martes. 05.03.2024

El Gobierno de Cantabria y el Ayuntamiento de Campoo de Enmedio han finalizado las obras de restauración para la estabilización de los taludes de los dos márgenes del río Besaya, a su paso por la localidad de Cañeda, unos trabajos que dan respuesta a la erosión de ambas vertientes y a los daños producidos tras las fuertes inundaciones de 2019, que provocaron incluso el derrumbe parcial de un pequeño puente próximo.

El consejero de Fomento, Ordenación del Territorio y Medio Ambiente, Roberto Media, y el alcalde de Campoo de Enmedio, Pedro Manuel Martínez, han visitado los trabajos que han ejecutado conjuntamente ambas instituciones, por valor de 46.000 euros, ha informado el Gobierno en nota de prensa.

Según ha explicado Media, se trata de un proyecto que no estaba previsto en los presupuestos autonómicos, pero que el Gobierno ha querido hacer frente para restaurar de forma definitiva la zona afectada, y ha recordado el compromiso de su departamento para acometer obras de defensa contra las inundaciones, como es el caso de los trabajos que también se desarrollan en Reinosa y Mazcuerras. "Son obras esenciales para ofrecer seguridad a los vecinos", ha dicho, y ha añadido que su departamento, junto a las confederaciones hidrográficas competentes, estará "al frente" para ofrecer soluciones a los vecinos y ayuntamientos.

Por su parte el alcalde ha mostrado su satisfacción por la ejecución de este proyecto, que da solución, ha recordado, a una actuación que todavía estaba pendiente tras las inundaciones de 2019, solucionando el riesgo de derrumbe que afectaba a unas viviendas cercanas.

ITINERARIO PEATONAL Y CARRIL BICI

Por otro lado, el consejero y el alcalde también han abordado el estado del proyecto de carril peatonal entre Villaescusa y Matamorosa, que mejorará la seguridad de los vecinos que se desplazan entre ambas localidades.

En este sentido, Media ha asegurado que la intención del Ejecutivo es agilizar al máximo este proyecto, que supondrá una importante inversión autonómica, de unos 500.000 euros, y "crear un itinerario peatonal y ciclista que sirva de unión entre ambos pueblos". Según el alcalde, se trata de una obra muy demandada, dado que la carretera entre ambas localidades carece de arcén y tiene los pretiles de protección y de delimitación muy en el interior, por lo que no cumplen su función e imposibilitan una circulación peatonal segura.

Respecto al carril bici que unirá las localidades de Matamorosa y Reinosa, Media ha informado a Martínez que ya ha concluido la redacción del proyecto y que el Gobierno cuenta con todos los informes sectoriales para su ejecución. El siguiente paso será la redacción de los pliegos para su posterior licitación, por importe de 380.000 euros.

Además, el consejero ha dado cuenta al alcalde de la adjudicación de dos contratos para la mejora de la carretera autonómica entre las localidades de Aradillos y Morancas, mediante la construcción de una escollera para solucionar los problemas de circulación por la nieve y el peralte, consiguiendo el ensanche de las curvas. La escollera proyectada tendrá unos 50 metros de longitud y 2 metros de altura.

Y también se ha comprometido a mejorar el firme y a ensanchar la carretera entre las localidades de Nestares y Matamorosa, a la altura del campo de golf, con el fin de que en el futuro sea utilizada como vía alternativa cuando se ejecuten los trabajos en el puente de Matamorosa y facilitar, así, la salida de los vehículos. En total, la inversión en todos estos proyectos superará el millón de euros.

OBRAS DEL TALUD EN EL BESAYA

Los trabajos ejecutados en Cañeda han consistido en la construcción de obras de defensa necesarias para conseguir la estabilización de los taludes de los dos márgenes del río Besaya, aguas abajo del puente existente.

Estas obras de defensa en ningún caso han disminuido la sección previa que tenía el cauce del rio, antes de que se produjeran los desprendimientos.

En la margen derecha se ha optado por un muro de escollera, con su cimentación hormigonada, por ser más rápida la ejecución y de menor impacto visual, mientras que en la margen izquierda se ha realizado una cimentación con escollera hormigonada y un muro de mampostería ordinaria a una cara vista, dado el poco espacio existente y con el fin de conseguir un menor impacto visual.

Por último, también en la margen derecha, se ha instalado una malla y un estaquillado con brotes de sauce, con la finalidad de estabilizar el talud y evitar la erosión de los terrenos adyacentes.

Finalizan las obras de restauración del talud del río Besaya en Cañeda
Comentarios