jueves. 29.02.2024

Más de un centenar de figurantes recreó este viernes el nacimiento de Jesús y convirtió el pueblo de Quijano de Piélagos, por una noche, en la aldea de Belén.

Se trata de los alumnos de la Escuela municipal de teatro del Ayuntamiento, tanto adultos como niños, así como vecinos del municipio que, ataviados como los habitantes de aquellas tierras en aquella época, han dado vida al tradicional Belén Viviente, que se ha celebrado en distintos barrios de la localidad.

En su recorrido han estado acompañados por el Coro Columba de Quijano y algunos integrantes del Coro Amigos de Boo, así como por el numeroso público que se congregó a lo largo del recorrido.

El Belén Viviente comenzó en el Barrio La Edesa, donde se representó la Anunciación de la Virgen. Desde allí, María y José se dirigieron a la iglesia parroquial, acompañados por pastores, que iluminaban el camino con antorchas. En su recorrido, los padres de Jesús buscaron cobijo para alumbrar a su hijo sin éxito, primero, en casa de un primo y, después, en una posada cercana. Finalmente recalaron en un pequeño pesebre, ubicado en la parte trasera del Centro Cultural Quijano.

Allí, tuvo lugar la Adoración de los pastores y de los tres Reyes Magos, después de que Melchor, Gaspar y Baltasar fueran recibidos por el Rey Herodes en su castillo, una escena que se representó en la fachada principal del antiguo hospital de la localidad.

Más de un centenar de figurantes recrean en Quijano el nacimiento de Jesús y la aldea...
Comentarios