, y obligaba a hacer nuevas modificaciones en los horarios de las actuaciones que intensificaron las críticas.

DESCONTROL

De “auténtico descontrol” definía una de las empleadas del staff el Delirium Festival, en referencia a varios de los momentos vividos durante el mismo, “con la gente tirándose a las barras y todo el mundo pidiendo hojas de reclamaciones”.

Aunque “no sabía nada de los vídeos que han aparecido en redes sociales”, en los que se puede ver como varios asistentes al festival ‘atracan’ las barras y se llevan toda la bebida que pueden, y otro en el que se ve como un coche de la organización está a punto de atropellar a esta gente, esta persona afirmó que, en un principio, “se había dicho” que los camareros “no iban a cobrar”, y que “alguien” había dicho que “se lo podían llevar todo”.