viernes 28/1/22

¿Nos puede pasar como a los del Banco Popular?

Las dudas en nuestro sistema financiero vuelven a aparecer, Liberbank (formada por las antiguas Caja Cantabria, Caja Extramadura y Cajasur)  ya está perdiendo cerca de  un 33% desde la caída en desgracia del Banco Popular.

El Banco Popular fundado en 1926 cuenta con 1.700 oficinas, 12.000 empleados y 4,5 millones de clientes, conocido durante años como el banco del Opus, también fue el primero en dar crédito al Partido Comunista. Puesto como ejemplo de banca eficaz de la mano de los hermanos Valls. En 2007, al inicio de la crisis financiera, lograba su máxima valoración, 20.000 millones de eurosera considerado uno de los Bancos más fiables y mejores gestionadosLa crisis inmobiliaria le ha dejado tocado y con ayuda de sus responsables hundido. Aunque hace apenas unos días era todavía el sexto banco más grande de España, con un valor superior a 3.000 millones de euros en Bolsa, esta semana alguien llamó a Ana Botín y le dijo que "por el mismo precio que le costaba comprar una barra de pan, podía quedarse con el Banco Popular", así lo hizo, sacó de su monedero un euro y... aquí paz y después gloria. Posteriormente aclaraba que el Santander tendrá que hacer una ampliación de capital por importe 7.000 millones para asumir el mismo.

La compra del Banco Popular por el Santander tiene connotaciones de un despropósito, que se le ha ido de las manos a nuestras autoridades monetarias, así la actuación de los principales estamentos económicos de nuestro país da para una profunda reflexión, y algún tratado  sobre engaños, mentiras y otras cosas deshonestas. Por una parte está la gestión del Banco Popular en los últimos años, para realizar  todo un manual de cómo no gestionar la crisis de una entidad financiera, por otra,  la pérdida de confianza de todos  los estamentos económicos, una situación que se ha ido pudriendo entre la inactividad, y la falta de medidas para intentar solucionar los problemas de la entidad, con sospechas de manipulación, que se quería bajar el precio de acción para encontrar comprador.

El Ministro de Economía De Guindos, manifestaba la solvencia del Banco, y engañaba a todos los accionistas, que han perdido hasta el último céntimo invertido

No hace tanto, se realizaban los controles a nuestras entidades financieras y todas salían muy bien paradas, daban seguridad a clientes, inversores y accionistas. Todo va bien, nuestra banca la mejor, superaban las pruebas de estrés, y las que hagan falta, todo sea por dar confianza al mercado, aunque en realidad cada día es más difícil creer a estos señores. También merece una consideración especial la actuación de nuestras autoridades monetarias y sobre todo del Gobierno de España, hace apenas unos días antes que conociéramos que no había dinero ni para abrir las sucursales del Banco, el Ministro de Economía De Guindos, manifestaba la solvencia del Banco, y engañaba a todos los accionistas, que han perdido hasta el último céntimo invertido.

La pregunta que se hacen muchos es ¿cómo no se ha suspendido la cotización del Banco Popular ante una situación tan grave?. ¿Qué han hecho los reguladores, la CNMV?, la realidad es que tienen su responsabilidad, están para algo más que recibir sus considerables emolumentos, y el engaño ha sido de libro.  El Gobierno, BCE y otros, hace dos días, decían que todo estaba perfecto; da la sensación que se ha preferido actuar bordeando, o incluso incumpliendo la legalidad con tal de no crear una situación de pánico que pudiera dar lugar a situaciones peligrosas, es decir, nos dirán que es un mal menor, y sobre todo, aquella coletilla que ya nos dijeron en Bankia, "esto no nos va a costar un euro". Ahora bien,  visto la credibilidad de quienes dicen esto, da que pensar.  También llama la atención la forma en que se ha designado el comprador, demasiado tiempo esperando para luego realizarlo con toda opacidad y ocultismo.

Los más de 300.000 accionistas, de ellos cerca del 250.000 son minoritarios,  lo pierden todo, estos junto con los bonistas son los primeros en asumir los costes de esta transacción de la entidad. Las autoridades europeas fueron las que acordaron amortizar las acciones del banco. Ahora ya, simplemente no existen. Da la sensación que esto no será el final, sino el principio de unos largos litigios, las irregularidades y engaños cometidos han sembrado los principios para el intento de recuperación de un patrimonio que no será nada fácil. 

Emilio Saracho y Ángel Ron, los últimos Presidentes, son las cabezas visibles del fracaso y una nefasta gestión. Posiblemente lloverán las denuncias de los pequeños accionistas, algunas ya anunciadas a través de AEMEC,  mediante una acción de responsabilidad contra los administradores del Banco Popular. Actuaciones de estos responsables que han levantado todos las dudas por la manera irregular tanto en la captación del capital, como en su gestión. Destacan sobre todo las posibles manipulaciones en la alteración del precio de las acciones, se habla de informaciones  privilegiadas que han acabado de hundir el Banco Popular produciendo una fuga de más de 18.000 millones en depósitos en las últimas semanas, así como la venta de importantes paquetes de acciones.  El miedo entre los trabajadores, 3 de cada 4 son también accionistas, se suma la incertidumbre por la pérdida de puestos de trabajo.

Los más de 300.000 accionistas, de ellos cerca del 250.000 son minoritarios,  lo pierden todo

"Nihil novum sub sole", otra vez vemos a nuestras autoridades engañando a los ciudadanos, Ministros que lo mismo diseñan una amnistía inconstitucional para defraudadores profesionales, el de Hacienda, que nos dicen aquello de "todo va bien y España también", el de Economía. Todo esto ha ocasionado enormes daños a muchas familias,  siempre con la coletilla que "es por nuestro bien". Sacarán pecho, dirán que nadie pierde sus ahorros, y que cualquier otra solución hubiera sido más costosa.  La gran venta de acciones en los últimos días, las sospechas sobre la actuación de algunos grupos importantes, la caída sin fondo de estas acciones, no es de extrañar que exista un caldo de cultivo donde los pequeños accionistas tengan la sensación  que alguien ha filtrado aquello de amigo"coge el dinero y corre" .

Las dudas en nuestro sistema financiero vuelven a aparecer, Liberbank (formada por las antiguas Caja Cantabria, Caja Extramadura y Cajasur)  ya está perdiendo cerca de  un 33% desde la caída en desgracia del Banco Popular y el pánico aparece también entre sus accionistas  y todos nos podemos preguntar si nos puede pasar igual que a los del Banco Popular.

 

Comentarios