miércoles. 29.05.2024

Cuando las cosas se hacen bien: la excelencia aragonesa

Este ejemplo del aragonés, que es y podría ser perfectamente exportable a nuestra realidad cántabra, solo tiene un matiz que la diferencia: la voluntad de querer trabajar en pro de nuestra realidad cultural y lingüística

Son muchos los años que grupos pequeños al principio, y luego ya más numerosos, han ido apostando poco a poco por el aragonés, y aunque es verdad que al principio (década de los 90) el aragonés sufrió un parón importante en cuanto a su difusión a nivel institucional, desde comienzos del siglo XXI su ascenso ha sido progresivo, y, ciertamente, meteórico.

Una lengua aragonesa que está reconocida como lengua propia por diferentes instrumentos legales, así como por el propio Estatuto de Autonomía o la vigente Ley de Lenguas de Aragón, y ya oficial desde que en marzo de 2021 el Congreso diera luz verde para su posterior reconocimiento.

No obstante, ello no impide que en las últimas décadas se aprecie un progreso evidente, tanto en lo que respecta a su estudio y conocimiento, como en lo relativo a su cultivo literario, enseñanza, difusión y consideración social. De hecho, se han realizado importantes aportaciones en el campo de los estudios dialectales, trabajos gramaticales y estudios léxicos. Además, se ha cultivado mucho más literariamente, tanto la narrativa, como la poesía.

La edición en aragonés se ha diversificado existiendo actualmente varias editoriales que publican en aragonés

A ello se añade que la edición en aragonés se ha diversificado, existiendo actualmente varias editoriales que publican en aragonés, al tiempo que se han creado nuevas colecciones de libros y revistas en aragonés. Además de que la música en aragonés se ha incrementado también notablemente en los últimos años, existiendo en la actualidad más de una veintena de grupos musicales que cantan total o parcialmente en aragonés.

Prueba de esta implicación a un nivel institucional en favor de la lengua aragonesa la vemos en que a comienzos del mes de noviembre del año 2018, la Dirección General de Política Lingüística del Gobierno de Aragón ha puesto en marcha una plataforma como punto de encuentro e intercambio para todos los adheridos al programa Agora x l'aragonés; inaugurado el año 2017 para potenciar el uso de la lengua aragonesa, y con ello divulgar su riqueza lingüística.

Con la puesta en marcha del blog: agoraxlaragones.blogspot.com se da un paso más para cumplir con los propósitos de este proyecto, en el que se integran particulares, asociaciones, empresas e instituciones implicadas en la supervivencia del aragonés; según informaron en su día diversas fuentes del Gobierno de Aragón en una nota de prensa.

La web arriba referenciada se presenta como un escaparate del amplio panorama de iniciativas en pro del aragonés que se están llevando a cabo desde diferentes ámbitos, y en ella pueden participar activamente todos los adscritos a esta iniciativa.

En este espacio se encuentran actividades, acciones privadas e institucionales, así como todas las noticias vinculadas con la promoción de la lengua aragonesa que los integrantes de Agora x l'aragonés deseen compartir y difundir. También se alojan reportajes audiovisuales sobre empresas que usan el aragonés, y hasta un canal de audio de promoción para las asociaciones. Un apartado este último muy útil, pues facilita enormemente las cosas a aquellas personas y grupos que tienen la intención de divulgar la luenga (lengua).

Asociada a esta nueva herramienta se ha habilitado también la dirección de correo [email protected] para recibir las informaciones o sugerencias de los propios usuarios.

En definitiva, una iniciativa muy bien desarrollada y encauzada que sin duda surtirá un efecto positivo en defensa de la lengua aragonesa, pues cuenta con el apoyo entusiasta del Gobierno de Aragón en la defensa de su lengua materna.

Tomemos pues el ejemplo de estas iniciativas y proyectos

Este ejemplo del aragonés, que es y podría ser perfectamente exportable a nuestra realidad cántabra, solo tiene un matiz que la diferencia: la voluntad de querer trabajar en pro de nuestra realidad cultural y lingüística. Tomemos pues el ejemplo de estas iniciativas y proyectos, despleguemos recursos y medios, personas y voluntades, agilicemos encuentros y reuniones, asambleas y reuniones, siempre en favor de nuestra realidad lingüística.

El Gobierno de Cantabria tiene en última instancia la última palabra, pero no nos olvidemos que son las personas y la ciudadanía quien al final con su voto y con su decisión basculan la balanza en favor de su cultura y de su identidad. No desaprovechemos ahora (que precisamente hay elecciones), y en estos momentos tan definitorios y transcendentales para la supervivencia del cántabru, las posibilidades que se nos presentan delante de nuestros ojos para cambiar la actual situación de sustitución progresiva y acelerada de nuestra lengua en favor de otras alógenas. Quizá mañana ya puede ser demasiado tarde.

Cuando las cosas se hacen bien: la excelencia aragonesa
Comentarios