miércoles. 22.05.2024

El alcalde de Alfoz de Lloredo, Enrique Bretones, ha denunciado el "susto" ocurrido hace unos días a una vecina que conducía su vehículo por el paso a nivel de Rudagüera cuando las barreras "se bajaron de repente en el momento que el tren ya estaba pasando", cayendo encima del coche en el que la mujer circulaba junto a sus nietos en los asientos de atrás.

Bretones se ha mostrado "especialmente preocupado" con este episodio y ha urgido al Ministerio de Transportes y a Adif la ejecución de las obras para eliminar el paso a nivel de Rudagüera, adjudicadas en 2018 y que han sufrido varios retrasos para su inicio. "Año tras año nos tienen como que van a empezar y luego no empiezan; esto no es ni medio normal", ha lamentado el regidor, quien ha denunciado que "la administración no puede ser como una fábrica de tornillos que no sabe hacer tornillos, tiene que funcionar de forma diligente".

"Estamos en una situación de gran incertidumbre y un día va a haber un problema", ha advertido Bretones

Bretones, no se explica cómo un contrato adjudicado hace cinco años no está ya finalizado. "Estamos en una situación de gran incertidumbre y un día va a haber un problema", ha advertido, recordando que en septiembre del año pasado se anunció que comenzaban las obras. Así, el alcalde, que el 28 de mayo obtuvo mayoría absoluta en las municipales con su partido intependiente Alfoz, ha avisado de que si no se acomete la actuación habrá manifestaciones antes de las elecciones generales.

"Si no se mueve nadie, haremos manifestaciones antes de las elecciones y lo que tengamos que hacer y allá cada uno con sus resultados". "En Alfoz de Lloredo no vamos a consentir que nadie nos vacile", ha sentenciado, lamentando que hasta ahora "han traído los obreros, los han quitado, han limpiado el río una vez, luego han traído una pala y han excavado".

El paso a nivel en cuestión es el número 61 de la línea Feve Santander-Llanes, situado en San Pedro de Rudagüera, y la obra prevista, que el Ayuntamiento viene solicitando desde 2012, consiste en construir un pequeño puente que permita sortear las vías del ferrocarril. Si bien en el mes de noviembre ya habían comenzado las labores de limpieza previas en la zona para iniciar las obras de supresión del paso a nivel, la necesidad de unos terraplenes para la ejecución de los trabajos requirió una nueva autorización de la Confederación Hidrográfica, que se tramitó para una plataforma provisional en la zona del río que no estaba prevista originalmente, con el fin de hacer los pilotes de la estructura. Esta carretera uniría San Pedro con Reocín.

Las obras proyectadas, que se pretenden efectuar por la noche para interrumpir lo menos posible el tráfico de la línea ferroviaria y la vida diaria de los vecinos, tienen un presupuesto de 997.000 euros y un plazo de ejecución de ocho meses.

Las barreras del paso a nivel de Rudagüera caen sobre el coche de una vecina mientras...
Comentarios