jueves. 29.09.2022

Tomar medicamentos a la vez que el sol puede ser, en algunos casos, una combinación peligrosa. Precauciones como evitar la exposición solar y el uso de fotoprotectores son clave para evitar los dos tipos de reacciones adversas que pueden producir estos fármacos. La OCU advierte del riesgo de consumir medicamentos fotosensibilizantes especialmente en verano, al estar más expuestos a la luz del sol, y presenta las posibles lesiones, tratamientos y medicamentos o sustancias químicas fotosensibilizantes más comunes.

La fotosensibilidad es una reacción adversa que se da en la piel y también en los ojos, aunque con menos frecuencia, debido a la interacción de ciertas sustancias químicas con la radiación ultravioleta, ya sea de origen natural como la radiación del sol o artificial como en el caso de la depilación láser.

Las reacciones de fotosensibilidad se dividen en dos tipos: reacciones de fototoxicidad y reacciones de fotoalergia, siendo las primeras las más frecuentes. Estas se manifiestan en forma de lesiones cutáneas que aparecen en las zonas expuestas al sol como eritema (enrojecimiento de la piel parecido al de una quemadura solar grave); edema; vesículas; ampollas; descamación; o hiperpigmentación, advierte la OCU.

Este tipo de reacción es muy rápida en aparecer (de 30 minutos a unas pocas horas) y las lesiones suelen tardar en desaparecer entre 2-7 días desde el momento en que se deja de usar la sustancia fotosensibilizante. La gravedad de la lesión va asociada a la cantidad o a la dosis del compuesto fotosensibilizante y a la intensidad de la radiación.

Por su parte, las reacciones fotoalérgicas son de naturaleza totalmente diferente. Son las menos frecuentes, la gravedad de la lesión que aparece no depende de la cantidad de sustancia fotosensibilizante, ni de la intensidad de la radiación y las lesiones no aparecen de forma inmediata, sino que tardan más tiempo en aparecer: entre 1 y 14 días tras exposición continuada. En este tipo de reacciones en realidad lo que se está produciendo es, como su propio nombre indica, una reacción alérgica. Las lesiones que se dan en este caso pueden ser: erupciones que suelen aparecer primero en la zona expuesta a la radiación, pero que luego se pueden ir extendiendo a zonas no expuestas; eritema; o lesiones vesículo-ampollosas. También, aunque lo más frecuente es que la reacción se manifieste en forma de dermatitis y eczema de picor intenso que acaba generando una piel gruesa en las zonas expuestas al sol, aun cuando se interrumpa el uso de la sustancia fotosensibilizante, un porcentaje considerable de personas (5-10%) acabarán sufriendo de fotoalergia de manera permanente.

Además de los medicamentos fotosensibilizantes existen otras sustancias químicas que pueden provocar una reacción de fotosensibilidad, tales como aceites esenciales, colorantes o agentes blanqueadores.

¿CUÁLES SON LOS PRINCIPALES MEDICAMENTOS FOTOSENSIBILIZANTES?

Dentro de los medicamentos, la lista es muy amplia y sobre todo muy heterogénea. Es decir, no hay una sola familia o tipo de medicamento fotosensibilizante. Hay desde medicamentos para el tratamiento del acné (isotretinoína, ácido retinóico, etc.), a medicamentos para la arritmia cardiaca (como la amiodarona), antibióticos (como el ciprofloxacino o la eritromicina),  antidepresivos (como la amitriptilina), antiinflamatorios no esteroideos (como el ibuprofeno), antihipertensivos, (como el enalapril), etc.

La lista es tan amplia que lo recomendable es preguntar al farmacéutico y leer el prospecto del medicamento, sobre todo la parte de advertencias y precauciones y la de reacciones adversas.

SÍNTOMAS, PREVENCIÓN Y TRATAMIENTO

En realidad, a la hora del diagnóstico, puede ser complicado saber si la reacción es de tipo fototóxico o fotoalérgico ya que en ocasiones los síntomas son los mismos y porque además una misma sustancia puede dar lugar a ambos tipos de reacción en una misma persona.

A veces el tipo de reacción que se presenta tiene que ver con la vía de administración. Así, por ejemplo, las reacciones fototóxicas se suelen dar si la administración de la sustancia es sistémica (es decir, vía oral o vía inyección) mientras que las reacciones fotoalérgicas se suelen dar cuando la sustancia se administra vía tópica. Pero no son situaciones excluyente ya que la administración de una sustancia vía tópica puede dar lugar a una reacción de fototoxicidad y vía sistémica a una reacción fotoalérgica.

En el caso de que se diera una reacción de fotosensibilidad lo primero que se debe hacer es acudir al médico.

Comentarios