jueves. 11.08.2022
METEOROLOGÍA

El pasado julio fue el más seco y el segundo más cálido en 61 años en Cantabria

También se han alcanzado las temperaturas máximas más altas desde 1961 con récord de insolaciones incluido

La ola de calor se ha asentado en casi toda la península | Foto: Pixabay
Se contabilizaron 286 horas de sol, el valor más alto alcanzado en julio desde que se iniciaron los registros en 1976. Foto: Pixaby

El pasado mes de julio fue el más seco de los últimos 61 años en Cantabria y el segundo más cálido en la región, que ha registrado un récord de insolación, según el avance climatológico de la Delegación Territorial en Cantabria de la Agencia Estatal de Meteorología (AEMET).

Por tanto, julio ha sido muy cálido con una temperatura media mensual de 19,9 grados, 2,1 grados por encima del valor medio esperado. De hecho, ha sido el segundo julio más cálido de la serie 1961-2022 después del de 2006. Las temperaturas se mantuvieron en torno a los valores normales hasta el día siete, y subieron después de forma continuada hasta el día 17. A partir del día 10 se alcanzaron los 30 grados de temperatura máxima casi de forma generalizada en toda la región, salvo en la franja costera, repitiendo máximos por encima de ese valor varios días consecutivos hasta el 19. En la última decena las temperaturas se mantuvieron en torno a lo normal o ligeramente por encima. 

En este periodo de altas temperaturas se han superado las máximas registradas hasta la fecha en Cantabria, que han llegado hasta 43,5 grados en la estación de Terán de Cabuérniga. Otros valores récord para las respectivas series son los 43 grados de Tama; 42,9 de San Felices de Buelna-Tarriba; 42,4 de Ramales de la Victoria; 42,5 de Villacarriedo; y los 38,8 de Soba-Alto Miera, entre otras estaciones.

Aunque la duración del episodio de calor ha sido comparable al de agosto de 2003, el más largo hasta la fecha, el de este julio de 2022 ha superado los valores máximos que se registraron entonces. El mes pasado se contabilizaron 286 horas de sol en Santander-Parayas, el valor más alto alcanzado en julio desde que se iniciaron los registros en 1976. 

Asimismo, fue extremadamente seco en el conjunto de la región, donde se recogieron 11 litros por metro cuadrado de precipitación. No obstante, algunas tormentas de efecto local suavizaron el calificativo de las comarcas del Ebro.

Comentarios