viernes. 19.04.2024

El Ayuntamiento de Camargo ha iniciado las obras que van a dotar de accesibilidad a la Casa Altamira, actual sede de Servicios Sociales ubicado junto al Parque Lorenzo Cagigas, que es el último de los edificios municipales no accesible.

Las obras de instalación de ascensor se desarrollarán durante cuatro meses, de los que, al menos el primero de ellos, obligará a trasladar a La Vidriera a la totalidad de los trabajadores municipales de Servicios Sociales que prestan servicio habitualmente en este espacio.

Así, el servicio de Servicios Sociales se prestará desde este miércoles en las instalaciones de la antigua biblioteca de La Vidriera, de 9:00 a 14:00 horas. Los usuarios podrán acceder a las instalaciones temporales por la puerta de acceso a las instalaciones deportivas, ha indicado el Ayuntamiento en nota de prensa.

Los trabajos a desarrollar se han adjudicado a la empresa Llorente Electricidad, mediante procedimiento abierto simplificado, por un importe de 126.999 euros y comprende dos operaciones.

De un lado, todas las actuaciones necesarias para la instalación del ascensor, y de otro, las contempladas para la sustitución del núcleo vertical de las actuales escaleras.

El alcalde de Camargo, Diego Movellán, ha agradecido el compromiso de los trabajadores de Servicios Sociales con la mejora de las instalaciones que van a permitir, ha señalado, "un servicio aún mejor en una instalación que es una referencia de solidaridad y apoyo vecinal y profesional en Camargo".

El edificio de tres plantas, conocido popularmente como la Casa Azul, fue construido en 1930 y albergó durante décadas el Colegio Altamira, antes de su traslado al barrio Bardalón de Revilla.

 

Iniciadas las obras de accesibilidad en la Casa Altamira
Comentarios