martes 7/12/21
SINDICATOS

CCOO y UGT creen que la ayuda de 430 euros a 'ninis' lastra la competitividad y genera dumping social

Ignacio Fernández Toxo, secretario general de Comisiones Obreras, también ha se ha pronunciado acerca del acuerdo sobre la subida salarial, diciendo que “mañana mismo la patronal puede descolgar el teléfono y tener un acuerdo”.

sindicatos02
Ignacio Fernández Toxo y Josep María Álvarez han criticado la medida anunciada por la ministra de Empleo y Seguridad Social, Fátima Báñez

Los sindicatos CCOO y UGT creen que el Estado no debería subvencionar con 430 euros mensuales a los jóvenes que ni estudian ni trabajan, y consigan un contrato de formación, al considerar que esta medida consolida el crecimiento de un tejido productivo 'low cost', lastra la competitividad y genera dumping social.

Así lo han señalado durante su conferencia en el seminario 'La cuarta revolución. ¿Cómo afecta la agenda digital a la economía y a la industria?', organizado en la Universidad Menéndez Pelayo (UIMP) por la Asociación de Periodistas de Información Económica (APIE), en la que han cargado contra esta medida anunciada por la ministra de Empleo y Seguridad Social, Fátima Báñez, la cual consideran que "no ha pasado ningún filtro más que el del partido Ciudadanos" y que "no es la vía para consolidar empleo joven ni de calidad".

El secretario general de Comisiones Obreras, Ignacio Fernández Toxo, ha criticado que la iniciativa "subvenciona el empleo que no quieren pagar las empresas". "Estoy de acuerdo con la bonificación orientada a corregir problemas puntuales y situaciones excepcionales en determinados colectivos, pero cuando se utiliza de manera generalizada y, en este caso, el Estado va a pagar el 40% del salario que tendría que estar pagando la empresa, no estoy de acuerdo", ha explicado Toxo.

Ignacio Fernández Toxo ha criticado que la iniciativa "subvenciona el empleo que no quieren pagar las empresas"

Por su parte, el secretario general de UGT, Josep María Álvarez, ha cuestionado que un joven que cumpla los requisitos para apuntarse al sistema de garantía juvenil pueda acogerse a la bonificación, y que a otro con necesidad de empleo pero sin los requisitos no se le conceda. Algo que para él promueve el "dumping entre los trabajadores". "Creo que el Gobierno se ha precipitado", ha afirmado Álvarez.

ACUERDO SOBRE LA SUBIDA SALARIAL

En el mismo acto, Ignacio Fernández Toxo, se ha pronunciado acerca del acuerdo sobre la subida salarial que negocian patronal y sindicatos, asegurando que podría cerrarse “mañana mismo” con una sola llamada telefónica de las organizaciones empresariales, que “saben cómo tener el acuerdo”. El líder de CCOO ha calificado la negociación de “realmente atípica" y ha reconocido que "no hay una mesa de negociación en la que los interlocutores estén hablando".

"Unos días parece que está muy cerca, otros parece que estamos absolutamente alejados, jamás me he encontrado con una negociación de estas características", ha reconocido Toxo, quien afirma que no sabe decir en qué punto se encuentra ahora la negociación. "Solo puedo decir que el acuerdo es necesario, porque la gente tiene que empezar a recuperarse de los efectos de una devaluación salarial que ha ido excesivamente lejos y que está generando pobreza", ha indicado.

Josep María Álvarez, secretario general de UGT, también ha señalado que las dificultades de este proceso responden, en parte, a que están teniendo en cuenta a los colectivos más pequeños

Por su parte, el secretario general de UGT, ha destacado la importancia de que el acuerdo con la patronal cumpla con los objetivos de los sindicatos, que proponen una banda de incremento salarial de entre el 1,8% y el 3%, frente a la horquilla del 1%-2% que propone la patronal.

"Si no conseguimos que el acuerdo sirva para desatascar el proceso de negociación colectiva y empezar a invertir esa tendencia que vivimos, no tiene el sentido que debe tener". "Ellos saben dónde están los puntos en los que podemos cerrar con éxito un acuerdo", ha explicado.

Álvarez también ha señalado que las dificultades de este proceso responden, en parte, a que están teniendo en cuenta a los colectivos más pequeños, en los que "la movilización es mucho más difícil, las organizaciones sindicales tienen menos peso y es más complicado que pueda incorporarse un aumento de salarios".

Por otro lado, Toxo considera que los convenios que ya se han firmado, que suponen cerca del 50% del total, se están suscribiendo "a buen ritmo" con incrementos salariales "mucho más próximos" a la propuesta de los sindicatos que a la de las organizaciones empresariales, lo que responde a que las empresas están recomponiendo los niveles de beneficio previos a la crisis y transfiriendo una parte de ese crecimiento a sus trabajadores.