domingo. 03.03.2024

El gobierno municipal de Santa Cruz de Bezana, formado por PP y Vox, vuelve a ser objeto de controversia tras la denuncia que han realizado vecinos y grupos ecologistas sobre los dos proyectos que hace unos días se presentaban en Soto de la Marina. A juicio de estos colectivos, dichas iniciativas van a permitir que una mies con “fantásticos ejemplares de encinas centenarias, huertas y pasto para vacas”, sea destruida para “crear un macrocomplejo turístico construido en suelo rústico”. Todo ello, denuncian, a raíz de aplicar la nueva Ley del Suelo.

Según ha podido saber este diario, tanto vecinos como ecologistas alertan que ambos proyectos urbanísticos sumarán decenas de nuevas “viviendas de alquiler vacacional” en lo que sería un "complejo turístico” en este pueblo costero del municipio.

Asimismo, fuentes de estos colectivos han hecho visible a este medio el “gran malestar” que han provocado estas iniciativas de PP y Vox, tanto a los residentes de las zonas cercanas como a los activistas medioambientales, y han denunciado posibles vínculos entre el PP y, al menos, una de las empresas que están detrás de estos proyectos, ya que estaría liderada por una persona muy cercana a un antiguo concejal ‘popular’.

En este sentido, estas mismas fuentes aseguran que este hecho “ha generado un debate” y “ha avivado aún más la polémica” sobre las “posibles influencias políticas en la aprobación de estos desarrollos”. Más concretamente, reclaman “transparencia” ante la posibilidad de que un antiguo edil del PP, que ostenta la Alcaldía en la figura de Carmen Pérez, tenga un vínculo familiar con el responsable de una de las empresas encargadas de este “macrocomplejo turístico”.

Respecto a los proyectos urbanísticos en sí, el primero de ellos está compuesto por 18 viviendas turísticas, mientras que el segundo pretende “erigir 12 viviendas de vacaciones en una zona que hasta ahora había estado reservada para actividades agrícolas y de conservación del entorno natural”. En ambos casos, como reiteran estos colectivos, se trata de suelo rústico.

Es por eso que vecinos y ecologistas han expresado “su preocupación acerca de los efectos negativos” que ambas iniciativas “podrían tener en el medio ambiente local y en el carácter tradicional de Soto de la Marina”, argumentando que urbanizaciones de estas características en suelo rústico “amenazan la belleza natural de la región y podría aumentar la presión sobre los recursos locales, como el agua y la infraestructura”.

Sobre la decisión apuntan, además, que “se une a una lista de innumerables controversias” en el municipio protagonizadas por el equipo de gobierno de PP y Vox, en referencia a la retirada de la película ‘Lightyear’ por un beso entre dos mujeres, y recuerdan que la regidora procede “del mundo de la construcción”.

Bezana plantea construir “en suelo rústico un macrocomplejo turístico” talando...
Comentarios