miércoles. 22.05.2024

La ordenanza que regulará la implantación de la Zona de Bajas Emisiones (ZBE) en Torrelavega ha salido adelante en el Pleno de la Corporación de este martes únicamente con los votos del equipo de Gobierno PRC-PSOE, que se ha comprometido a seguir debatiendo con los colectivos y los grupos políticos este documento y se ha mostrado "abierto al diálogo" y a la posibilidad de introducir mejoras o cambios.

Y es que esta ordenanza, que restringe la entrada a ciertas calles del centro de la ciudad a los vehículos que no sean de bajas emisiones o residentes en el espacio delimitado -con algunas excepciones-, no ha contado con el apoyo de ninguno de los grupos de la oposición, aunque por motivos diferentes. PP y Vox han votado en contra denunciando que no ha habido negociación ni participación ciudadana, y que se trata de una ordenanza "impuesta" que creen que tendrá consecuencias negativas para los negocios del centro. En concreto, la ZBE se ha fijado en el perímetro limitado por las calles La Llama, Julián Ceballos, José María Pereda y Julián Urbina -estas no incluidas-.

Por contra, IU-Podemos y Torrelavega Sí se han abstenido porque están de acuerdo con la necesidad de implantar la ZBE pero no del todo con la ordenanza. El primero llamaba a ser "valientes" y hacerla "más extensa" -porque solo concentra "al 11%" de la población- en pro de la calidad de vida y la salud de los ciudadanos, mientras que Torrelavega Sí considera la normativa "laxa, pero con posibilidades de mejora" y apuesta por el "equilibrio", por lo que se ha mostrado "presto a colaborar" y ha recogido el guante del equipo de Gobierno para presentar propuestas.

En el pleno de hoy ha aprobado también el anexo al Plan de Movilidad Urbana Sostenible (PMUS) de Torrelavega en el que se han recogido las alegaciones ya formuladas y aceptadas en torno a la ZBE, que son una decena de unas 35 recibidas en total, algunas del PP y de la Plataforma 'Salvar Torrelavega de una ZBE ruinosa', cuyo portavoz, Ángel Herreros, ha acudido al Pleno de hoy.

Además, a partir de la aprobación de la ordenanza se abrirá un nuevo periodo de información pública de 30 días en el que se podrán presentar nuevamente alegaciones. En este sentido, la concejala de Movilidad, Jezabel Tazón (PRC), ha reiterado que todos "podrán hacerse oír" y ha negado la falta de participación, destacando que han estado "totalmente abiertos para hablar". Eso sí, ha reconocido que con ideas "tan cerradas como la de Vox, que no quiere una ZBE, no hay negociación posible".

Y es que, como ha recordado, la ciudad tiene que "cumplir una ley" que obliga a las ciudades de más de 50.000 habitantes a tomar medidas para reducir las emisiones. Ante esta obligación, PP y Vox apostaban por pedir una moratoria, una exención como han hecho otros lugares o empezar por una zona "lo más pequeña posible", pero la regionalista ha respondido que se ha buscado una zona "de consenso, ni muy grande ni muy pequeña", para poder "ser una ciudad más en lucha contra el cambio climático".

"Es nuestra obligación colaborar en esta lucha y en la mejora de las condiciones de vida de nuestros ciudadanos, porque se trata también de salud", ha sentenciado, deseando que la ZBE incluso pueda "crecer en un futuro" si se ve que es positiva. Además, ha pedido a la oposición que no meta "el miedo en el cuerpo" a los ciudadanos respecto a esta medida.

Precisamente, PP y Vox llevaban al Pleno una moción conjunta que recogía una serie de medidas de la Plataforma 'Salvar Torrelavega' y pedía crear una Comisión Especial para consensuar las reivindicaciones ciudadanas, pero los 'populares' se han retirado de la propuesta teniendo en cuenta que la concejala responsable ya ha dejado patente su compromiso de desarrollar ese órgano de trabajo. Algo que no ha gustado a Vox, que no ha logrado sacar adelante la moción al no recabar ningún voto a favor -el PP se ha abstenido y el resto se han posicionado en contra- y ha insinuado que "se ha llegado a algún tipo de acuerdo entre el PRC y el PP", aunque éstos lo han negado.

MODIFICACIÓN DEL REGLAMENTO

Por otro lado, PRC y PSOE han vuelto a hacer uso de su mayoría absoluta para aprobar en solitario una modificación del Reglamento Orgánico y de Funcionamiento del Ayuntamiento de Torrelavega, que introduce cambios como que la dedicación parcial de los concejales pueda elevarse hasta el 75%, cuando hasta ahora estaba limitada al 50%; que la elección del alcalde sea mediante votación ordinaria y no secreta o que las comisiones y su documentación puedan convocarse y remitirse con dos días de antelación en lugar de tres.

Unos cambios que todos los grupos de la oposición han coincidido en que "dificultarán su labor", y han reivindicado que deberían tener más consenso al afectar al modo de trabajo de toda la Corporación. Así, algunos ya han avanzado que presentarán alegaciones, como es el caso de Torrelavega Sí y los 'populares', y estos últimos que acudirán "donde haga falta porque se están limitando sus derechos".

Además, han propuesto en el Pleno que el punto se dejara sobre la mesa para consensuarlo, pero regionalistas y socialistas lo han rechazado. Al respecto, el alcalde, Javier López Estrada (PRC), ha aclarado que la convocatoria de las sesiones dos días antes y la ejecución del voto a mano alzada son medidas que establece el Reglamento estatal.

MOCIONES

El Pleno ha debatido siete mociones, dos de ellas relacionadas con la igualdad y la violencia de género dada la cercanía del Día Internacional de la Mujer (8 de marzo) aunque contrarias, ya que una ha sido presentada por Vox y otra por IU-Podemos. Ninguna ha salido adelante, pues la de Vox pedía entre otras cosas la eliminación del Ministerio de Igualdad y algunas portavoces la han calificado como "contraria a cualquier espíritu del 8M"; mientras que otros han considerado la de IU-Podemos una "aberración" por tener "la capacidad de ofendernos a todos", hablando de asuntos como "expresiones y prácticas fascistas" o "culpando al capitalismo". Además, la mayoría han opinado que denotaba un "desconocimiento" de las acciones que ya se levan a cabo en el Ayuntamiento en materia de igualdad, como las enmarcadas en el Plan Corresponsables.

De todas las mociones, la única que se ha aprobado ha sido una de IU-Podemos para la Declaración de Torrelavega como 'Ciudad libre de racismo y xenofobia' con motivo de la celebración del Día Internacional para la eliminación de la discriminación racial (21 de marzo). La coalición ha recabado el apoyo de PRC y PSOE pero para ello ha tenido que eliminar un punto en que pedía crear una Mesa para la Convivencia, porque los portavoces de todos los grupos han destacado que la ciudad no tiene ningún problema de racismo.

También se ha dado luz verde en la sesión a un convenio urbanístico para cambiar una parcela que es propiedad de los testigos de Jehová por otra del Ayuntamiento, ubicada en Santa Ana (Tanos). Y es que la finca municipal está ahora dividida por la de este colectivo, por lo que se va a hacer una permuta teniendo en cuenta que son iguales, ambas de 518 metros cuadrados, "para que el espacio público se beneficie de estar contiguo", ha explicado la concejala Laura Romano.

PRC y PSOE sacan adelante la ordenanza reguladora de la Zona de Bajas Emisiones
Comentarios