sábado. 04.02.2023

El Tribunal Supremo (TS) ha obligado a un ganador de la Lotería Nacional de 2013 a compartir el premio del décimo, 125.000 euros, con el amigo con el que compró a medias el boleto.

El Alto Tribunal ratifica así una sentencia anterior de la Audiencia Provincial de Santa Cruz de Tenerife que confirmaba un delito de apropiación indebida por negarse a repartir el premio, imponiéndole un año y medio de prisión y la obligación de entregar 50.250 euros a su compañero, más intereses.

La sentencia considera demostrado que los dos hombres compraron el décimo en diciembre de 2013 en una gasolinera de San Isidro, en Tenerife, y que el acusado se quedó el boleto mientras que su compañero firmó en el reverso como prueba de la compra a medias.

Sin embargo, el TS señala que el ahora condenado aprovechó que tenía el décimo en su poder para no respetar el acuerdo verbal con su compañero y cobrar así la totalidad del premio: 105.00 euros, una vez descontados los 24.500 de impuestos.

Como principal prueba el tribunal ha utilizado las declaraciones de la víctima, a las que se les ha dado plena credibilidad, y de los propios trabajadores de la gasolinera, que declararon recordar que los dos amigos estaban jugando en una máquina tragaperras cuando decidieron comprar el décimo con el dinero que habían ganado, y pidieron un bolígrafo para realizar la firma.

El ahora condenado, por su parte, argumentó que la rúbrica fue escrita en el reverso del décimo sin su consentimiento ni conocimiento, declaración que la sentencia desestima y califica como "elucubraciones". Por el contrario, se ha considerado probado que la firma fue realizada por el estafado en el momento de la compra para dejar constancia de su participación.

Comentarios