sábado 27/11/21

La escultura de 'Neptuno Niño' ha vuelto a instalarse en su antigua ubicación, en el promontorio de la playa del Camello, frente a la que se ha colocado también una placa conmemorativa de su autor, Ramón Muriedas. Una vez finalizados los trabajos de restauración realizados por José Cobo, la pieza se ha colocado de nuevo en el lugar que ocupó hasta 2012, cuando tuvo que retirarse debido a los efectos del vandalismo y de las inclemencias meteorológicas.

El Ayuntamiento de Santander y la familia de Ramón Muriedas han brindado hoy un homenaje al escultor en un acto en el que se han descubierto la estatua y la placa y en el que han participado su hijo, Ramón Muriedas; su sobrina, Fuencisla Miguel Muriedas; su hermano, Gerardo Muriedas; la alcaldesa, Gema Igual; y la presidenta de Unicef Cantabria, Esperanza Botella.

La regidora ha dicho que la colocación de la placa sirve para que Ramón Muriedas y el Niño Neptuno "no se entiendan el uno sin el otro, que sigan unidos para siempre" y para que quien pase por la zona y admire la escultura "tenga también un momento de recuerdo y admiración para su autor". Además, Igual ha recalcado que el Niño Neptuno ha formado parte durante 40 años del paisaje de la ciudad y de la vida de los santanderinos, y se ha referido al "aire delicado y hasta frágil" de la figura, que contrasta con el "poderoso" Neptuno adulto que retrata la mitología clásica.

La alcaldesa ha recordado que esta escultura luce de nuevo gracias a la iniciativa de los propios santanderinos, que incluyeron su recuperación como una de las propuestas ciudadanas para que el Ayuntamiento la acometiera con cargo a los presupuestos participativos. En cuanto a la pieza, ha ensalzado la "forma genial" que encontró Muriedas de aunar la infancia, tal y como le encargó Unicef, y el mar del entorno que iba a constituir "el hogar de este niño tan especial".

En este sentido, la presidenta de Unicef ha explicado que en 1979 Unicef encargó a Muriedas esta obra en homenaje a la infancia para que fuera colocada sobre esta famosa roca de esta Playa del Camello, con motivo de la firma de la Convención sobre los Derechos del Niño. 

Por su parte, los familiares de Muriedas han recordado el carácter del escultor, han ensalzado su faceta artística y han contado algunas anécdotas de su vida. En concreto, su hijo le ha definido como un hombre "cariñoso, extremadamente sencillo y humilde en lo profesional", con un "gran sentido estético que valoraba mucho la autenticidad y la valía humana".

Además, ha contado que tuvo sus comienzos en las playas de Santander, donde empezó a modelar haciendo castillos de arena, y acabó exponiendo su obra en cuatro de los cinco continentes, siendo reconocido con el Premio Nacional de Escultura o nombrado académico de las Bellas Artes de Brasil. También ha destacado que su obra está presente en museos como el Reina Sofía, el Museo de Arte Contemporáneo de Barcelona o el Museo de Arte Moderno y Contemporáneo de Santander y Cantabria (MAS), y que es autor de esculturas como el Gerardo Diego de la Avenida Reina Victoria, la madre del emigrante en Gijón o el conjunto escultórico para la sede del Boletín Oficial del Estado (BOE) en Madrid. 

Por último, ha hecho un llamamiento para que se respete el Neptuno Niño y ha dicho que ha sido "uno de los días más felices" de su vida por haberse restaurando la escultura, que es "una de las más importantes de la ciudad y que todo el mundo quería que se recuperarse", y por haber homenajeado a "uno de los artistas más importantes de esta tierra y de España".
 

Comentarios